‘Road Intelligent Lighting’, iluminación para carreteras

492356922_ebacaa2e96_o

Habrá que esperar a que se ponga en marcha este prototipo de iluminación inteligente en carretera para saber los efectos secundarios de esta medida que se presenta más como una medida de ahorro que de prevención. No obstante, no es la primera vez que se plantea apagar por la noche los semáforos, por parte de algún que otro municipio para ahorrar en tiempos de crisis, pero, ¿cómo podría afectar en una carretera que ya tiene su propio alumbrado?

De momento, el sistema Road Intelligent Lighting está preparado para que al detectar un vehículo con suficiente antelación y dependiendo del tipo de vía eleva automáticamente el flujo luminoso al 100% y lo mantiene mientras el vehículo circula por la zona iluminada. Por tanto, el problema de la conducción nocturna, visto así estaría igualmente solventado pero existen otros inconvenientes. Si no, vean.

La visión, mejor sin obstáculos

Según la DGT, entre las 21 horas y las 5 horas de la madrugada se producen, en nuestro país, casi el 50% de los muertos en siniestros de tráfico y eso que la circulación nocturna suele ser más fluida; sin embargo, ante la escasa presencia de vehículos, algunos conductores son propensos a aumentar la velocidad y con ello el peligro y riesgo de sufrir un siniestro.

Pues bien, en términos de ahorro, si la carretera enciende las luces precisas o de mayor ahorro de energía puede que la administración lo note en la factura pero en clave de Seguridad Vial puede que sea más costoso. Es decir, si minimizamos los riesgos de la conducción nocturna con el sistema de iluminación ‘Road Intelligent Lighting’ puede que exista mayor seguridad en las carreteras, especialmente en los tramos iluminados pero al mismo tiempo puede suceder que la visibilidad que ofrece la iluminación artificial incite a los conductores a pisar más el acelerador por la sensación de tener la carretera libre de vehículos y obstáculos.

Otro dato, no menos importante, es si el sistema ‘Road Intelligent Lighting’ detecta la presencia de otros vehículos como, por ejemplo, ciclomotores, bicicletas, vehículos de tracción animal, animales sueltos y peatones. De no ser así, habría usuarios desprotegidos por este sistema y que incluso podría incrementarse el riesgo de atropello, imprevistos en la circulación o cualquier situación de riesgo, debido a la visibilidad que pueda tener el conductor, el alcance del alumbrado de su vehículo y la velocidad a la que circule.

Por tanto, la velocidad no podemos adaptarla solamente a la visión que nos permita un tramo en concreto de la carretera, sino más bien a las circunstancias del momento, a la circulación y proximidad de otros vehículos y usuarios que nos podamos encontrar y, en especial, sobre aquellos obstáculos de la carretera que nos puedan sorprender.

Vía | Ingenieria en Red
Foto | Eduard Maluquer
En Circula Seguro | El futuro hacia las carreteras inteligentes, Iluminación en carreteras, ¿necesaria o no para la Seguridad Vial?, Apagar farolas, no apagar farolas, ¿ahorramos o estamos en peligro?