¿Hay más riesgos si conduzco con gafas y se activa el airbag?

Cómo afecta el airbag a un conductor con gafas

El 90% de la información recibida por un conductor es a través de la vista por eso hay que utilizar una protección adecuada para los ojos y realizar revisiones periódicas que aseguren una correcta visión. Pero, ¿qué pasa si llevo gafas y se activa el airbag?

No hay duda de la efectividad del airbag en caso de accidente, pero también hay que saber que este cojín de aire, al hincharse, puede provocar lesiones en los ojos. El contacto con los materiales, los gases o la alta temperatura –incluso a bajas velocidades- pueden ser los causantes de estas lesiones.

Desde que el airbag se empezó a incorporar de serie en los vehículos, las lesiones oculares en accidentes de tráfico han aumentado de forma progresiva, aunque aun así suponen un porcentaje muy reducido con respecto al total.

Según datos de la DGT publicados en su último informe de siniestralidad, en 2013 se produjeron 365 lesiones en los ojos, lo que supone un 0,7% sobre un total de 49.956 lesiones –excluidos los fallecidos-. De éstas, 160 fueron heridas, 198 contusiones superficiales y 7 afectaron a los nervios oculares. Este mismo informe indica que las fracturas son las lesiones que se producen con mayor frecuencia tras un accidente de tráfico (53,6%), seguidas de las lesiones internas (17,2%). Las fracturas de cabeza y cuello suponen el 6,7% del total, siendo la cara la localización más frecuente (4,1%).

Las gafas actúan de protector

Y ahora nos preguntamos, ¿y si llevamos gafas en el momento del impacto? Investigaciones y pruebas realizadas demuestran que en un choque severo un conductor con gafas que se golpea contra el airbag no sufre daños provocados por la montura, no se rompen los cristales y tampoco se detectan lesiones oculares por abrasión o contacto con los gases. Es más, los datos recogidos indican que las gafas actúan de protector frente al contacto con la lona o los gases del airbag, evitando daños en el globo ocular.

Los airbags pueden causar lesiones oculares

Para llegar a esta conclusión se provocó el impacto de una berlina contra un muro a una velocidad de 56 km/h, un choque que equivaldría a un accidente en el que el vehículo impacta de manera frontal contra otro turismo de peso equivalente que viaja en dirección opuesta a la misma velocidad. Además, para medir los daños oculares se utilizaron sensores específicos instalados en una cabeza FOCUS (Facial and Ocular CountermeasUre Safety Headform).

Hay que pensar que gafas durante la conducción las puede llevar tanto la persona que las necesita para corregir deficiencias en la visión como las que se las pone para protegerse del sol. Según la DGT, en 2013 más de 8,5 millones de conductores tenían restricciones de visión y estaban obligados a llevar gafas, un 32,36% del total del censo. A este dato hay que sumar los 15 millones de conductores que hacen uso habitual de gafas de sol, y que pueden sufrir las mismas consecuencias ante la activación del airbag.

En Circula Seguro| Cuidado con las gafas que llevamos para conducir

En Circula Seguro| ¿Gafas de sol con lluvia?