Revisión al alza de los límites específicos de velocidad

Tras las vacaciones el Congreso de los Diputados aprobará la reforma del Código Penal para que los excesos de velocidad más escandalosos conlleven penas de prisión. Circular por una vía interurbana 80 km/h más rápido de la cuenta servirá para que el infractor pase de tres a seis meses entre rejas y entre uno y cuatro años sin conducir.

Agente de la Guardia Civil operando un radar de control de velocidadPero la DGT no quiere fisuras en el sistema, y por eso ha pedido a Fomento que revise los 205 puntos de control de velocidad donde el límite marcado es específico y no genérico. La idea es corregir al alza los límites que hayan quedado desfasados tras las obras de mejora efectuadas en las vías.

Podrían haber aprovechado el tirón para rectificar los límites en aquellos puntos donde no hay radares fijos, pero que a menudo sirven de emplazamiento para radares móviles. Pero no. De momento sólo se tocarán los puntos mencionados, y tendrá que ser antes del otoño, que está a la vuelta de la esquina. A veces sorprende cómo unas decisiones tan y tan meditadas a lo largo del tiempo cuentan con unos tiempos de ejecución tan ajustados. Ya veremos cuál es el resultado de estas carreras de última hora contra los excesos de velocidad.

Vía | Revista Consumer