Recuperar puntos a la vez que se cambia la mentalidad

Control policialLos cursos voluntarios de recuperación de puntos buscan concienciar al conductor sobre cómo sus hábitos al volante pueden causar graves perjuicios, para él mismo y para el resto de usuarios de la vía.

Duran entre 12 y 24 horas, según los puntos a recuperar, y se celebran en fines de semana. Tras pagar 174 euros, el conductor entra con la idea de haber sido tratado injustamente y sale consciente de los riesgos que genera con sus actitudes al volante. Para este cambio de mentalidad resultan fundamentales las charlas con víctimas de la carretera.

Una primera evaluación de los alumnos pasados por las aulas del RACC ya muestran un perfil tipo del conductor imprudente: ellos muestran una clara tendencia a la velocidad y a la combinación de alcohol y volante; ellas pierden los puntos por circular sin cinturón y por hablar por teléfono mientras conducen. El 90% de los conductores que han pasado por las clases son hombres de entre 18 y 30 años, la franja de edad para la que los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte.

Vía | El Periódico