Recuperar los puntos, tarea de 108.256 conductores

Saldo de puntos del permiso de conducir

En los próximos días 108.256 conductores de nuestro país van a recibir una carta de la DGT para recordarles que el saldo de su permiso de conducir está por debajo de los cuatro puntos, que tienen tres o menos y que como se descuiden se van a quedar sin la posibilidad de conducir de forma legal. Además, en la carta se les explicará qué hacer para recuperar los puntos perdidos.

En realidad, esta medida es complementaria a los 557.396 avisos que desde 2006, cuando entró en vigor el permiso por puntos, ya ha ido emitiendo la DGT para aquellos conductores con un saldo inferior a seis puntos, por lo que esta carta puede considerarse el coche escoba de los infractores reincidentes y despreocupados… o simplemente desinformados.

Pero, ¿quiénes son estos conductores? ¿Qué pueden hacer para recuperar los puntos? ¿Y qué pasa si los pierden por completo?

De los más de 108.000 conductores que tienen su saldo al borde de la quiebra, casi la mitad tienen sólo dos puntos. Teniendo en cuenta que, desde 2006, un total de 85.381 conductores han perdido su permiso de conducir por haberse quedado sin puntos, podemos decir que estos más de cien mil conductores que tienen ahora la espada de Damocles sobre sus cabezas están jugando con el futuro de su propia movilidad y, quizá, incluso con su propio futuro laboral.

Conductores con menor saldo de puntos

Pero no es sólo eso. Hay que recordar que a un conductor no le detraen puntos así como así, sino que se lo tiene que currar. Las principales causas por las que los conductores españoles pierden puntos a mansalva, ya lo vimos, son el exceso de velocidad, la alcoholemia, el uso del teléfono móvil y la falta de cinturón o casco, entre otras. Todas son infracciones que se pueden evitar, no hace falta llegar a perder todos los puntos para recapacitar un poco y comprender que esas infracciones ponen en riesgo la vida del que las comete y las del resto de las personas que pasan por ahí.

Como muestra del panorama que encontramos en nuestras carreteras, tenemos que una cuarta parte de los conductores que pierden el permiso de conducir son conductores noveles, sobre todo conductores de ciclomotores, que al obtener el permiso cuentan con un saldo de 8 puntos y los pierden en un par de infracciones cometidas en un corto espacio de tiempo. Y eso que acaban de formarse, o se les supone, antes de echarse a la calle con un vehículo entre manos.

Cómo recuperar puntos

Mientras los puntos van cayendo, hay formas de recuperarlos. Quizá la más sencilla sea la más obvia: no cometer infracciones que conlleven la pérdida de puntos. Si uno es capaz de conducir de forma legal durante dos años (o tres si perdió los puntos por cometer infracciones muy graves), recuperará su saldo inicial. En serio, no es tan difícil.

Y para quien le resulte imposible conducir sin cometer infracciones, o piense que “no es para tanto”, tenemos la otra versión, la de paganini: el curso de sensibilización y reeducación vial de 12 horas por el que conceden hasta seis puntos después de reflexionar, de forma individual y en grupo, sobre las consecuencias de conducir sin arreglo a las normas. El curso viene a costar unos 190 euros.

“Y si pierdo todos los puntos, ¿qué?”

Policía dando el alto

Y si pierdes todos los puntos… pues te quedas sin permiso de conducir y no puedes obtener uno nuevo en los siguientes seis meses (a no ser que seas profesional del volante y en tal caso serán tres meses de barbecho). Pasado ese tiempo, deberás superar un curso de sensibilización y reeducación vial de 24 horas (prepara unos 357 euros) y un examen en la Jefatura de Tráfico, sabiendo que si suspendes el examen deberás realizar un ciclo formativo de 4 horas antes de volver a presentarte a esa prueba.

Y si vuelves a perder todos los puntos en un plazo de tres años después de haberlo obtenido de nuevo, el barbecho durará doce meses (seis para los profesionales) y luego, el curso de 24 horas y el examen. Ah, y todos los vecinos y amigos se reirán de ti, porque no hay para menos, y la chica de tus sueños te dirá que eres un garrulo y que no quiere saber nada más de ti.

Por cierto, que hay que recordar que conducir sin permiso es un delito castigado con prisión, tal y como lo explican la Policía y la Guardia Civil en una de las páginas del Ministerio del Interior:

Alguna vez, alguien de tu entorno o tú mismo, podéis tener la peligrosa tentación de conducir un vehículo sin haber obtenido aún el imprescindible carné de conducir. Puede que pienses que por una vez no va a pasar nada. Puede que creas que “nadie se va a enterar” (¡Error! La Guardia Civil o la Policía Local pueden pararte en cualquier momento… y tienen la obligación de actuar inmediatamente).

El otro error es pensar que no va a pasar nada: FALSO. De hecho, desde 2008, conducir sin el permiso en regla ES UN DELITO, que se castiga con la pena de 3 a 6 meses de cárcel, o con multas de entre 1.500 y 3.000 euros y trabajos en beneficio de la comunidad. Lo mismo ocurrirá si te has sacado el carné, pero has perdido todos los puntos, te lo han retirado, y aun así te empeñas en conducir.

Esto te supondrá tener ya ANTECEDENTES PENALES, con todos los problemas que eso supone… no sólo en ese momento, sino también en tu futuro. En resumen, te puedes meter en un lío muy, muy serio. Eso, sin pensar en una situación aún peor: que tengas un accidente de circulación sin carné, tú, como conductor o como acompañante… o con otro vehículo y sus pasajeros. Además del riesgo para tu seguridad y el resto de la gente y del grave problema que tendrías con la Ley, la compañía aseguradora podría no hacerse cargo de los daños de los coches.

Dicho todo lo cual yo me pregunto: ¿no es más sencillo y mucho más barato circular de acuerdo con las normas?

Vía | Revista Travesía
Foto | Photocapy
Gráfico | Josep Camós
Consulta de puntos | DGT
En Circula Seguro | Breve balance de cuatro años de permiso por puntos

  • paolucci_84

    Sí, sería más sencillo y seguro conducir en base a las normas, pero por lo visto hay un grupo de “personas” a las que les parece más emocionante conducir sin cinturón, mandar sms mientras con la otra mano aguanta el volante o conducir a 80 por hora en zonas residenciales y así podría alargarme hasta el infinito. Cuando veo actitudes así, entiendo porque se dice que el ser humano sólo usa el 10% de su cerebro…

    Saludos.

    • fizzban

      algunos como los casos que expones, yo diría que solo usan el 0,1 %
      También está la ignorancia supina de algunos sobre los límites en función del vehículo utilizado.
      conozco muchos conductores con permiso B que creen que un camión de menos de 3500 kg de MMA o una furgoneta puede ir a 120 por autopista.
      Para ponerlo de forma resumida y correspondiendo al orden siguiente: 1 Autopista/autovia, 2 Carreteras con arcen superior a 1,50 o 2 carriles en alguno de sus sentidos, 3 carreteras con arcen inferior a 1,50 y un carril para cada sentido los límites son así.

      Turismos y motos 120kms/h, 100, 90

      Autobuses, autocaravanas, vehículos mixtos y demás de pasajeros 100, 90, 80, (transporte escolar 10 menos)

      vehículos de mercancías 90, 80, 70

  • 50855

    En eso tiene razon,pero eso de ir a 120km/h por autovía lo veo algo despacio,en Francia el limite es 130,aqui tendrian que hacer lo mismo.

    • paolucci_84

      El problema es que no lo aumentarán por una sencilla razón: cultura y respeto entre conductores. Aunque nuestras estructuras fueran tan buenas como las Autobahn (ya quisiera), si éstas no son utilizadas por gente concienciada no estamos haciendo nada. Si ya a 120 hay gente que va haciendo el cafre, imaginate lo que pasaría si subimos el límite.

      Saludos.

  • corzo

    Conducir sin permiso de conducir hace unos años era infracción al reglamento de conductores, es decir, una multa que la pagabas y punto; ahora, la cosa cambia, ya no sólo pagas sino que además cometes un delito contra la seguridad vial con todo lo que penalmente acarrea, como dice un profesor de derecho penal, las consecuencias jurídicas del delito. Pues bien, habrá que matizar un poco sobre las autorizaciones para conducir, porque aunque el artículo 384 C.P. define la naturaleza de la accion punitiva, existen excepciones, pues no es lo mismo licencia que permiso, esto por un lado y también depende el vehículo que se conduce como el caso de las motocicletas hasta 125 c.c. Lo único que deja claro es que conducir un vehículo a motor o ciclomotor sin ningún tipo de autorización siempre es delito. Tuvieron que reformar el reglamento de conductores para suprimir la licencia de ciclomotor, la famosa LCC, para llamarla ahora permiso AM, pero ojo, porque todavía existen algunas licencias, como las de vehículos agrícolas o las licencias para vehículos con movilidad reducida. Por ejemplo si se conduce una ambulancia poseyendo una antigua licencia de ciclomotor no se cometería delito sino imfracción administrativa, igualmente si conduces un autobús poseyendo la antigua licencia de ciclomotor (ahora AM) también sería infracción al reglamento.
    Particularmente me parece una desproporción y de una ambigüedad total. Imaginaros un chaval de 15 años (edad mínima para ciclomotores) con su permiso AM, antigua licencia, conduciendo un camión articulado…, bueno pues si le paran agentes de tráfico, sólo le podrían imponer una multa.
    Mi reflexión particular es que si con 15 años se obtiene un permiso AM, ya es de por vida, que por cierto caducado ya no es infracción: puedes hacer uso de cualquier tipo de vehículo y no se cometería delito.
    Imaginaros en el caso anterior el mismo joven llevando un vehículo de mercancías peligrosas, pues misma receta: una multa, sin embargo el que pierde los puntos, se arriesga y lo paran los agentes de tráfico comete delito, pues es uno de los supuestos que contempla el mencionado artículo.
    A mi juicio, cada vez legislan poniendo las cosas más difíciles y menos entendibles y cuando no era delito el poseer o no poseer autorización pienso que era más efectivo pues hace daño al bolsillo y esa inmediatez en la sanción hace más responsable al transgresor.

    • Josep Camós

      Sólo un detalle adicional. La “conversión” de la LCC al permiso AM no es más que la plasmación práctica de lo dispuesto por la UE en la Directiva 2006/126/CE (de hecho, esa parte del Reglamento General de Conductores de 2009 está calcada de la directiva comunitaria).

      Lo que no se entiende es que al redactar el Reglamento General de Conductores no se incluyera una anotación para equiparar completamente la LCC al AM y así evitar el problema de desproporción que comentas.

      Ah, por cierto, otra consecuencia de este cambio es que los conductores de turismos que hayan llevado previamente ciclomotor con permiso AM durante un año… ya no tienen que llevar la “L” verde en el coche.

      • corzo

        anda ponme un interesante que me lo he ganao maestro.

  • corzo

    Efectivamente, yo creo que, el origen de meter en el mismo artículo (384.2 del C.P) todas las autorizaciones, es por la definición que contempla la ley de seguridad vial y su reglamento (RGC) que la desarrolla sobre el ciclomotor (vehículo sin motor). Hubo muchas sentencias en las que los tribunales de justicia castigaban con la retirada del permiso o la inhabilitación para conducir vehículos de motor, dejando un vacío legal con respecto a los ciclomotores.
    La legislación actual es muy compleja y se modifica por impulsos sociales (asociaciones de víctimas: delincuencia vial + delitos) y económicos (influencia comercial: venta de motocicletas) a veces.
    Otro ejemplo y no menos discrepante: los análisis de orina como alternativa a contrastar los resultados de sangre. ¿Se hacen?, pues el reglamento de circulación en su artículo 21 contempla dicha posibilidad. Y AHORA QUE????.
    Un saludo

    • Josep Camós

      Pero para el análisis de contraste, ya sea de orina o de sangre, ¿no se preveía que los agentes acompañasen al conductor hasta un centro médico?

      • corzo

        De contraste de sangre siempre pero de orina no existe pues no hay un protocolo para estos casos. La sangre es habitual para los hospitales concertados y se llevan a rajatabla como no limpiar la zona con alcohol antes de pinchar, etc., pero la posibilidad de orina no existe en la realidad, es decir, que no se analiza la orina para la determinación de alcohol en la orina.

  • fizzban

    La mejor manera de recuperar puntos es no perderlos.
    Sé que para muchos lo que he dicho es inconcebible, pero cuanto antes aprendamos todos que las normas están para cumplirlas y no por capricho, mejor nos irá… Si una norma realmente queda obsoleta como el caso de los rotativos en vehículos de emergencia, lo suyo es recurrirla, pero no saltársela.
    Si todos conducimos de acuerdo a las normas, nuestro bolsillo y nuestro carnet vivirán tranquilos, pero si no respetas, veo normal que la pagues.
    Un día podíamos hacer el presupuesto de una intervención en un accidente de tráfico, solo materialmente, más de uno alucinaría.

  • fizzban

    Un apunte desagradable.
    Cuando tu vehículo impacta contra algo, tu cuerpo y los órganos que contiene, continúan desplazándose a la velocidad que llevabas, hasta que algo los detiene, en el caso del cuerpo es el cinturón de seguridad, que según el impacto, te dejará una marca o te causara lesiones mayores (pero siempre inferiores a las que causa no llevarlo); Pero en el caso de tus órganos el tema es distinto, el cerebro para contra el hueso frontal y se agita un rato, los pulmones paran contra las costillas, el estómago se agita violentamente y los intestinos se ven comprimidos por el cinturón abdominal si vá mal puesto o son presionados por los demás órganos.
    mi hermano tuvo que ser operado 3 veces en 15 días porque en una colisión se le reventó el intestino. No es agradable y además del gran riesgo de infección y de que el isntestino ya no queda colocado igual que estaba, se añade, lo horrible que resulta personalmente ir con una bolsa que recoge tus excrementos pegada a un costado, aunque sea solo una temporada.
    La próxima vez que pises el acelerador quédate con esa imagen pues podrías ser tú o cualquiera que vaya contigo.
    En un accidente, los muertos es una cifra que asusta, pero los que sobreviven, son los que sufren.