Reaccionamos mejor a la obligación que a la prohibición

direccion-obligatoria.jpg

Que la mente humana es muy complicada, es algo que a estas alturas nadie niega. Tanto que su conocimiento, por mucho mucho que haya avanzado la medicina, se cincunscribe a un tanto por ciento bastante limitado. Dicho esto, hay que reconocer que el trabajo de muchos profesionales está haciendo que los pasos que se dan sean cada vez más grandes.

Todo este conocimiento tiene muchos campos de aplicación, y porque no, también puede tener sus resultados en la conducción y la seguridad vial. En esta dirección está un estudio de la Universidad de Granada que comenzó allá por 2007. Se trata de un estudio perceptivo que pretende estudiar los procesos cognitivos asociados al procesamiento de la información de las distintas señales de tráfico.

Quizás el dato que más llama la atención es el que afirma que un conductor reacciona de mejor manera cuando ve una señal de obligación que cuando se encuentra con una de prohibición. El tiempo de reacción antes la obligación es menor que cuando se nos está prohibiendo algo.

La diferencia entre un tiempo de respuesta y otro puede limitarse a décimas de segundo, suficiente como para evicar que una situación sencilla se convierta en un peligro. Esto funciona a la perfección cuando la obligación concuerda con el camino que queremos tomar. La obligación favorece la respuesta ante una maniobra permitida. Una obligación contraria a nuestros deseos vuelve a requerir el mismo tiempo de respuesta que una prohibición, medio segundo.

La razón de esto es que el ser humano, por naturaleza, piensa en positivo. De modo que cuando vemos una prohibición tenemos que traducirlo a este “idioma”, buscando lo que si podemos hacer. Si la obligación concuerda con lo que deseamos hacer, eliminamos el paso intermedio y reducimos el tiempo de respuesta en un 20%, una décima.

El estudio también está permitiendo llegar a la conclusión de en qué casos es mejor prohibir que obligar. En las situaciones más complicadas, las señales de prohibición favorecen la respuesta cuando se dispone poco tiempo para pensar.

Vía | Revista Tráfico