“Quien conduce sobrio, gana” potencia en Paraguay la figura del conductor designado

Cerveza volante

La *FUNDACIÓN MAPFRE* acaba de lanzar en *Paraguay* una iniciativa para premiar a aquellos conductores que prescinden del alcohol en la carretera. Enmarcada en la macrocampaña “Es tu vida, es su vida”, la actuación “Quien conduce sobrio, gana” es un paso para potenciar en el país americano la idea del *conductor designado,* ese que se compromete a no tomar ninguna bebida alcohólica para hacerse cargo del vehículo y de sus acompañantes.

La Policía Caminera de Paraguay, encargada de la vigilancia del tráfico en aquel país, apoya la medida, que se materializa en una serie de *actividades lúdicas* relacionadas con la conducción responsable. La idea es que el conductor designado a suertes con una ruleta asuma el papel que le corresponde y gane una carrera en la que la misión es *salvar vidas.*

Alcohol fácil mientras conduces

La medida fomenta el *debate* en el país americano. Y ahí vemos los dos puntos de vista confrontados. Los hay que se preguntan por qué debemos premiar a quien cumple con la Ley, si ya está haciendo lo lógico y lo correcto. Y después están quienes ven una ventaja en dar un aliciente para que el conductor prescinda de la bebida y tome verdadera conciencia del problema. Y mientras unos claman y los otros responden airados, quien realmente sale ganando es la *seguridad vial,* es decir todos nosotros.

Claro, porque donde antes no había habido debate ni conversación al respecto, ahora se están planteando qué sucede cuando un conductor bebe alcohol antes de montarse en el vehículo. En el transcurso de las actividades relacionadas con la campaña, se juega con unas gafas de simulación Alcovista, que distorsionan el campo visual en función de la cantidad de alcohol que se supone que ha ingerido aquel que se las prueba.

*Se habla del tema,* y eso es importante. El primer paso para resolver un problema es reconocer que este existe y comprender cuál es su magnitud. En este sentido, muchas son las campañas que se pueden realizar allí para crear conciencia sobre el problema vial. La del alcohol puede ser una más de ellas, y seguramente la prioritaria en estos momentos. Una breve noticia publicada hace tan sólo un año arrojaba un dato tremendo: *la mayoría de los conductores transitan ebrios los fines de semana.* Pero no es sólo eso. Es que la curva de la siniestralidad vial es aquel país es ascendente y parece desatada. Para cambiar la tendencia, en Paraguay van a tener que echar mano de todos los recursos disponibles. Bienvenida sea, por tanto, la campaña del conductor designado y todas las que se puedan emprender en aquel país americano.

Foto | James Cridland, Espen Klem