¿Qué tengo que hacer para enganchar un remolque a mi turismo?

Un remolque es una buena opción para poder transportar en nuestro turismo más carga de la habitual o ese equipaje que nos sobra por falta de espacio y queremos que llegue a nuestro destino. Todo dependerá de nuestras necesidades particulares o, incluso, profesionales si utilizamos el vehículo como parte de nuestro trabajo y merece la pena adquirir un remolque. En todo caso, tenemos que buscar un sistema de acoplamiento compatible con nuestro vehículo y cumplir una serie de requisitos por tratarse de una reforma de importancia, es decir, una modificación de algún dato en la tarjeta de inspección técnica del vehículo. Además, la conducción con remolque requiere tener unos conocimientos básicos en seguridad vial.

Pues bien, nos centraremos en el binomio o conjunto de vehículos compuesto por un turismo y un remolque para explicar qué tipo de enganche podemos utilizar, así como algunos consejos para circular de manera segura con un remolque.

Dispositivos de acoplamiento en el vehículo

bola

Los mecanismos de acoplamiento de los vehículos de motor y sus remolques son todos aquellos dispositivos y piezas situados en el armazón, las partes de carrocería y el bastidor de los vehículos que soportan una carga, por medio de los cuales se unen el vehículo tractor y el remolque

Los tipos de remolque, según la masa máxima autorizada, pueden ser ligeros (aquellos cuya masa máxima autorizada no supera los 750 kilogramos) y los no ligeros o pesados (los que exceden de 750 kilogramos). En el caso de los ligeros no es necesario obtener ninguna autorización para conducir ni para circular ya que nos bastaría con el permiso de conducir de la clase B y con colocar al remolque la misma matrícula del turismo. Sin embargo, si decidimos enganchar un remolque no ligero será necesario una autorización específica para conducir y un permiso de circulación nuevo para matricular el remolque. Dicha matrícula será distinta a la del vehículo tractor y será de color roja.

La bola de enganche es el dispositivo de acoplamiento que suele utilizarse, por ejemplo, entre un turismo y un remolque. Su instalación se considera una reforma de importancia y, como tal, debemos cumplir con unos trámites previos para legalizarse. Para ello, debemos acudir al mismo concesionario donde compramos el vehículo o a nuestro taller de confianza donde nos informarán del tipo de enganche adecuado en base a las características del turismo y remolque. Independientemente del tipo de enganche, éste podrá ser fijo o desmontable. La diferencia radica en la obligación de quitar el brazo de bola del vehículo tractor si no se va a utilizar el remolque.

Estas son algunas de las condiciones técnicas de los dispositivos de acoplamiento y otros elementos de los remolques que hace mención el Reglamento General de Vehículos:

1. Los elementos mecánicos, neumáticos y eléctricos de conexión entre un vehículo tractor y su remolque deben ser compatibles.

2. Los remolques estarán dotados de un dispositivo que obligue a sus ruedas a seguir una trayectoria análoga a la del vehículo tractor.

3. El dispositivo de acoplamiento del remolque con el vehículo tractor estará dotado de un elemento que impida el desacoplamiento del mismo.

4. Los remolques cuya masa máxima autorizada sea menor o igual a 1.500 kilogramos, que NO estén provistos de un sistema que asegure el frenado del remolque en caso de rotura del dispositivo de acoplamiento, deberán estar provistos, además del enganche principal, de un dispositivo de acoplamiento secundario (cadena, cable, etcétera) que, en caso de separación del enganche principal, pueda impedir que la barra del dispositivo de acoplamiento toque el suelo y que asegure, además, una cierta conducción residual del remolque.

Una vez resuelta toda la documentación necesaria para poder circular con el remolque, nos tenemos que dirigir a cualquier estación ITV para nos conste en la ficha de inspección técnica, la instalación del dispositivo de acoplamiento. En el caso de arrastrar un remolque con matrícula propia, se necesitaría de la estación ITV, el visto bueno del enganche y la obtención de una nueva ficha de inspección técnica del remolque para pasar la primera revisión obligatoria a los dos años a partir de la fecha de matriculación.

Algunos consejos para circular con remolque

Un remolque es un vehículo que no tiene motor y que está preparado para ser enganchado a un vehículo. El vehículo que arrastra o tira del remolque tiene que tener motor y se le llama vehículo tractor o cabeza tractora

La conducción con remolque requiere seguir con las instrucciones que figuran en los manuales de ambos vehículos que nos dieron en el concesionario tras su compra y en los manuales del conductor facilitados por la autoescuela tras la obtención del permiso de conducir. En todo caso, destacamos algunas de esas instrucciones que nos pueden ayudar a la hora de ponernos al volante y arrastrar un remolque o, bien, para refrescar algunos de esos conocimientos que nos facilitaron en su día:

1. Si arrastramos un remolque de hasta 750 kg de masa máxima autorizada con un turismo la velocidades máximas son de 90 km/h en autovía y autopista; de 80 km/h en carreteras con arcén de 1,50 metros o más de anchura y en carreteras de más de un carril para alguno de los sentidos de circulación; de 70 km/h en resto de vía; y de 50 km/h si vamos por ciudad. Dichas velocidades son genéricas por el tipo de vía pero éstas podrán variar si, a nuestro paso, existe alguna señalización de velocidad específica, ya sea por el tipo de vía, ante alguna limitación del vehículo o por alguna restricción en el permiso de conducir.

2. En zonas de gran altitud, la menor densidad de la atmósfera puede reducir las prestaciones del motor, por lo que es conveniente reducir el peso del remolque máximo permitido en un 10% por cada 1.000 metros de altitud. Por ejemplo: la conducción por una carretera de montaña de una altura máxima de 2.400 metros significa una reducción del peso de remolque máximo de un 20%.

3. En pendientes pronunciadas hay que cambiar a una marcha inferior con suficiente antelación antes de bajar una pendiente. Hay que tener en cuenta el efecto limitado de los frenos del remolque. Para ello, es conveniente utilizar el pedal del freno sólo durante breves intervalos para evitar que se calienten demasiado. En el caso de disponer de cambio automático, es conveniente desplazar la palanca de cambio a la posición 1 cuando conduzca por pendientes pronunciadas cuesta arriba o cuesta abajo. Para los casos de conducir muy cargado, tanto en zonas montañosas como en pendientes pronunciadas, es conveniente desconectar el aire acondicionado del vehículo para obtener la máxima prestación del motor.

4. Antes de salir de viaje, hay que asegurarse de que el brazo de bola del remolque está correctamente bloqueado. Para ello, la palanca debe hallarse en su posición original, el brazo de bola debe estar firmemente asentado y no sujetar nunca el cable de seguridad directamente al brazo de bola del remolque. Por otro lado es conveniente cargar el remolque de forma que el centro de gravedad se sitúa delante de la línea de las ruedas del mismo para evitar que caiga la carga o desestabilice al remolque y, en consecuencia, la trayectoria y posición del conjunto del vehículo. Además la correcta colocación de la carga evitará el vuelco del vehículo en caso de viento lateral.

Por último, conducir con remolque requiere no sólo tener la documentación en regla sino, además, saber circular con mayor precaución y ser conscientes del peligro que supone maniobrar un conjunto de vehículos. En definitiva, mayor responsabilidad por el mero hecho de llevar un vehículo más a tus espaldas.

Foto | Francisco Manuel Esteban
En Circula Seguro | Reformas de importancia (y 7): Dispositivo de acoplamiento en el vehículo, Conceptos básicos sobre remolques