¿Qué te lleva a hacer eso?

rotonda02.jpg
Hoy es domingo y es día de pocas obligaciones, así que podemos relajarnos un poquito desde nuestros asientos en primera fila de playa o desde nuestro retiro de verano (el que sea). Yo me voy a permitir hablar más o menos largo de situaciones en las que uno piensa de quién las realiza: ¿qué te lleva a hacer eso? ¿Cómo puedes pensar así? Antes tenía la idea de que cierto tipo de gente disfrutaba fastidiando a los demás, de que con pequeñas acciones aparentemente inocentes te ponían una zancadilla virtual o real. Con el tiempo quise pensar que no, que es cuestión del punto de vista y seguramente de muchos prejuicios que no sabemos que tenemos, el pensar así.

Hasta que llega alguien y te demuestra lo contrario, con pruebas evidentes, además. La cosa hay que ponerla en situación, pero sin pasarse. Me encontraba yo volviendo de la compra, en coche, por una avenida poco concurrida (en mi ciudad pocas lo son, y menos a determinadas horas). La velocidad, cómoda, unos 30-35 km/h gracias a los resaltos estratégicos y a que, encontrándome literalmente solo, iba muy tranquilito. Me aproximo a una rotonda que es un poco especial, así que para ilustrarla le he pedido a un especialista en dibujo imaginativo que me hiciese la “foto” del lugar.

rotonda.jpgEsbozo de plano de la situación

Esa es más o menos la escena. Yo mismo hacia el ceda el paso que me dirigiría a la derecha de la “foto”, y la mujer en la rotonda con la trayectoria esbozada. He de decir que yo había visto con tiempo de sobra a la mujer que conducía esa especia de compacto por dos razones: primera, iba lo suficientemente suave como para poder apreciar todo lo que pasaba a mi alrededor; y segundo, porque justo el ceda el paso hacia el que iba tiene poca visibilidad hacia la izquierda, y la gente afronta las glorietas como una etapa decisiva de un rally.

Por eso, al verla y comprobar que su trayectoria y la mía se cortarían, levanté el pie tras pasar el paso de cebra, lo que me daba unos 40 o 50 metros de margen para que la señora pasase y yo no tuviese que detener el coche (porque no había nadie, repito, circulando, y detener el coche pudiendo no hacerlo es algo que no me gusta). Qué contento estaba yo, pensaba que iba a contribuir a una maniobra de una fluidez total, algo que debería ser habitual en la circulación, y todo eso que hablamos habitualmente. ¡Qué equivocado estaba!

Mientras pensaba esas cosas bonitas, me fijé en que el coche de la señora esta reducía la marcha mientras estaba en la rotonda, es más, a medida que se acercaba al final de la ‘V’ (donde estaba mi ceda el paso, exactamente) reducía la marcha sin quitarme los ojos de encima. Cambio de planes, por muy lento que yo fuese, lo primero es que íbamos a coincidir en ese punto, y lo segundo que no me gusta jugar a nada mientras conduzco. Así que me detuve, y cuál fue mi sorpresa al ver cómo esa señora me miraba fijamente y, lentamente, se carcajeaba durante unos segundos antes de acelerar y marcharse rápidamente. ¡Lo había hecho a propósito! ¡Me había forzado a detenerme! Pero, ¿por qué?

No se cuántas posibles razones se me pasaron por la mente: desde la triste razón de que yo llevo una ‘L’ bien visible detrás (descartada porque no creo que desde su ángulo se viese), pasando por una bienintencionada razón que me decía “no la has visto reír ni carcajearse, simplemente era prudente”, razón que no me creo, sinceramente, hasta llegar a pensar que la gente a veces actúa de mala fe solo por sentirse mejor consigo misma. Una especie de autoafirmación de algo, una especie de liberación o un sentimiento de poder que es ilusorio, que no es tal, pero en ese momento “fastidiarte porque me apetece” puede que sientan algo que les reconforta.

No se trató de una maniobra peligrosa. No hubo en ningún momento peligro de colisión. No venía nadie más, no hubo peatones en peligro. Simplemente fue algo sin razón aparente, sin sentido aparente y que me tocó a mí, que estuve un buen rato refunfuñando lindezas (si, lo reconozco y me pudo el cabreo). Objetivamente, lo peor que pasó es que se me quedó una cara de tonto de libro Guinness, y lo mejor que pasó es que pude pensar un poco en por qué la gente hace cosas para fastidiar, y además siente placer. Solo se me ocurre la frustración personal o un complejo de inferioridad bastante intenso. O una personalidad infantil que no me gusta encontrar cuando voy por ahí con mi coche.

Foto | xornalcerto

  • Adrià

    Un día me hicieron una jugarreta similar y me puse a seguir el vehiculo en cuestion durante casi 50km (no estoy loco, me iba de paso hehe), no creo que el que me lo hizo se quedara tranquilo hasta que me fui. Hay que ir con cuidado al hacer esas cosas, puede que el otro este aun más loco que tu.

  • aserranoo

    Esteban, me parece estupendo que hayas compartido tu experiencia, porque permite analizar los comportamientos tan extraños que a veces tenemos los conductores. Fíjate que tu experiencia seguramente nos suene a muchos, y que tan raro es el comportamiento de esa señora como el tuyo ante su actitud. En definitiva: no disponemos de información para valorar por qué ella actuó de ese modo, ni podemos hacer nada al respecto. Ahora bien, sí podemos evitar que nos afecte, nos irrite o nos “mueva” a perseguir a ese conductor. Calma y conducción son buenas compañeras que, a lo mejor, no dependen tanto del entorno (no había tráfico en tu caso) si no de nosotros mismos. Conduciendo intento elegir la opción más segura, y lo más duro suele ser no perder el control y mantener el estoicismo. ¡Ánimo y disfruta conduciendo! Un truco que a mí me sirve: sonríete a ti mismo cada vez que consigas controlar tus reacciones al volante, pues habrás triunfado.

    Un abrazo.

  • pepserra

    Esteban

    ante todo, felicitarte por no emprender el contraataque. Como dice Antonio, quien triunfa es quien domina la situacion.
    Viendo como es el ser humano una situacion como la que describes, podria haber acabado como LEPANTO, mezclandose la misoginia con la impotencia y las frustraciones que uno siempre lleva encima.

    Comprendo tu malestar, aun asi esa escena no es de las peores…
    pero si digna de analisis

    Veriamos si hubiera ocurrido sin vehiculo, es decir como 2 peatones.
    Ahi es donde fuera de la intimidad-seguridad que proporciona el vehiculo, se miden las distancias entre seres que se relacionan.

    ¿Actua asi el vehiculo como sesgo de comportamiento entre los seres que lo habitan?…Para reflexionar

  • cuspide

    Hola Esteban,

    Sé que sólo te refieres a la mala conducta por parte de una conductora. La situación de las carreteras no propiciaba que la conductora hubiera actuado de esa manera, pero hay que reconocer que hay tramos de nuestra vía que parecen estar mal diseñados a consciencia.

    Déjame ilustrarte con un dibujo rápido con el Paint: http://box.jisko.net/i/46b7fb4d.jpg

    Esta situación me la encuentro muy comúnmente. La cuestión está en que los tráficos de color azul y verde son muy concurridos y rápidos, mientras que el tráfico de color rojo es algo menor, pero tampoco quiere decir que sea menos prioritario.

    El mal diseño radica en que la rotonda provoca, en el conductor del tráfico azul, acelerar aún sin haber entrado en la rotonda y, por supuesto, sin hacer el ceda el paso correspondiente. Un buen conductor debería reducir la marcha, y eso es lo que pienso yo muchas veces. Así que, cuando entro por el tráfico rojo reduzco la marcha y entro en la rotonda sabiendo que ningún coche del tráfico azul ha pasado por encima de su ceda. Al verte de lejos cruzar el ceda del tráfico rojo, los azules aceleran, y encima aún se dan el gusto de tocar el claxon por haberles obligado yo, en lugar de su más que obvia señal de rotonda, a reducir su marcha de World Rally Championship a una mínimamente adecuada para entrar en una rotonda.

    A veces pienso “ojalá me den por detrás”, a ver si se les bajan los humos, pero a veces también me acuerdo de los magníficos diseñadores de rotondas. Un diseño más parecido a esto: http://box.jisko.net/i/4c716be2.jpg ya sería suficiente para incentivar una buena conducta en las rotondas y alrededores. Sé que primeramente es más necesaria una buena educación vial, pero ostras! si sabemos que no la hay, que nos ayuden a los buenos conductores.

    Saludos!

  • s63aut

    Hay muchos casos en los que, pudiendo ayudar a los demás sin esfuerzo alguno, no se ayuda en absoluto, pero eso de interferir de mala fe (parece claro que fue ese el motivo) resulta absolutamente deleznable, no soy capaz de entenderlo, eso sí, doy fe de que hay gente así suelta por la calle, ya que más de una vez me he topado con actitudes parecidas.

    Esa ¿persona? vio que tú conducías con anticipación, que observabas a tu alrededor para realizar una conducción suave y tranquila, pero quiso fastidiarte ese instante de gratificante convivencia vial. Quién sabe, quizá conozca a alguien que hace justamente eso por tacañería (que los hay), por no pisar el freno para que no se gaste, pudo creer que esa era tu intención, pero mucha otra gente simplemente intenta convivir lo mejor posible con su entorno, sea circulando en coche, caminando por la acera o subiendo la escalera de casa.

    No sé qué placer sienten algunos con molestar al prójimo, incluso se comportan de modo diferente al que acostumbran sólo por ese placer de fastidiar, porque seguro que tenía en mente salir de la rotonda casi de lado, pero quizá su ego le resplandecía más con la otra acción, tal como lo demuestra su pequeña carcajada.

    En fin, que el que más y el que menos, estamos todos locos de atar.

  • menos_16

    Me molesta especialmente este tipo de actitudes pero si no me ponen en peligro pues hasta lo entiendo… porque no somos robots, por que en este mundo tiene que haber de todo así que doy un hecho que en todo momento te puede aparecer un gracioso que te la juega de esa manera.

    O un oportunista que te roba un hueco de aparcamiento solo porque él es más que nadie, o es un cani con prisas…

    si no fue algo peligroso y me pilla de buen humor hasta me echo una risotada, lo acepto con la mejor deportividad y fuera… que yo no he venido a cabrearme.

    Y me acuerdo de una ‘legen-daria’ cita:

    “A veces creo que el sentido de la vida es esquivar imbéciles para que no te arrastren al fondo”

    Que me recuerda que no puedo luchar contra todos los tontos, que tengo que adaptarme al medio y mejor 100 tontitos como ése, que no un estúpido que conduce borracho porque “el controla” y “está aquí al lado”.

    A los payasetes pos bueno, se les puede ver venir, pero a un estúpido … ese lo más lejos posible.

    • 51265

      Tengo que apuntarme esa cita. Me viene bien para no cabrearme cuando me hace alguna jugadita el “listo” de turno. ¡Gracias!

  • menos_16

    Me molesta especialmente este tipo de actitudes pero si no me ponen en peligro pues hasta lo entiendo… porque no somos robots, por que en este mundo tiene que haber de todo así que doy un hecho que en todo momento te puede aparecer un gracioso que te la juega de esa manera.

    O un oportunista que te roba un hueco de aparcamiento solo porque él es más que nadie, o es un cani con prisas…

    si no fue algo peligroso y me pilla de buen humor hasta me echo una risotada, lo acepto con la mejor deportividad y fuera… que yo no he venido a cabrearme.

    Y me acuerdo de una ‘legen-daria’ cita:

    “A veces creo que el sentido de la vida es esquivar imbéciles para que no te arrastren al fondo”

    Que me recuerda que no puedo luchar contra todos los tontos, que tengo que adaptarme al medio y mejor 100 tontitos como ése, que no un estúpido que conduce borracho porque “el controla” y “está aquí al lado”.

    A los payasetes pos bueno, se les puede ver venir, pero a un estúpido … ese lo más lejos posible.

  • escargot

    Para hacer esas cosas, aunque es mucho peor el que cree que controla como habéis dicho, más vale que se quede en casa. Y, como ella, mucha otra gente. A veces es mala fe, otras veces es falta de conocimiento. Os voy a poner dos ejemplos.

    Ayer estuve en una ciudad que no conocía e íbamos con dos coches. Mi cuñado me iba guiando y habíamos aparcado en batería en una calle bastante ancha. Cuando volvimos al aparcamiento, en una punta, había un coche de la Policía parado en uno de los aparcamientos pero con las luces azules puestas.

    Mi cuñado salió el primero y yo detrás, pero no enseguida para no cortarle la maniobra. Total, cuando llegamos a la altura del coche de Policía van ellos y se meten entre los dos coches. Yo intento no perder a mi cuñado de vista y él intenta no perderme de vista a mí, hasta que el coche de la Policía para, pone el intermitente derecho y ahí se queda. De momento ya me han hecho parar pero ni salen ni nada. Así que lo rebaso y me voy.

    Mi coche es un modelo que he visto llevar a todo tipo de gente, hasta a abueletes. Y del color que es tampoco es que llame la atención. Pero hay quien lo considera un coche de macarras. Y eso es lo que creo que andaban buscando: provocar un altercado con un macarra. Si es eso lo que querían hacer, que no se me ocurre otro motivo, les salió mal la jugada.

    La otra es tan surrealista que creeréis que la he soñado o me la he inventado, pero es verdad. El otro día me metí por una carretera perdida y pasé por al lado de una finc o de un campo, no me acuerdo bien. A mi izquierda vi un todoterreno que salía de ahí y paraba al borde de la carretera. Y llevaba una bolsa de basura encima del capó, en el lado del conductor. Ni me vería porque no vería nada, simplemente tuve suerte de que no le diera por salir entonces.

    Circular ya es bastante complicado como para encima andar haciendo cosas así pero hay gente que las hace y tenemos que andarnos con ojos hasta en la nuca. Esteban hizo bien en pasar de ella.

  • danifernandez

    Esteban, creo que no has sido justo con este post.

    Primero, porque tú mismo comentas que hay poca visibilidad entre la señora y tú.

    Segundo, porque la norma dice que hay que DETENERSE ante un ceda el paso cuando alguien va a cruzar por medio. Intentar sólo aminorar la marcha para no detenerse, confunde mucho al que va a pasar. Aunque creo que… bien, no lo has hecho mal del todo, no como esos que llegan a tope y clavan el coche en el último momento.

    Tercero, porque seguramente la señora pensó que te podía dejar pasar, que tal vez tú estabas más cerca, o simplemente fue PRECAVIDA, porque anda que no ha habido gente que parece que va a parar donde le corresponde y en el último momento entra inexplicablemente haciéndote una jugarreta, aunque sea a poca velocidad. Me ha pasado. Por lo tanto, volvemos a la norma.

    Cuarto, porque la sonrisa, no tiene por qué venir de maldad, sino esa sonrisa tonta que nos aparece cuando los dos nos queremos dejar pasar y al final, no pasa nadie.

    Quinto, porque le has dado más importancia de la debida, y de ahí este post 😉

    Buen rollo, es… otro punto de vista.

    Saludos 🙂 (:

    • Gracias por el comentario danifernandez,solo un par de cosas sobre lo que dices:

      – entre la señora y yo si que había visibilidad, en el punto en que me encontraba. Sería después, al llegar al ceda, cuando la cosa se complicaría, por eso me anticipaba sabiendo que ella pasaría primero con suficiencia.

      – el punto de la sonrisa… es que fue una carcajada, que es diferente 🙂

      En fin, que seguramente le he dado más importancia de la debida, no digo que no, pero hizo que me plantease por qué a veces la gente actúa como actúa.

      Saludos!

    • pepserra

      Hola danifernandez:

      “Cuarto, porque la sonrisa, no tiene por qué venir de maldad, sino esa sonrisa tonta que nos aparece cuando los dos nos queremos dejar pasar y al final, no pasa nadie.”

      O pasan los dos que tambien sucede y es mas serio…aunque sea de chapa…

      Si que es cierto que hay situaciones en las que por exceso de cortesia pueden producirse incertidumbres que nos lleven a grandes o minimas catastrofes…pero hay un amplio abanico en ver como se producen esas situaciones o bien como se gestionan entre sus involucrados.

      de todas maneras se agradece y creo que Esteban estara de acuerdo en que alguien ofrezca su punto de vista en CS como tu lo has hecho.
      No ocurre en otros blogs , te lo aseguro…

      • Esteban Viso

        Exacto, se agradece y mucho la participación!