¿Qué moto me compro? (V)

Kawasaki GTR1400

Está claro que las deportivas no son lo nuestro, y por eso en la búsqueda de la moto perfecta pasamos al siguiente capítulo. Si somos de esos que nos gusta lanzarnos a la carretera e intentar unir dos puntos, A y B pero recorriendo el mayor espacio posible entre ellos, necesitamos una moto Gran Turismo.

Como veremos a continuación, estos modelos llevan casi el mismo equipamiento que un vehículo de gama media: alojamiento para el equipaje, ABS, control de tracción, equipo de sonido, calefacción, navegador, control de crucero, tomas de corriente… pero pudiendo disfrutar del paisaje y de los aromas de los lugares por donde pasamos.

Honda Goldwing

Modelos Gran Turismo

Este tipo de motos destacan principalmente por su gran carenado envolvente, así como por la integración de las maletas (tanto laterales como superior o top case) en la estética del conjunto. Poseen motores de gran cilindrada, normalmente por encima de 1.000cc, pero con potencias raramente superiores a los 120 caballos, lo que le permiten tener grandes dosis de par a pocas vueltas.

Debido a su gran equipamiento, motor y capacidad del depósito, tienen un peso bastante elevado. Normalmente estamos hablando del orden de casi 300kg con la moto lista en orden de marcha y las maletas cargadas, por lo que estas motos requieren un cierto grado de experiencia por parte del conductor. Si no, es muy fácil que acabemos sucumbiendo a su peso en parado y cayendo con ella al suelo. En previsión, los fabricantes suelen dotar a estos modelos de protecciones pensadas para mitigar este tipo de caídas, y evitar dañar el carenado o las maletas.

Por su peso y a su tamaño, no son las más indicadas para andar por ciudad. Si no se tiene cuidado, es fácil que pasando entre los coches acabes dejando las maletas atrás, con el consiguiente cabreo tuyo y de los dueños de los coches a los que has dejado una bonita marca en los laterales. Moverlas en parado puede ser un suplicio si eres pequeño y por ello, los modelos más grandes incluyen marcha atrás para facilitar las tareas de estacionamiento. Lo peor que se puede hacer con uno de estos modelos es aparcar en una cuesta y luego intentar sacar la moto marcha atrás. Puede llegar a ser una tarea hercúlea.

Honda Goldwing

Como son modelos destinados a recorrer muchos kilómetros, prima el confort de marcha sobre las prestaciones puras. No quiero con ello decir que no se pueda circular a ritmos elevados, pero no están hechas para ello y puede acarrearte serios problemas. Su mejor ambiente son carreteras nacionales o autopistas de buen firme. Volviendo al símil de los coches, con un Bentley puedes ir por una carretera de montaña, pero no está pensado para ello.

Tanto el conductor como el acompañante no están subidos en un asiento, sino en un auténtico sofá con ruedas. Además, posee todos los gadgets necesarios para hacer más ameno el viaje: Navegador integrado, radio con CD/MP3, toma para intercomunicadores conductor – pasajero, control de crucero, calefacción en puños, asientos y salidas de aire específicas para otras partes del cuerpo, etc.

Honda Goldwing

Pero no sólo miman al conductor, sino que también lo protegen: ABS, control de tracción, airbag, suspensiones electrónicas, son algunas de las maravillas que podemos encontrar instaladas en estas motos. El inconveniente claro está es el precio, pues es fácil que lleguemos a cifras cercanas a los 25.000 euros. Seguro que para algún amante de los coches es una barbaridad, pero he de reconocer que valen lo que cuestan.

En cuanto al mantenimiento, es similar al de un coche. Montan ruedas turísticas para que tengan una duración superior que en el resto de las motos, su consumo es parecido al de un vehículo de cuatro ruedas (en torno a los 7 litros) y tienen una gran autonomía. Los motores, al no estar nada apretados, duran un montón de kilómetros sin mayores problemas.

Una forma diferente de viajar.

Fotos | Arpem
En Circula Seguro | ¿Qué moto me compro? (I), (II), (III), (IV)