¿Qué moto me compro? (II)

Urbanas

Después de ver las inmensas posibilidades que tenemos para elegir el tipo de moto acorde con nuestras posibilidades, vamos a continuar analizando en primer lugar las motos urbanas por excelencia: los ciclomotores y los scooters.

¿Qué diferencia hay entre un ciclomotor y un scooter? Pues antiguamente todavía se podía hacer una división más o menos clara entre los dos tipos de vehículo, pero ahora tanto uno como otro se solapan en características. Se tuviésemos que quedarnos con una definición, podría ser la siguiente: el ciclomotor lleva un motor de 50 cm3 y carece de cualquier tipo de protección contra los fenómenos metereológicos. Pero como ya os comento, las líneas se entrecruzan una y otra vez hasta prácticamente hacerlas indisociables.

Otra cosa es si para definir la categoría miramos lo que dice el reglamento. En este caso, el scooter no existe pues sólo se tienen en cuenta dos categorías: ciclomotor y motocicleta.

  • Ciclomotor: vehículo de dos o tres ruedas provisto de un motor de cilindrada no superior a 50 cm3, si es de combustión interna, y con una velocidad máxima por construcción no superior a 45 km/h. Vehículo de cuatro ruedas cuya masa en vacío sea inferior a 350 kg no incluida la masa de las baterías en el caso de los vehículos eléctricos, cuya velocidad máxima por construcción no sea superior a 45 km/h y con un motor de cilindrada inferior o igual a 50 cm3 para los motores de combustión interna, o cuya potencia máxima neta sea inferior o igual a 4 kW para los demás tipos de motores.
  • Motocicleta: Vehículos de dos ruedas sin sidecar, provistos de un motor de cilindrada superior a 50 cm3, si es de combustión interna, y/o con una velocidad máxima por construcción superior a 45 km/h.

Ciclomotor

Como tanto en las cilindradas inferiores a 50cm3 como en las superiores, los criterios para elegir un tipo u otro de moto son similares, intentaré hacer incapié en características constructivas y no en el nombre del vehículo en si.

Está claro que estos vehículos están pensados para circular en el 90% de los caso por ciudad. Son ideales para los atascos y para poder estacionarlos rápidamente sin tener que abonar ni tasas de hora ni parking.

Elegir la cilindrada

Si nuestros recorridos son cortos por ciudades pequeñas, y no tenemos que utilizar carreteras convencionales ni circunvalaciones de ciudades, un simple ciclomotor de 50 cm3 nos servirá. Son muy baratos de mantener, consumen poco y su precio es bastante contenido. Además, son perfectamente válidos para llevar pasajero ocasionalmente siempre que no se requiera al máximo sus limitadas prestaciones.

Si residimos en ciudades más grandes, o vivimos en el extrarradio, la opción de un scooter de 125 cm3 se antoja la más idónea, ya que podemos conducirlo con la licencia B del coche. Su motor nos permite mantener cruceros cercanos a los 100 km/h y por ciudad siguen siendo muy ágiles.

Por último, sin tenemos que recorrer frecuentemente autovías, carreteras y demás vías, o bien solemos llevar pasajero, deberemos pensar en cilindradas superiores, que oscilan entre los 150 cm3 y los 800 cm 3 en función del modelo y el fabricante. Lógicamente, sus gastos de mantenimiento son mayores.

Scooter rueda pequeña

Agilidad o prestaciones dinámicas

Otra posible diferencia entre ciclomotores y scooter la encontramos en el tamaño de su rueda. En los primeros, suele se de 16 o 17 pulgadas, mientras que en los scooter, el tamaño oscila entre 12 y 14 pulgadas, dependiendo de su tamaño.

Ciclomotor rueda alta

Esta diferencia es muy importante, pues incurre repercute directamente en su estabilidad a la hora de circular por carretera abierta. Cuanto más pequeñas sean las ruedas, más agilidad posee el vehículo para realizar maniobra a baja velocidad, mientras que a medida que aumentamos ésta, la mayor rueda nos aportará más estabilidad en curva. Por eso, si circulamos a velocidades altas, será uno de los factores que tendremos que tener en cuenta, pero que incide negativamente en el siguiente apartado.

Capacidad de carga

La gran ventaja de los scooters es su capacidad de carga de origen, sin necesidad de utilizar elementos de la industria auxiliar tales como maletas, top case o parrillas portabultos. Debajo del asiento, suelen tener espacio para un casco integral, dos o incluso un maletín con portátil. Además, en el escudo frontal suelen traer una guantera para alojar objetos pequeños (los hay hasta con toma de corriente para cargar el móvil mientras circulamos), y si además tiene la plataforma plana, podremos llevar objetos entre las piernas sujetos a un gancho colocado para tal fin.

Hueco asiento

Sin embargo, sólo tendremos estas ventajas cuando su rueda sea relativamente pequeña, pues la configuración del motor, tamaño de llantas y chasis, repercute negativamente en su facilidad para llevar objetos, aunque existen algunos modelos que intentan buscar soluciones salomónicas.

Si os paráis a pensar un poco y analizáis estos tres puntos, podréis elegir perfectamente el vehículo urbano que mejor se adapta a vuestras posibilidades.

Fotos | Arpem
En Circula Seguro | ¿Qué moto me compro? (I)

  • Desde mi punto de vista en un entorno urbano, en el que puedes apuntar por un ciclomotor, abría que plantearse en en el caso de disponer el carné, el utilizar una 125 o 250, que en casos como los de la SUZUKI MARAUDER o TU, o las YAMAHA u HONDAS similares, tienen precios muy contenidos, son máquinas más duras, con consumos y mantenimientos reducidos, y que probablemente en la mayoría de los casos paguen bastante menos de seguro que un ciclomotor.

  • yo hice todo lo q dices en los post, mire mis recorridos y para q utilizaria la moto, y me tendria q haber comprado una scoter de menos de 50 cm3.
    pero luego estan los sentimientos y los caprichos, y me compre una zx6r, mucho mas cara en todos los aspectos, pero, y lo q se disfruta!!y he descubierto el mundo de los circuitos!! q son una pasada. asiesq, cambiando de moto descubri cosas nuevas, no hay mal q por bien no venga.

    en resumidas, q tienes toda la razon en el post, pero luego la gente nos guiamos por dios sabe…….

  • Frankyconcola, para un uso urbano, una moto automática es infinitamente más cómoda, además que te despreocupas de temas como el engrase de la cadena y demás. Incluso, son mucho más limpias con el conductor en días adversos.

    Fruc, es cierto que la decisión para comprar una moto se hace con el corazón, pero no tengo más remedio que enfocarlo desde un punto de vista objetivo.