¿Qué hacemos si nos encontramos con un conductor en sentido contrario?

conduccion temeraria
Cada cierto tiempo vemos noticias sobre conductores que se han metido en una autovía en sentido contrario al habitual. Lejos de pensar en kamikazes, que los hay, en muchas ocasiones todo se reduce a un despiste. Un despiste enorme, sí, porque por lo general es muy difícil no darse cuenta de que nos estamos incorporando a la autovía de una forma antinatural, y es muy difícil no ver las enormes señales de STOP que suelen presentarse ante nuestros ojos, pero son despistes al fin y al cabo.

El ultimo caso, en Palma, tenía como protagonista a una mujer de 65 años que se introdujo en sentido contrario por la Vía de cintura y, lejos de detener el vehículo y tratar de solucionar el asunto, siguió circulando, quizás con la intención de salir por una próxima salida. Sea como sea, el hecho se produjo, y nosotros no vamos a juzgar su comportamiento, para eso ya está el sabio usuario de Twitter. Lo que sí podemos hacer es contar qué podemos hacer si alguna vez nos encontramos con una situación así en la carretera.

Presunción de inocencia e intentar avisar a emergencias

La primera reacción deseable para cualquier conductor que se encuentre de frente con un coche que no debería estar ahí es que sea capaz de reaccionar a tiempo y evitar una desgracia. La segunda, que no cargue las tintas contra el conductor equivocado, y por supuesto no pensar por defecto que es un asesino o que lo está haciendo a propósito. Digo esto porque nosotros no somos jueces. Lo que sí es de sentido común es tratar de avisar a las autoridades y a emergencias de lo que sucede, en qué carretera y punto kilométrico aproximado. Esto hay que hacerlo, no sirve despotricar y arengar al aire sobre la mala conducta de otro si no hacemos nada para evitar males mayores.

¿Qué hacer si nos pasa a nosotros?

No hay nada peor para una persona el estar acostumbrada a aleccionar, opinar, juzgar y sentenciar a cualquier otra persona, y que llegue el día en que, por cualquier misterio, esa primera persona pagada de sí misma se equivoque, falle, se despiste o lo que sea, y cometa el mismo error que tantas veces señaló con el dedo. Y ese tipo de vueltas son las que puede dar la vida, a poco que nos confiemos. Por eso el dedo acusador es muy peligroso, porque toda la vida podemos estar riéndonos de una costumbre, un error, un fallo del otro, y terminar haciendo lo mismo.

Dicho esto, si alguna vez te ves en esta penosa situación de meterte en sentido contrario en una autovía, ten en cuenta lo siguiente para salir del atolladero:

  • Lo primero es darte cuenta cuanto antes de que algo va mal. Las señales, la extraña manera de entrar en la autovía… Darte cuenta enseguida es lo mejor que te puede pasar.
  • Una vez consciente de lo que te ha pasado, mantén la calma y que no se te ocurra hacer nada “extra”. Busca el arcén, en una zona con visibilidad, y asegúrate de que se te ve a kilómetros: luces de emergencia, luces en general, chaleco antes de apearte, y triángulos (pero ten sentido común, y ponlos solo en la parte desde la que viene coches, ¡estás en una autovía!).
  • Acto seguido debes llamar a emergencias (112), o bien a la Guardia Civil (062), explicando detalladamente dónde estás (carretera, punto kilométrico) para que te puedan ayudar y puedan desplegar lo necesario para que no haya peligro al extraer el vehículo.
  • Estas cosas no se resuelven personalmente, hay que dejar a los agentes trabajar, y en ningún caso hemos de dar la vuelta nosotros, o seguir nuestro camino buscando una “salida” (que en realidad es entrada, dado que circulamos en sentido contrario al habitual).

Eso sí, a pesar de que ahora tienes toda la información sobre cómo actuar en casos de este estilo, espero que nunca te suceda. Fijarse en las señales, no ir distraídos o manejando el smartphone, y por supuesto, no circular bajo los efectos del alcohol, o las drogas, es fundamental. Al volante, toda atención es poca.