¿Qué hacemos si entra una avispa en el coche?

3698477368_e1f4e21f96_b
Reconozco que este es uno de mis miedos más comunes estos tiempos, sobre todo desde que llevo a diario a mi hija en su sillita reglamentaria. La primavera es muy bonita y nos ofrece nuevos colores a la vista, pero también hace que avispas y abejas proliferen en sus quehaceres, llegando en algunos casos a ser realmente molestas. La probabilidad de que, circulando con las ventanillas bajas, entre una avispa o una abeja en nuestro coche, es baja. Es decir, casi seguro que no entra nada en nuestro coche, pero ¿y si consigue entrar?

Posiblemente sea más sencillo que un insecto entre en nuestro coche si circulamos por una carretera secundaria, que por la ciudad, pero sea como sea, lo primero que debemos saber es que el “bicho” estará “nervioso”. Posiblemente no le guste mucho el topetazo contra alguna parte del coche que se va a llevar, y pueda ponerse en modo defensivo. Pero sin duda, ese es el menor de nuestros problemas, porque el peligro real cuando entra una avispa en el coche somos nosotros.

Nervios fuera, ¿serás capaz?

Lo normal es que el primer consejo si te entra una avispa, o cualquier insecto que pica, en el habitáculo, sea “mantén la calma”. Eso es muy fácil de decir si no les tienes pavor a las avispas. Puede ser tu caso. Puede que en la calle o en el campo, o la piscina, te hagas el valiente porque, al fin y al cabo, estás al aire libre y pueden irse o picotear a otra persona, pero en el coche tienes muchas papeletas de que te toque a ti, o a un acompañante.

Efectivamente, el mejor consejo es mantenerse tranquilo, pero si sabes que no vas a poder quedarte tranquilo, para. Detén el coche y abre las ventanillas, las puertas y haz que salga del habitáculo. Si llevas pasajeros, lógicamente que salgan ellos también, y si levas algún bebé o niño pequeño, que sea tu prioridad. Si estamos en carretera, procuremos que todo el mundo esté seguro antes de proceder a hacer nada más, y esto significa que, al menos, hayamos salido de la vía para detener el coche.

Abrir las ventanillas si vamos por carretera, para que el bicho salga, no es que sea la mejor de las ideas. El insecto probablemente preferirá quedarse dentro antes de enfrentarse a la “turbulencia” que entra por la ventanilla. Es mejor bajar la velocidad y, entonces, abrir las ventanillas. Eso conlleva el riesgo de que nos podemos distraer, y entonces sí que la hemos hecho buena.

Es bueno revisar bien antes de salir si tenemos algún insecto dentro. No tiene por qué ser avispa o abeja, una mosca nos puede distraer, y una polilla, por ejemplo, nos distraerá aparte de levantarnos el vello (al menos a un servidor, a quien le dan absoluta grima). Sea como sea, métete bien en la cabeza que lo mejor que puedes hacer, es detener el coche, no queremos héroes.

Foto | edans

  • BorMotor

    Para no ser muy habitual que entre una avispa en el coche, a mí ya me ha ocurrido dos veces, y no se pasa precisamente bien. No os podéis imaginar la sensación de que se te mueva el pelo (tengo el pelo largo) y que notes un ser tan cerca de tu cabeza. Con cierto miedo, preguntas a tus acompañantes qué es eso. Cuando te dicen que es una avispa, comienza la cuenta atrás hasta que te haga una “caricia” con su trasero. Buscas la salida más cercana en la autopista, moviendo el cuello lentamente y, tras bajarte en el arcén con toda la calma del mundo (calma externa, que la procesión va por dentro), comienzas a bailar “break-dance”, una jota, y hasta un baile zulú si hace falta. Lo gracioso es que tienes miedo de volver al coche, porque no tienes del todo seguro que haya salido volando ahí fuera.
    Y, sí, como decía antes, dos veces que me ha ocurrido.

  • AliciaG

    A mi me pasa muuuuuchas veces! Tienen predilección por los coches azules… lo tengo comprobado… mis 2 coches han sido azules (el actual azul cielo y el anterior azul eléctrico) y en ambos me ha pasado al menos 4 o 5 veces cada año, de hecho la última vez ha sido esta misma semana. Un truco que realmente funciona para ahuyentarlas es limpiar los cristales del coche con lejía, por dentro y por fuera. La ventaja de que me pase tan continuamente, es que ya no me pongo tan histérica como antes y aunque les tengo verdadero pavor por que además soy alérgica a las picaduras, se como actuar y trato de tomármelo con calma.

    Mi recomendación: probar el truquito de la lejía y veréis como funciona, pero tener cuidado y hacerlo solo en las ventanas para no dañar la pintura del coche.

  • estebano

    La verdad, a mí me pasó una vez tan solo y porque abrí las ventanillas mientras estaba aparcado al lado de un parque. Como soy un poco aprensivo, siempre espero a abrir las ventanillas a estar lejos de cualquier parque… y por suerte no volvió a pasar.