¿Qué es el neumático?

Neumático

El neumático, también denominado cubierta, goma o llanta en América, es una pieza fabricada con un compuesto basado en el caucho que se coloca en la rueda de un vehículo para conferirle adherencia, estabilidad y confort. Constituye el único punto de contacto del vehículo con el suelo y, por tanto, del neumático depende en buena medida el comportamiento dinámico del vehículo: es decir, cómo se mueve el vehículo sobre el terreno.

Del neumático depende, también en buena parte, que la rueda pueda realizar sus funciones principales: tracción, dirección, amortiguación de golpes, estabilidad, soporte de la carga… Pero para que eso sea posible, el estado del neumático debe ser correcto, sin cortes, grietas o deformaciones, y su presión de inflado debe ser la adecuada.

Una de las características básicas del neumático es la elasticidad, que es la responsable de que el neumático pueda soportar los enormes esfuerzos que le exige nuestra conducción diaria. También la durabilidad, que garantice que el neumático será capaz de realizar sus funciones durante una dilatada vida útil. Además, su agarre debe ser correcto sobre seco y sobre mojado.

Adherencia

Escultura y presión de inflado, puntos esenciales

En este último aspecto, el papel de la escultura, del dibujo que presenta la banda de rodadura del neumático, es crucial. Su función consiste en desalojar el agua que se interpone entre el neumático y el suelo. Sin un dibujo en condiciones, sin una profundidad de escultura adecuada, el neumático puede flotar sobre el agua, dando lugar a la pérdida de control del vehículo, lo que denominamos aquaplaning.

Para acabar, el neumático es el responsable de buena parte de la energía que consume el vehículo para su desplazamiento. Se calcula que un 20 % del carburante que emplea un vehículo se pierde en los neumáticos. Por eso, un neumático estudiado para un uso eficiente y mantenido a una presión de inflado correcta contribuirá a un mayor ahorro energético.

Sobre la presión de inflado, es de vital importancia recordar que conviene revisarla en todas las ruedas, también la de repuesto, con una periodicidad máxima de un mes, y siempre antes de un viaje largo. Debe medirse en frío, lo que significa que el coche ha estado detenido durante al menos dos horas o ha realizado un trayecto de 5 kilómetros como máximo a una velocidad inferior a 50 km/h. De lo contrario, la medición puede verse alterada por la temperatura adquirida por el neumático al rodar, y deberíamos considerar una diferencia de presión de 0,3 bar aproximadamente.

En cuanto al consumo de energía, se calcula que una presión de inflado con un déficit de 1 bar se traduce en un incremento del carburante del 6 % (como mínimo). Y si comparamos el comportamiento dinámico de un vehículo con presiones de inflado correcta e incorrecta, la diferencia es abismal:

Por último, hay que recordar que la vida de un neumático es limitada; no sólo limitada en cuanto al desgaste de la escultura en la banda de rodadura, que también, sino a la degradación de la goma. Realmente, los compuestos químicos que forman parte del neumático están estudiados para durar. Sin embargo, con el paso de los años sus propiedades se van degradando hasta perder la elasticidad que les es característica.

Por eso, se suele recomendar un tiempo de uso máximo de cinco años si el neumático ha estado bien conservado y mantenido. Por otra parte, los charcos con restos de carburante o disolventes, la exposición prolongada al sol o a las emanaciones de ozono, por ejemplo, pueden contribuir a la degradación prematura del neumático. Y otro tipo de agresiones, como los golpes a bordillos, pueden acabar con su estructura interna en muy poco tiempo.

Diccionario de sistemas de seguridad del automóvil

Neumático

También denominado:

Cubierta, goma, llanta (Amér.)

Relacionado con:

Ruedas, Suspensión

Inventor / Año:

John Boyd Dunlop / 1888

.

En Circula Seguro | ¿Qué es el CBC o control de frenado en curva?, Glosario de sistemas de seguridad del automóvil

4 comentarios

FERODO

Respecto a lo de los 5 años, creía recordar que en uno de los códigos lleva impreso el neumático ponía la ” fecha de caducidad ” no? O era que había que contar 5 años a partir de esa fecha?

Un saludo.

Enlace permanente al comentario
Josep Camós

Lleva estampada la fecha de fabricación con cuatro dígitos enmarcados en una elipse que siguen esta notación: SSAA, donde SS es el número de la semana y AA las dos cifras finales del año de fabricación. Por tanto, el límite estaría cinco años después de lo que muestra ese código.

Por ejemplo, un neumático que muestre el código 4811 ha sido fabricado en la semana 48 de 2011 (a caballo entre noviembre y diciembre del año pasado), por lo que no deberíamos utilizarlo más allá de noviembre de 2016, aunque su profundidad de dibujo sea correcta.

(Más info)

Enlace permanente al comentario

Deja un comentario