¿Por qué los coches eléctricos deben hacer ruido?

Hace tiempo anunciamos sobre la obligación de emitir ruido los coches eléctricos y desde el pasado 1 de julio ya se ha hecho realidad. La novedad es que todos los coches eléctricos e híbridos que salgan de fábrica deberán incorporar un sistema acústico que alerte de su presencia. En cuanto a los ya matriculados tendrán de plazo hasta diciembre del 2020 para cumplir con esta nueva medida impuesta por la Unión Europea. Una medida de seguridad vial que no sólo está orientada a peatones sino también a ciclistas y que tiene su explicación. Veamos los motivos.

¿Qué es el sistema acústico de alerta de vehículos?

El Sistema Acústico de Alerta de Vehículos (conocido por sus siglas en inglés, AVAS de Acoustic Vehicle Alerting Sistem) es un dispositivo de advertencia acústica que emite un sonido cuando el vehículo circula a una velocidad inferior a 20 km/h y marcha atrás. Un sistema que llevarán todos los vehículos eléctricos, híbridos o híbridos enchufables cuando circulen en modo cien por cien eléctricos. De esa forma, el dispositivo simulará un ruido similar a los vehículos con motores de combustión y no será necesario que se active cuando el vehículo circule a más de 20 km/h.

Un dispositivo de seguridad que no es nuevo y que algunos fabricantes de vehículos eléctricos han desarrollado su propio sonido para diferenciarse de los demás. No obstante, la normativa común para todos los países de la Unión Europea exige que los coches superen los 56 decibelios y nunca superen los 75 cuando circulen por debajo de los 20 km/h. Se trata de generadores de alertas acústicas que deberán activarse automáticamente desde el arranque del vehículo para anunciar su presencia ante peatones, ciclistas y otros usuarios de la vía.

Por qué es realmente necesario que los coches eléctricos tengan sonido

La normativa evita que los coches silenciosos, como es el caso de los híbridos y eléctricos, se conviertan en peligrosos para personas ciegas o con discapacidad visual, y para el resto de peatones y ciclistas. A pesar de que existe la contaminación acústica, el sonido del tráfico por ciudad se ha hecho habitual y ayuda a las personas a estar al tanto de los vehículos.

Un estudio inglés, en el año 2014, sobre este tema ya anunció que los vehículos eléctricos e híbridos causan un 40% más de atropellos a peatones que los vehículos convencionales. Lógicamente, al ser vehículos silenciosos, los viandantes tienen menos recursos para prever la presencia de un vehículo a su paso. Por tanto, se hace necesario que los vehículos eléctricos emitan ruido para evitar los atropellos. El ejemplo, objeto de estudio, lo tenemos en las personas ciegas:

Como propietario de un perro guía, confío en poder escuchar automóviles para juzgar cuándo es seguro cruzar la calle. Es aterrador cruzar cuando no puedes escuchar vehículos híbridos y eléctricos silenciosos. Asegurarse de que todos los vehículos silenciosos tengan sistemas de generación de sonido instalados y encendidos garantizaría que millones de personas, como yo, que viven con pérdida de visión, estén protegidas contra el creciente riesgo de seguridad.

Se trata de Emily Davison, dueña de un perro guía que nos demuestra en el vídeo los peligros de los vehículos silenciosos:

Un sonido de alerta como, por ejemplo, el de la maniobra de marcha atrás que es obligatorio en vehículos de mercancías, de servicios y de transporte de personas. Su sistema sonoro hace que alerte a los usuarios de la vía y debe ayudar a distinguir claramente el origen del peligro y la dirección en el que viene. Una medida que puede ser extensiva a otros vehículos eléctricos como, por ejemplo, los vehículos de movilidad personal. Unos peatones convertidos en conductores si superan los 6 km/h y que tienen prohibido circular por aceras y calzada.

Foto | Noya Fields, RL GNZLZ
Vídeo | Guide Dogs
Más información | UNECE
En Xataka | Los coches eléctricos dejan de ser silenciosos: una normativa europea obligará a que hagan ruido para avisar de su presencia
En Circula Seguro | Este verano vamos a la playa en coche eléctrico, ¿es posible?