Por qué hace más frío al amanecer y cómo me puede afectar al volante

carretera al amanecer

Ya refresca en cada casa, y las noches por fin son noches de dormir a pierna suelta, bien arropados y protegidos del frío. En la carretera, la cosa también se pone fresca y por las noches tenemos que tener cuidado no solo con la falta de visibilidad, sino también con las lluvias, el frío y, ya hacia el amanecer, las temibles heladas que poco a poco serán lo habitual según a qué horas nos pongamos en marcha. Y si hay una hora fría a lo largo de la mañana es la que coincide, aproximadamente, con el amanecer. La salida del sol marca un punto del día donde es muy posible que, de repente, aparezca una superficie helada de la nada. ¿Por qué?

¿Es un mito, o es cierto que al amanecer hace más frío?

La hora que transcurre a partir de que el sol sale físicamente (desde que lo vemos ya rayando el alba) parece y es la más fría. Pensemos de esta forma, pero de forma simplificada: durante el día, el suelo, el firme, la calzada, cualquier objeto recibe energía del Sol y la almacena en su interior, va ganando temperatura; durante la noche, en ausencia de sol y de su energía, la energía acumulada se pierde, y si la noche fuese lo suficientemente larga, llegaríamos al punto de congelación, y mucho, mucho más frío (teóricamente después de mucho tiempo se podría llegar a cerca del cero absoluto. Por fortuna no da tiempo).

Pero la noche dura unas pocas horas. Justo antes de que el sol vuelva a salir, es el momento más frío atendiendo a ese motivo, pero durante un tiempo que puede variar, pero se aproxima a una hora, la energía de los rayos del sol es tan débil que no se frena esta disipación de calor que se emprende de noche. Solo cuando la inclinación del sol empieza a ser más importante se revierte el proceso.

Además hemos de contar con más elementos, resumidos en la humedad: las gotas de rocío se evaporarán a expensas del escaso calorcito colindante, otros tipos de humedad condensada formarán neblinas o nieblas de consideración… Y las placas de hielo formadas sobre el asfalto tardarán un poco en derretirse, por esto es un momento crítico ese momento del amanecer.

Al amanecer hemos de circular con precaución, entre otras cosas por las temperaturas, que hacen que se formen placas de hielo y que el sol no sea capaz de calentarlas lo suficiente, sobre todo a la salida de túneles o en zonas con sombra. Otros motivos para conducir con precaución son los deslumbramientos por el sol naciente, que no tienen que ver con el frío, pero siempre viene bien recordarlo.

Vía | Physics Forum

Foto | Daniel Weinand

  • Lector Crítico

    Las situaciones de sol bajo y deslumbrante son las peores, bajo mi punto de vista. Se une además que gran parte de la gente tiene las lunas delanteras con tanta suciedad “que podríamos sembrar patatas ahí”.

    • estebano

      Totalmente de acuerdo. Lo mencioné de paso porque referencio a otros contenidos más específicos sobre el tema, pero sin duda la visibilidad es un punto crítico a tener en cuenta, todo el año.