Plan de movilidad y seguridad vial (1), ¿por que?

Plan_mov_1_5

Los siniestros de tráfico o los comúnmente llamados accidentes de tráfico, son un problema que afecta a toda la sociedad, desde los más desfavorecidos hasta las clases más altas. Éste tipo de situaciones son evitables en su mayoría. Y todos podemos hacer algo para evitarlos. Pregúntate, ¿Qué puedo hacer yo para evitar los siniestros de tráfico?

Casi cuatro de cada diez accidentes de trabajo tienen que ver con el tráfico. Por lo que una buena política de prevención de riesgos debe de incluir una buena dosis de seguridad vial.

¿Qué es un accidente de trabajo? Toda lesión corporal sufrida por la persona trabajadora con ocasión o por consecuencia de un trabajo que ejecuta por cuenta ajena. También tendrá la consideración de accidente de trabajo, el sufrido al ir o al volver del domicilio al centro de trabajo.

¿Y un accidente de tráfico laboral? El sufrido por el trabajador tanto al ir y al volver del trabajo a casa, como el sufrido durante su jornada laboral. Si es durante el trayecto de ida y vuelta se denominará “in itinere”, pero si es durante la jornada de trabajo se considerará “en misión”.

Se considera que el 60% de los desplazamientos en día laborable, son producidos por trabajadores y estudiantes. Además, el 80% de estos desplazamientos son por medios fundamentalmente privados y motorizados como coche o moto. Estos datos nos dan una imagen de la importancia de nuestra movilidad.

Con todos estos desplazamientos diariamente, lo raro sería que no ocurriera nada. Pero desgraciadamente sucede. Puede ocurrir por cualquiera de estas causas, que tienen que ver con el factor humano, el factor vía y el factor vehículo. Es en estos aspectos en los que debe de incidir un buen plan de seguridad vial y movilidad.

A grandes rasgos, el factor humano se centra en la aptitud (conocimientos) y actitud del conductor. Actitud que puede ser positiva hacia la seguridad o negativa, tendente hacia la distracción provocada por elementos externos como GPS o el teléfono móvil. Otros aspectos a cuidar desde el factor humano, que muchas veces están relacionados con el trabajo, son el estrés y la fatiga, que provocan una disminución de nuestra capacidad de conducción.

Plan_mov_1_6

En el factor vía y su entorno, se hace hincapié en el diseño de la carretera. Desde el pavimento y anchura, hasta bolardos y barreras protectoras. También en el único aspecto que nada tiene que ver con el humano (aunque alguno pensará que si por aquello del cambio climático), como es la climatología. Nada tiene que ver conducir con hielo, nieve o lloviendo que a pleno sol.

 

Cuando hablamos de factor vehículo, nos referimos al elemento que utilizamos para desplazarnos desde casa hasta nuestro trabajo. Especial atención al triangulo de seguridad, neumáticos-frenos-amortiguadores. La falta de mantenimiento es la que origina la mayoría de accidentes imputables a este factor.

En el fondo, todos los factores tienen que ver con el humano, ya que las decisiones sobre los diseños de las carreteras o si se arreglan o no, las tienen los humanos y en la decisión de si cambiar ahora los neumáticos o si aguantarlos unos kilómetros más, es el hombre el que decide.

Lo que si que es seguro que tiene que ver con el hombre es la gestión del trabajo. Cuando existen normas que nada tienen que ver con la empresa, como por ejemplo el reglamento general de circulación, no se puede o debe pedir al trabajador que ponga en peligro tanto su integridad física como la de los demás, poniendo como excusa la remuneración económica. Esto provoca fatiga y estrés, por lo que nos merma en nuestra capacidad conductora.

Para una empresa también puede tener efectos negativos. Una mala gestión de la seguridad vial puede originar días de baja de un trabajador a cargo de la empresa, aumento de las primas de seguros, coste de la reparación de vehículos, mala reputación, etc…

Pero esto puede no suceder si la empresa crea y mantiene un plan de movilidad y seguridad vial, que debe tener los siguientes puntos:

  • Compromiso de la empresa para reducir la siniestralidad laboral vial
  • Organización de la gestión de la movilidad y la seguridad vial en la empresa
  • Un sistema de información sobre la movilidad y los accidentes viales en la empresa
  • Evaluación de los riesgos de la empresa y medidas de prevención de riesgos
  • Evaluación y seguimiento