¿Piensas en los demás cuando conduces? La empatía, como factor de seguridad vial

Actitudes y empatía en la conducción
empatía.

1. f. Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Cuando hablamos de empatía al volante, nos referimos a una actitud del conductor que tiene mucho que ver con esos principios de la conducción que hemos ido enumerando en los últimos días en Circula Seguro. Confianza, previsión, seguridad y responsabilidad dibujan un escenario actitudinal difícil de entender si no es con una buena dosis de empatía.

El proyecto Attitudes de Audi ha hecho públicas esta semana las conclusiones de un amplio estudio sobre empatía en la conducción que habla de las actitudes de los españoles al volante. Los datos son elocuentes: un 54 % de los conductores españoles son empáticos en su vida cotidiana, pero al volante de sus vehículos un 32 % dejan de serlo y solo un 22 % continúan siendo empáticos.

Sucede con la empatía algo así como con la cortesía, que ya decíamos semanas atrás que se batía en retirada a pasos agigantados. Comprender al otro es una de las virtudes básicas del conductor seguro y eficaz, y de hecho figura entre las bases de la conducción preventiva. Porque, ojo, empatizar no significa decir a todo amén. Significa que conducimos con la mirada atenta y las antenas puestas.

Pero no sólo eso. La empatía se mide también por el mismo patrón de conducta que aquel dicho que reza: “No hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti”, y en ese sentido la pérdida de empatía es lo que ha venido a analizar Attitudes en colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona en un amplio informe titulado La empatía y su influencia en la conducción.

Coche aparcado sobre la acera

¿Conducir más nos hace más empáticos?

El perfil de los conductores españoles que pierden más empatía cuando suben al automóvil corresponde a mujeres que conducen menos de 30 minutos al día y que generalmente van en coche para llevar a los niños a la escuela o para acudir al médico. En situaciones como esas, y ante la necesidad de estacionar el coche por un corto periodo de tiempo, el famoso “momentito“, no les importa dejarlo en doble fila. Así, al menos, es como lo resumen desde Attitudes.

¿Existe una correlación entre la frecuencia de la conducción y el hecho de ser más o menos empáticos? Según el estudio, los conductores menos empáticos son aquellos que usan el coche para llevar los niños al colegio, mientras que los desplazamientos al trabajo y los viajes familiares condensan la mayor cantidad de conductores empáticos.

Por cierto, que para la mitad de los conductores españoles la empatía es un valor positivo para la seguridad vial. Según explican, puede prevenir la siniestralidad vial, facilita la fluidez del tráfico y reduce los incidentes en la circulación. Además, con los números sobre la mesa se aprecia una relación entre conducir de forma empática y conducir de forma segura y con arreglo a las normas.

Parece que somos más o menos conscientes de la importancia de la empatía, y sin embargo las acciones de los conductores poco comprensivos son harto conocidas. Es decir, que se ven a diario: uso de luces y claxon para presionar a otros conductores, adelantamientos por la derecha al circular a una velocidad superior a la permitida, no respetar la distancia de seguridad o conducir con exceso de velocidad son algunas de las infracciones que recoge Attitudes en su trabajo.

Aunque todo guarda una cierta coherencia y aunque parece evidente que una persona que no piensa en los demás poco caso va a hacer a las normas, hay algunos aspectos de todo lo dicho que pueden quedar algo confusos. ¿Es cierto que una persona que conduce poco piensa menos en los demás? ¿Tan importante es la influencia que pueda ejercer sobre ese conductor la falta de hábitos? ¿No es precisamente la falta de empatía el rasgo de alguien que ha banalizado el desplazamiento en coche?

Más preguntas que quedan en el aire. Ese perfil tan marcado, con mujeres que son poco empáticas cuando se ponen a los mandos, ¿es porque en el coche son poco empáticas o porque fuera de él resultan más comprensivas que los hombres y el diferencial es mayor? Sí, cuando nos ponemos en la piel de los demás, cuando somos empáticos, también corremos este riesgo: el de cuestionarnos la realidad de estos datos. Dejando esto a un lado, lo que parece incuestionable es el papel primordial de la empatía en la conducción segura.

Más información | Attitudes
Foto | Jancis Smells, I See Modern Britain
En Circula Seguro | La cortesía, esa gran desconocida en la carretera… ¿y fuera de ella?