¿Piensas en los demás cuando conduces? La empatía, como factor de seguridad vial

Actitudes y empatía en la conducción
empatía.

1. f. Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Cuando hablamos de empatía al volante, nos referimos a una actitud del conductor que tiene mucho que ver con esos principios de la conducción que hemos ido enumerando en los últimos días en Circula Seguro. Confianza, previsión, seguridad y responsabilidad dibujan un escenario actitudinal difícil de entender si no es con una buena dosis de empatía.

El proyecto Attitudes de Audi ha hecho públicas esta semana las conclusiones de un amplio estudio sobre empatía en la conducción que habla de las actitudes de los españoles al volante. Los datos son elocuentes: un 54 % de los conductores españoles son empáticos en su vida cotidiana, pero al volante de sus vehículos un 32 % dejan de serlo y solo un 22 % continúan siendo empáticos.

Sucede con la empatía algo así como con la cortesía, que ya decíamos semanas atrás que se batía en retirada a pasos agigantados. Comprender al otro es una de las virtudes básicas del conductor seguro y eficaz, y de hecho figura entre las bases de la conducción preventiva. Porque, ojo, empatizar no significa decir a todo amén. Significa que conducimos con la mirada atenta y las antenas puestas.

Pero no sólo eso. La empatía se mide también por el mismo patrón de conducta que aquel dicho que reza: “No hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti”, y en ese sentido la pérdida de empatía es lo que ha venido a analizar Attitudes en colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona en un amplio informe titulado La empatía y su influencia en la conducción.

Coche aparcado sobre la acera

¿Conducir más nos hace más empáticos?

El perfil de los conductores españoles que pierden más empatía cuando suben al automóvil corresponde a mujeres que conducen menos de 30 minutos al día y que generalmente van en coche para llevar a los niños a la escuela o para acudir al médico. En situaciones como esas, y ante la necesidad de estacionar el coche por un corto periodo de tiempo, el famoso “momentito“, no les importa dejarlo en doble fila. Así, al menos, es como lo resumen desde Attitudes.

¿Existe una correlación entre la frecuencia de la conducción y el hecho de ser más o menos empáticos? Según el estudio, los conductores menos empáticos son aquellos que usan el coche para llevar los niños al colegio, mientras que los desplazamientos al trabajo y los viajes familiares condensan la mayor cantidad de conductores empáticos.

Por cierto, que para la mitad de los conductores españoles la empatía es un valor positivo para la seguridad vial. Según explican, puede prevenir la siniestralidad vial, facilita la fluidez del tráfico y reduce los incidentes en la circulación. Además, con los números sobre la mesa se aprecia una relación entre conducir de forma empática y conducir de forma segura y con arreglo a las normas.

Parece que somos más o menos conscientes de la importancia de la empatía, y sin embargo las acciones de los conductores poco comprensivos son harto conocidas. Es decir, que se ven a diario: uso de luces y claxon para presionar a otros conductores, adelantamientos por la derecha al circular a una velocidad superior a la permitida, no respetar la distancia de seguridad o conducir con exceso de velocidad son algunas de las infracciones que recoge Attitudes en su trabajo.

Aunque todo guarda una cierta coherencia y aunque parece evidente que una persona que no piensa en los demás poco caso va a hacer a las normas, hay algunos aspectos de todo lo dicho que pueden quedar algo confusos. ¿Es cierto que una persona que conduce poco piensa menos en los demás? ¿Tan importante es la influencia que pueda ejercer sobre ese conductor la falta de hábitos? ¿No es precisamente la falta de empatía el rasgo de alguien que ha banalizado el desplazamiento en coche?

Más preguntas que quedan en el aire. Ese perfil tan marcado, con mujeres que son poco empáticas cuando se ponen a los mandos, ¿es porque en el coche son poco empáticas o porque fuera de él resultan más comprensivas que los hombres y el diferencial es mayor? Sí, cuando nos ponemos en la piel de los demás, cuando somos empáticos, también corremos este riesgo: el de cuestionarnos la realidad de estos datos. Dejando esto a un lado, lo que parece incuestionable es el papel primordial de la empatía en la conducción segura.

Más información | Attitudes
Foto | Jancis Smells, I See Modern Britain
En Circula Seguro | La cortesía, esa gran desconocida en la carretera… ¿y fuera de ella?

  • Elisa

    Hola Josep:

    Tienes mucha razón al hacerte las preguntas del final, porque hay cosas que no me quedan claras tras leer el artículo del link de Attitudes, pero sea como sea, y como bien dices, está más que claro que la empatía es algo fundamental. ¿Cómo no va a serlo? Es que, sinceramente, la pregunta ¿Piensas en los demás cuando conduces? me ha dejado de piedra. Pues claro que sí, y es que si alguien no piensa así mejor que deje el volante. ¿O es que no sabemos que llevamos entre las manos una máquina potencialmente peligrosa? ¿O no sabemos que si vamos a ‘lo nuestro’ y no facilitamos las maniobras de los demás estamos sembrando que otros puedan tener un accidente?
    Vaya, es que los valores éticos me parece que aquí son muy muy importantes.

  • escargot

    Estoy convencida de que precisamente los que banalizan el tema vial (les he dedicado unos cuantos comentarios últimamente) son los menos empáticos de todos con independencia de si cogen mucho el coche y de si han parido. Y también tengo claro que hasta que no te pegas el primer susto gordo no te pones a pensar en serio en esto. Yo, como me he llevado ya unos cuantos, estoy todo el día con el runrún. Pero desgraciadamente eso tampoco garantiza ni empatía ni buen hacer ni nada de nada. Mi elegancia y cortesía van a ratos, según me da.

    El estudio y la estadística, como siempre, me la refanfinflan. :P

  • http://openid.blogs.es/toni22m toni22m

    A vueltas con la empatía y su mala definición por nuestra RAE, ¡qué poco empáticos son estos académicos!. Es conectar con el estado de ánimo del otro, y con sus necesidades, es ponerse en su lugar para actuar en consecuencia antes de que ni siquiera haya obrado. Ser empático es razonar acerca de los otros. ¿Cuántas veces adivinamos lo que va a hacer otro con solo un ligero indicio? Un leve cambio de velocidad, una duda, y la experiencia ya te avisa de que seguramente necesita desviarse y en pocos momentos va a iniciar la maniobra. Si entonces tú ya has levantado un poco el pie cuando la señaliza ya dispone de la distancia para realizarla y ¡oh, maravilla! da la sensación de que el tráfico es fluido y todos conducimos de película. Justo ocurre al contrario si somos impermeables a qué necesitan los demás, al final te hará frenar por mucho que señalice y ¡vaya! el de detrás te sacude a tí. Maldita realidad.

    Lo que no me queda muy claro es que las mujeres sean más o menos empáticas fuera de la conducción. Conduciendo he visto pocas que lo sean verdaderamente y no me refiero a estorbar, eso es caradura sin más, total tampoco las van a poner un ojo morado, me refiero a pensar en los demás como seres con necesidades e intereses, parece que o tienes el derecho o no hay nada que hacer, o ni aún así, qué difícil es hacer la cremallera con algunas de ellas. Pero en la vida normal… me parece que son empáticas cuando les apetece, como los hombres, ni más ni menos.

    Aclaro y disculpad las señoras, pero lo peor que te puede pasar al volante si un día cometes un error es que lo hagas frente a una mujer… será que ellas no se equivocan nunca o así lo parece por cómo se ponen.

    • escargot

      Harías menos mala sangre si el estudio te la refanfinflara como a mí, que te lo digo yo. :P

      No entiendo ese comentario de “hacer la cremallera” pero no suena a maniobra empática. Y eso será igual con unos que con otros… si es una maniobra peligrosa no le va a hacer gracia a nadie que se la hagas independientemente de quién sea.

      Ah, lo peor que te puede pasar al volante si cometes un error es… que tenga consecuencias.

  • escargot

    El martes presencié una maniobra que es todo lo contrario a la empatía entre conductores. Le pasó a la compañera que me llevaba llegando a un peaje. Teniendo varias cabinas para pasar, cuando ella ya encaraba uno de ellos y le faltaba nada para meterse, una furgoneta se metió a toda prisa delante de ella haciendo una pirula. Teniendo cuatro cabinas para pasar.

    ¿Con éstos qué hacemos?

  • amparo19

    Los que desarrollan este concepto de empatía son los exáminadores de tráfico.

  • s63aut

    La gente no piensa en los demás, te cortan el paso cuando sales de un aparcamiento y tienen el semáforo en rojo, no te dejan pasar aunque ellos estén parados, no facilitan las incorporaciones a la vía, cada uno va a lo suyo y el otro que se aguante, aunque resulta que todos somos “el otro” varias veces al día.