Peatónito y la iniciativa personal

Peatónito

Me sonaba haber oído hablar de Peatónito, pero no ha sido hasta hoy que he leído su historia. Es un superhéroe que defiende al peatón en México D.F., ciudad en la que cada año fallecen 500 viandantantes a consecuencia del tráfico. Su lema es el que sigue: “El enmascarado que defiende a los chilangos de los autos y de la pésima infraestructura peatonal”.

Y todo parte de una iniciativa personal, la de Jorge Cáñez, un estudiante de Urbanismo de 26 años que un buen día decidió crear este personaje que se encarga en reñir a los conductores infractores. Todo, con mucho humor. Más allá de lo anecdótico, el caso de Cáñez nos sirve para reflexionar alrededor de las propuestas sobre Seguridad Vial que realiza una persona cualquiera, esos a los que algunos medios denominan falsamente personas anónimas.

Entre las acciones de Peatónito están el respeto al paso de peatones y a las aceras, y quizá no sea casual que un personaje como Peatónito surja en México, un país en el que existe un elevado nivel de corrupción policial. De hecho, el mismo Cáñez justifica así la existencia de su criatura fantástica:

Buscamos imponer sanciones morales como alternativa a un sistema policiaco corrupto que no pone multas. Algo sencillo y divertido que se comprenda por los automovilistas.

Peatónito

La iniciativa personal en la resolución de un problema social

Las formas son humorísticas, pero como buena sátira estas acciones de Peatónito esconden un fondo dramático que da bastante que pensar. De entrada, es más que loable que una persona particular tenga iniciativas encaminadas a la resolución de un problema que afecta a todo un colectivo, en este caso millones de personas. Es positivo porque Cáñez, con su personaje, demuestra su nivel de compromiso con la sociedad en la que vive.

Pero, ¿hasta qué punto es lógico que sea una persona, un particular, quien deba afrontar un papel educador como este ante la pasividad de gobernantes y demás autoridades. Sí, que esto se desarrolle en México D.F. es paradigmático, pero no podemos hablar de un caso aislado. Ya de vuelta a nuestro país, ¿cuántas iniciativas particulares no habrá, en materia de Seguridad Vial, que se realicen sin apoyo institucional alguno?

De hecho, visto así, los cariñosos toques de atención que otorga Peatónito no van dirigidos exclusivamente a los conductores, sino también a aquellas autoridades que deberían estar realizando un cierto papel en la Educación Vial de los ciudadanos y no lo llevan a cabo.

Peatónito

Cuando la iniciativa ciudadana responde a una conciencia personal, estamos ante una conducta irreprochable. Pero cuando esa iniciativa ciudadana, además, se fundamenta en la dejación de quienes deberían llevar a cabo ciertas funciones, la conducta sigue siendo irreprochable, pero el terreno se vuelve resbaladizo.

Afortunadamente, el mundo cuenta con Peatónito, que incluso está disponible en redes sociales desde hace ya muchos meses sin que nadie le lleve la cuenta en Twitter. Un poco como Juan Palomo: él se lo guisa, él se lo come. ¿Qué otra opción tiene?

Desde este mensaje, emitido el 10 de agosto de 2012, Peatónito no ha dejado de denunciar los desmanes de los conductores de su ciudad. Y lo que le queda todavía al superhéroe.

Vía | Yorokobu
Contacto | @peatonito en Twitter, Peatónito en Facebook
En Circula Seguro | #Yoaúntengoesperanza: ‘No es otro spot de la DGT’, pero ayuda (y mucho) a concienciar

  • Elisa

    Josep: ¡yo me copio la idea para un bicitónito!

    • Josep Camós

      Pues hala, ya sabes: una capa… ¡y a volar! 🙂

  • escargot

    Muy curiosa la idea. Aunque muchos se lo tomarán a broma no es para hacerlo. Espero que consiga concienciar a mucha gente.

    En España también hay iniciativas particulares para mejorar el tema vial: inventores a los que nadie hace caso, guardias a los que expedientan y acosan por su compromiso con la seguridad vial…

    Ojalá se les hiciera caso.

  • Daniel Mora

    Hola Peatonito, me has dejado sin palabras.. lo que haces es increíble..!
    Muchas felicidades..!!