Este sistema aplica la velocidad óptima para pasar todos los semáforos en verde

Semáforos en verde

Nos situamos en un período revolucionario de la historia de la movilidad y el transporte. Desde las perspectiva de la seguridad vial, la aplicación de las nuevas tecnologías está permitiendo pensar en un futuro panorama en el que los incidentes relacionados con el tráfico se reduzcan a niveles anecdóticos.

Esta carrera tecnológica se encuentra en la actualidad concentrada en avanzar en las diferentes fases previas hasta la consecución de la conducción autónoma plena. El camino incluye la introducción e integración de diferentes sistemas que nos beneficiarán antes de llegar a la mencionada meta del coche autónomo. Entre los avances, se encuentra aquellas soluciones que buscan optimizar la relación existente entre el tránsito y los semáforos.

Hay varios fabricantes en la industria de la automoción trabajando en esa línea. El último en anunciar sus logros ha sido Ford. La marca probando un nuevo tipo de aplicación para automóvil bautizada como Green Light Optimal Speed Advisory, que podemos traducir como Asistente de velocidad ideal de paso de semáforos en verde.

El sueño de pasar todos los semáforos en verde

El sistema promete realizar por sí mismo una gestión en tiempo real de los semáforos y los tiempos en que muestran la luz verde. Esta gestión de la información permitiría analizar los datos y regular la velocidad para pasar en verde todos los semáforos que encontramos en la ruta en cuestión se tome.

De momento, ya existe un proyecto piloto para aplicar la tecnología en condiciones de conducción reales. Se probará en los coches conectados con sistema de conducción autónoma del organismo británico UK Autodrive. Se trata de un consorcio de empresas apoyadas por las autoridades de Reino Unido que busca la integración de la conducción autónoma en las carreteras de ese país. Para lograr esto se han invertido hasta 25 millones de euros de presupuesto.

Smart driving en las smart cities

Los beneficios de un sistema así se extienden a diferentes campos. Según el supervisor de tecnologías de asistencia a la conducción del departamento de I+D de Ford en Estados Unidos, Christian Ress:

Una de las cosas más incómodas a la hora de conducir es toparse con los semáforos en rojo de forma continuada y mucho más cuando la conducción es para ir al trabajo o al regresar a casa tras una jornada llena de estrés. Por eso, permitir a los conductores pasar los semáforos en verde también equivale a tener una ruta mucho más amable y fluida que ayudará a mejorar el tránsito y a ofrecer reducción significativas de dióxido de carbono y consumo de combustible.

La promoción de Ford de su nuevo sistema culmina cuantificando el tiempo que nos pasamos parados a lo largo de nuestra vida en atascos: hasta 72 días de media a razón de 40 minutos diarios por culpa del tráfico lento.

¿Es necesario un sistema inteligente de paso de semáforos?

Sistema de gestión de semáforos

Sobre el papel la introducción de un sistema así sería muy beneficiosa. En Circula Seguro os hemos hablado en alguna ocasión del tiempo que nos pasamos conduciendo y qué significa en términos de estrés, economía o impacto urbano. De este modo, los estudios muestran que cerca del 1% del PIB europeo se pierde por culpa de los atascos.

No es, por tanto, una cuestión baladí. Además, la proyección del crecimiento de los atascos no son, en la mayoría de grandes ciudades, esperanzadoras. Todo lo contrario, se espera que el tiempo que se pierde consecuencia del tráfico lento siga en aumento.

Un sistema así concuerda con el idea de smart city para permitir una gestión del tráfico más eficiente que ahorre tiempo, combustible y estrés y, beneficiando consecuentemente, en términos de seguridad vial. Sería además un gran aporte para reducir los niveles de contaminación que se están convirtiendo en un grave problema de salud pública en todo el planeta.

La evolución del tránsito urbano

Veremos qué le depara el futuro a esta nueva tecnología en ciernes. Lo cierto es que no es la primera que se insinúa que estamos cerca de un sistema así. En 2014 el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) desarrollaba un algoritmo que tenía en cuenta todas las variables globales que existen en el tránsito urbano. El objetivo era el mismo, el de establecer secuencias de paso ideales de los semáforos por parte de los vehículos.

Lo que parece claro es que este tipo de tecnologías se irán sucediendo en los próximos años, con márgenes de introducción en intervalos cada vez más breves. La conducción autónoma, a fin de cuentas, será tan solo un aspecto más de lo que nos espera para la próxima década en el campo de la automoción. El objetivo final no será solo nuestra comodidad, sino además que el accidente de tráfico se convierta en una excepción.

En Circula Seguro | El coche autónomo da un paso más con una tecnología que detecta señales del cerebro

Imágenes | iStock/snvv e iStock/RossHelen