¿Pagamos más multas los españoles que el resto de europeos?

Pagamos más multas en España que en Europa

Existe una creencia general de que los españoles pagamos más por las multas que nuestros vecinos europeos. Y cuando se demuestra por cifras que esto no es así, se justifican las mayores cantidades de otros países por su mayor nivel de renta. Hoy vamos a ver que ni lo uno, ni lo otro.

Diferencias en los límites de velocidad entre los países europeos

En Europa podemos encontrarnos a día de hoy algunas iniciativas encaminadas a armonizar los límites de velocidad en todos los países miembros de la Unión. Algunos defienden la necesidad de ampliar el marco legal común, que ya ha logrado que las multas no conozcan fronteras desde hace más de diez años, y la armonización integral de las normativas de circulación, que ya ha conseguido que en Europa tengamos unos índices de seguridad vial relativamente similares.

Sin embargo, otras cuestiones apuntan a que esta armonización de los límites de velocidad es claramente desaconsejable desde el punto de partida de que las condiciones de mantenimiento de la red viaria sí pueden ser muy distintas de un país a otro. Igualmente distintos son los comportamientos de los conductores europeos, y la forma que tienen de aplicar sus restricciones de velocidad (el caso más recurrente es el de Alemania).

A pesar de ello, podemos afirmar que existe cierta armonización de facto en los países europeos, con límites que rondan los 50 km/h para vías urbanas, entre 80 y 100 km/h en vías secundarias, y entre 110 y 130 km/h para autopistas y autovías. Por otro lado, además del archi-debatido caso de las autobahnen alemanas, encontramos otros especialmente restrictivos como el de Letonia, que recientemente ha pasado de 90 a 100 km/h en carreteras secundarias y autovías indistintamente.

¿Mayores sueldos, mayores multas?

Pagamos más multas en España que en Europa

En cuanto a la cuantía de las multas por superar estos límites, sí podemos encontrar una enorme disparidad. El caso que más salta a la vista es el de Noruega, que pueden llegar a pagar entre 700 y más de 900 euros (al cambio), teniendo en cuenta además que sus límites de velocidad son más estrictos de lo normal (50, 80 y 110 km/h). Aunque no tenga una relación directa, hay que recordar que Noruega no es país miembro de la Unión Europa, lo que le concede una cierta mayor libertad a la hora de desarrollar políticas fiscales.

Tras Noruega encontramos otros países de alta renta per cápita como Suiza, o de la región báltica como Dinamarca, Suecia o Estonia. En este último caso, las multas (entre 190 y 390 euros) resultan especialmente gravosas a sus ciudadanos por la menor renta per cápita del país.

En el extremo opuesto destaca Albania, que parece contar con una multa única de 20 euros (al cambio), aunque la baja renta per cápita del país y el hecho de que no forme parte de la UE podría explicar en parte esta laxitud en las infracciones. También son especialmente bajos en los países centroeuropeos como Austria, Polonia o República Checa (entre 20 y 50 euros) aunque con más disparidad en las infracciones por superar los límites en +41 km/h.

Pagamos más multas en España que en Europa

En multas por otro tipo de infracciones al volante, destacan igualmente Noruega, donde adelantar en tramos de adelantamiento prohibido puede costarte más de 700 euros, y Estonia, donde saltarse un semáforo en rojo te acarreará una multa de 800 euros. Holanda por su parte es el país donde está más penado el uso del teléfono móvil sin manos libres, unos 230 euros, aunque en este caso las diferencias son menores.

Los que menos deben pagar por estas infracciones son nuevamente países como Albania y Bulgaria (fuera del marco de la Unión), y de Centroeuropa como Polonia, Austria o Alemania.

España: multas contenidas pero un sistema estricto

Pagamos más multas en España que en Europa

En España estamos situados en un confortable puesto medio entre los países europeos. Los límites de velocidad son los habituales entre los países de nuestro entorno, y sólo unas pocas diferencias poco significativas nos separan de nuestros países vecinos de Portugal y Francia.

En cuanto a las multas, tampoco destacamos entre los países de nuestro entorno, pagando apenas un 13% menos que la media europea. Sí destacamos por el descuento del 50% que se nos aplica a los españoles (es imprescindible contar con la nacionalidad) si pagamos la multa en el momento o dentro de los primeros veinte días naturales desde la recepción de la notificación. Este tipo de descuento sólo lo podemos encontrar en Eslovenia, también con un 50%, y en Francia, con una reducción de 45 euros del total.

Por otro lado, nuestro país cuenta con unas buenas cifras de siniestralidad vial, comparadas con las del resto de Europa, situándonos en el cuarto país con mejor seguridad vial de la Unión. Buena parte de este éxito se debe a que España es un país con una política de seguridad vial relativamente estricta comparada con el conjunto de Europa, y con medidas avanzadas que nos equiparan a los países del norte de Europa. El carnet por puntos, la extensa red de radares y el buen trabajo de información para turistas de las autoridades competentes (como los canales en inglés de la Guardia Civil) son algunas de las cosas que destacan nuestros vecinos europeos de nuestro país.


Imágenes | iStock/kzenon | iStock/barbacane61 | iStock/dolgachov | iStock/miszaqq | iStock/photitos2016

En Circula Seguro | La seguridad vial en Europa de un vistazo: ¿qué hay de España? | Las multas ya no tienen fronteras | Guía para moverte por las carreteras de Portugal