Otro choque más en la N-340: Fomento actúa, pero tarde

Problemas de señalización en la N-340 a la altura de Altafulla

Supongo que todos recordamos aquella colisión sucedida el pasado mes de marzo en Tarragona, en la N-340. Una conductora sin permiso de conducir invadió el sentido contrario con su turismo y chocó contra un camión. Ella y sus tres acompañantes, dos de ellos niños, murieron, y aunque estaba clara la irresponsabilidad de la conductora, vimos que la señalización podía inducir a error.

Tenía pensado volver a hablar de esto, ya que el tema era llamativo. Lo estuvimos viendo con nuestro amigo y colaborador, Pep Serra, que conoce la zona al dedillo, y con un ingeniero y auditor de seguridad vial que nos lee habitualmente. Y mientras íbamos documentando una posible segunda parte para aquel artículo… el pasado fin de semana sucedió allí otro episodio igual de lamentable. Un camión y un turismo chocaron, falleció uno de los ocupantes y resultaron heridos otros tres.

Reconozco que en mi anterior post sobre este asunto me fui directo a por la conductora, que no respetó la línea continua que separaba los sentidos de la circulación. Rectifico ahora, y no por lo sucedido hace escasos días ya que el conductor dio positivo en alcoholemia y ese argumento pasa por encima de todo lo demás, sino por la evidencia de que en este tramo hay algo que no funciona. En enero hubo otra colisión mortal más, de tintes parecidos. Enero, marzo, abril… Siete fallecidos en lo que va de año.

¿Qué ocurre con las señales de la N-340?

Ver mapa más grande

De entrada, con la ayuda de nuestro amigo ingeniero y auditor de seguridad vial, vemos un cierto exceso de señales en la zona que, unido a la ubicación del pórtico que las sostiene, puede inducir a un error de apreciación visual. Dice la Norma 8.1-IC sobre señalización vertical en su punto 5.2.1 que:

la divergencia o salida específica se señalizará mediante carteles flecha para salida inmediata. Así mismo (sic) en determinados casos, se podrá confirmar el itinerario que se sigue si no se toma la divergencia o salida.

¿Era necesaria por lo tanto la señal de dirección propia hacia Tarragona? No, ni tampoco obligatoria. “Se podrá confirmar el itinerario que se sigue” no marca una obligación para el titular de la vía, máxime si tenemos en cuenta que 200 metros atrás ya existe una preseñalización que indica la dirección propia de la vía si no se abandona por la próxima salida. ¿Realmente alguien piensa que es necesario recalcar tanto que siguiendo por esta vía, más allá de Altafulla, se llega hasta Tarragona y Castellón?

¿Qué ocurre con la salida de Altafulla?

Problemas de señalización en la N-340 a la altura de Altafullla

Pero hay más. Si uno pasa por la zona, aunque sea a golpe de Google, puede llegar a preguntarse si ese era el mejor lugar para emplazar una salida, justo en el mismo punto de una curva sin visibilidad suficiente y con un grado de curvatura más que respetable. Tanto es así que incluso el carril de deceleración que vemos es… raro. La Norma 3.1-IC sobre trazados de las vías, indica que:

los carriles de deceleración serán, en general, de tipo paralelo. Excepcionalmente, previa expresa justificación, podrán ser de tipo directo, con curvaturas progresivamente crecientes.

Traduzco. Siempre que sea posible, un carril de deceleración debe comenzar de forma paralela a la vía principal. Y si no es posible, se hará de manera directa pero formando una clotoide, una curva que se cierra de forma progresiva, para que así el conductor tenga tiempo de adaptar su comportamiento, especialmente moderando la velocidad.

Dice el refrán que de donde no hay, no se puede sacar. Y en este caso, alguien optó por sacar de donde no había. Se buscó una suerte de solución híbrida que resulta ser poco resolutiva. Me monto un carril de deceleración en paralelo pero curvándose un poco más allá y, para conseguirlo, le resto metros de anchura a la vía principal, que por el margen derecho no me queda sitio. Uno le daría el premio Pepe Gotera del Año al artífice de todo esto si no hubiera tanto dolor de por medio.

Medidas tardías e insuficientes

¿Se podía haber hecho algo antes? Rotundamente, sí, y no fueron pocas las oportunidades que hubo. Quien vio en el proyecto una salida de estas características, quien marcó la calzada según lo previsto, quien montó el pórtico con la señalización… ¿Ninguno de estos equipos de trabajo, que se dedican profesionalmente a estos menesteres, advirtió que la cosa no funcionaba?

Quizá lo más triste del caso es considerar que una correcta auditoría de seguridad vial previa a la puesta en servicio de la vía habría detectado este problema. Este tipo de auditorías no se han hecho obligatorias hasta este pasado mes de marzo, con el Real Decreto 345/2011, y de momento sólo se aplican a las carreteras de la Red de Carreteras Transeuropea:

Las auditorías de seguridad viaria consistirán en una comprobación independiente pormenorizada, sistemática y técnica de la seguridad de las características del diseño de un proyecto de infraestructura viaria por parte de auditores de seguridad viaria debidamente acreditados. Su objetivo consistirá en identificar los potenciales problemas que pudieran afectar a la seguridad a fin de que se adopten las medidas que resulten viables para eliminar o paliar dichos problemas y (…) formarán parte integrante de los procesos de proyecto y construcción de una carretera nueva y de modificación sustancial de una carretera ya existente en las fases de anteproyecto, proyecto de trazado, proyecto de construcción, previa a la puesta en servicio y en la fase inicial en servicio.

Esta semana, tal y como vemos en esta foto de El Periódico, se ha dado a la zona un lavado de cara que incluye el replanteamiento de los arcenes para dar más espacio a los carriles y así evitar la solución que se adoptó en su momento, también se ha reforzado la división de sentidos con una isleta, con un cebreado que se ve más que la línea continua que había antes, e incluso se han desplazado las señales sobre el pórtico, hacia la derecha de la vía.

¿Es suficiente con esto? Rotundamente, no. Algunos líderes políticos han pedido el desdoblamiento de la carretera para zanjar el problema de raíz, pero de momento sólo hay presupuesto para la pintura blanca, que en las fotos queda muy resultona. ¿Qué pasará cuando el asfalto y el cebreado pierdan color, comience a llover y no se distingan? Y, por otra parte, uno se pregunta qué pasará cuando alguien necesite emplear los arcenes, que ahora quedan reducidos a la mínima expresión.

Balizas cilíndricas

Desde el primer momento, y de forma intuitiva, Pep Serra me habló de las balizas cilíndricas como un buen refuerzo para las marcas viales que delimitan los sentidos en esta zona tan compleja y que carece de espacio para montar una mediana en condiciones. Hombre, lo de las balizas pinta bien. Estamos acostumbrados a verlas en muchos emplazamientos y la verdad es que cumplen con su cometido de forma más que aceptable.

Consulto con nuestro ingeniero amigo y está de acuerdo con Pep, aunque me confirma que, de momento, no hay una normativa sobre este tipo de balizamiento, en el sentido de que no hay nada escrito sobre cuándo son o no procedentes, y mucho menos obligatorias, las balizas cilíndricas. De hecho, lo poco que hay escrito todavía anda en pañales y únicamente se refiere al uso de estos elementos en las salidas y acaso en las bifurcaciones, pero no a la hora de delimitar sentidos cuando no hay espacio para hacerlo con medios más vistosos y efectivos.

Total, que uno hace balance de todo lo sucedido, mira fotos, relee correos, analiza los datos, se topa con todos los fallecimientos que tiene sobre la mesa, y se queda pensativo. ¿No tenéis la sensación de que la parte normativa de todo esto va muy lenta?

Foto | Google Maps

En Circula Seguro | Choque en la N-340, ¿punto negro, imprudencia o ambas?, ¿Pasan nuestras carreteras la ITV?