Operación Primero de Agosto, 2,7 millones de desplazamientos previstos y una sola misión: llegar

Atasco de tráfico

Martes, 31 de julio, 15 horas. Una legión de conductores y acompañantes emprenden su camino en lo que la DGT denomina cíclicamente Operación Primero de Agosto. Las huestes están preparadas. Se prevén 2,7 millones de desplazamientos. La campaña durará hasta la medianoche del miércoles, 1 de agosto. Para entonces, la gran mayoría de los desplazados habrán logrado su objetivo: llegar.

En esta ocasión, los vehículos cuyos conductores se trasladan a su lugar de veraneo chocan en tiempo y lugar con las tropas que regresan a sus casas después de un caluroso mes de julio que les ha servido de descanso vacacional. La concentración de desplazamientos es especialmente conflictiva.

Atasco de tráfico

¿Cuáles son las peores horas para viajar?

Se espera que las peores horas para salir a la carretera se den entre las 16 y las 23 horas del miércoles en los puntos de salida de las grandes ciudades. La DGT estima asimismo algunos movimientos de regreso en esa misma franja horaria por la afluencia de conductores que finalizan sus vacaciones y esperan hasta el último momento para volver.

Finalmente, el escenario de la Operación Primero de Agosto tendrá otros protagonistas: los que se mueven a diario por las calles y carreteras de nuestro país para trabajar, ya que el relevo vacacional se realiza este año en plena semana, en días laborables.

Ya en el día 1 de agosto, se espera que los peores momentos lleguen entre las 9 y las 14 horas. La DGT no ha dudado en calificar de “importantes movimientos” los que tendrán lugar entre las horas descritas. Se prevén retenciones en los puntos de salida de las grandes ciudades y también en las carreteras que llevan a las zonas turísticas de la costa y de descanso.

Según auguran también desde Tráfico, estas retenciones acompañarán a los desplazados a lo largo de todo su recorrido, acentuándose los problemas a medida que avance la mañana y despuntando ya en los lugares de destino. Será necesario por lo tanto armarse de una buena dosis de paciencia.

Destino de vacaciones

Todo esto, que parece el comunicado de un parte de guerra, no es más que la retórica que año tras año se repite y se transmite desde los despachos de la DGT vía despachos de agencias al país entero. Y año tras año las operaciones Salida, Retorno, Primero de Agosto y demás se traducen en decenas de siniestros viales que son siempre evitables.

Para que la Operación Primero de Agosto no pase a ser una guerra contra la vida, recordemos algunas pautas básicas:

  1. Preparar el viaje estableciendo puntos de descanso cada 200 km o cada 2 horas.
  2. Elegir una hora poco conflictiva para la salida.
  3. Descansar antes de viajar.
  4. Elegir ropa cómoda para el viaje.
  5. Hidratarse a lo largo del viaje. Con agua. Y comer de forma ligera.
  6. Descansar durante el viaje de forma suficiente.
  7. No echar cuenta de lo que marque el reloj. Estamos de vacaciones.
  8. No echar cuenta de posibles conflictos con conductores absurdos. Esos no hacen vacaciones.
  9. Prestar atención a la carretera. Anticiparse.
  10. Recordar siempre que lo importante es llegar.

Foto | Rinzewind, epSOS.de Miroslav Krejcirik
En Circula Seguro | Llegan las vacaciones y la primera campaña de tráfico del verano 2012

  • nomar55

    Jamás he comprendido -y creo que tampoco llegaré a comprender- por qué la gente se empeña en salir de vacaciones el 1 de agosto y regresar el 31.

    • Alfa QV

      Yo también me lo pregunto, desde luego no se puede ser más borrego. ¿Tanto problema hay en salir el día antes o unos días después? Además con el tráfico que hay a esas horas críticas la gente se retrasa más y luego se pisa más. Es un círculo vicioso.

      • escargot

        Si dependiera de mí y no de una mezcla perversa de los días de fiesta de mi hermana y las alergias de mi novio podría elegir un día más normal para volver que el día 1, que es justo cuando vuelvo. En mi caso sí que hay problemas: ni podemos irnos antes ni podemos quedarnos más días. Ojalá dependiera de mí.