Ojo al paso a nivel

paso-a-nivel.jpg
Los pasos a nivel no formaron parte de mi vida hasta hace bien poco. Siempre me parecieron un sinsentido y un lugar donde cuando todo sale mal, sale muy mal. Si hay cualquier incidencia en un paso a nivel y pasa un tren… adiós, muy buenas. No se trata solo de fallos de los conductores, distracciones, situaciones del tipo “da tiempo de sobra”, sino también de que el paso a nivel esté correctamente señalizado y cumpla bien su función.

Buceando por la red me encontré un vídeo en el que al principio todo son risas, parece incluso una cámara oculta, pero hacia el final del mismo asistimos a lo que en inglés se conoce como “close call”. O sea, “te fue por un pelo, chato”. Aviso de que en el vídeo no se ve ningún alcance, lesión, ni nada similar. Pero es un vídeo muy gráfico de cómo podemos fastidiarla muy seriamente si nos tomamos los pasos a nivel a la ligera. Veamos ahora el vídeo.

Vemos muchos casos diferentes: desde que la señalización del paso a nivel actúa sin previo aviso y caza al conductor “fuera de juego”, pasando por el conductor impaciente que se carga la valla porque no se ha levantado cuando considera que debería haberlo hecho, el conductor del camión que ignora la señalización y pasa como un elefante en una cacharrería, y el conductor que esquiva las vallas y se expone miserablemente a un topetazo por parte del tren que pasa.

Todos los casos son, por decirlo de alguna manera, esotéricos. No parece haber demasiado respeto por el paso a nivel en casi ninguno de los casos, y de hecho el mismo paso se repite en varias escenas. Para mí, los más graves son los casos de desprecio por la señalización: el camión rojo que pasa como si nada, y el coche negro que se salva de la cogida por un pelo. Incluso el coche es desplazado por el roce con el tren, y mientras el copiloto huye despavorido, el conductor espera pacientemente a que se pueda seguir con la circulación. Demencial.

Los pasos a nivel son algo incómodo en la carretera. Yo siempre paso con “las orejas para atrás”, confiando en que no haya ningún error en la coordinación de la valla y la señalización, con el tren que puede venir. Hay que tener presente cómo actuar ante un paso a nivel:

  • Extremar siempre la prudencia y reducir la velocidad.
  • El cruce de la vía férrea debe realizarse sin demora, y seguros de que no existe riesgo de quedarse inmovilizado sobre ella.
  • Si por razones de fuerza mayor un vehículo quedase detenido sobre la vía, o bien parte de su carga, deberá proceder a desalojar el vehículo y a despejar el paso en el menor tiempo posible. Si no fuese posible habrá que encontrar la forma de señalizar y avisar a los conductores y también al maquinista del peligro que se encontrarán.

Evidentemente, lo que no se puede hacer en un paso a nivel es jugársela, ni tener prisa. Situaciones como las que hemos visto en el vídeo parecen de chiste así vistas, pero no hay mucha diferencia entre este vídeo y otro en el que los coches y camiones fuesen alcanzados por un tren.

Foto | Jordi Verdugo