Nuevo sistema de auxilio en carretera para motoristas

motos.jpeg
Considero que la seguridad de los motoristas es un tema candente en todo el tinglado (en el mejor sentido de la palabra) de la Seguridad Vial, y lo es por la desprotección del motorista cuando sucede un accidente, cuando se pierde la adherencia de la moto, cuando se cae al suelo y se tiene la mala fortuna de sufrir una lesión.

En casos así, las probabilidades de que la asistencia llegue tarde pueden ser bastante elevadas, siempre dependiendo de dónde ocurra el accidente. En los desplazamientos por carretera esas opciones son especialmente evidentes. Precisamente, para tratar de minimizar los tiempos de actuación de los servicios de emergencias se diseñan sistemas como el que se ha patentado recientemente, un sistema de auxilio en carretera para motoristas.

El mecanismo dispone de sensores que son capaces de discriminar entre otras cosas la gravedad de un impacto, y además, para nota, el sistema puede detectar conducción digamos “peligrosa” o inestable y avisar al piloto de que varíe su rutina. Los inventores del sistema lo explican perfectamente:

Ocurre el accidente, tanto el motorista como el acompañante caen al suelo y se efectúa una llamada telefónica y un mensaje al filtro. El filtro recoge todos los datos y trata de contactar a través del intercomunicador del casco con el motociclista. Si no responde en un tiempo prudencial, se pone en marcha todo el protocolo de asistencia.

El dispositivo electrónico conlleva un aumento en la calidad de la asistencia médica y una disminución en el tiempo de respuesta

Creo que sistemas como estos son necesarios. La normalidad, el día a día de los motoristas no es peligroso de por sí, pero en caso de accidente las cosas se pueden poner feas. Es una realidad, y las posibilidades tecnológicas son lo que nos permiten disponer de un dispositivo capaz de detectar y avisar, un dispositivo que además sea fácil de instalar y fiable. Esto último no lo puedo saber porque no lo he probado (cosa que, por otro lado, creo que nadie quiere probar), pero sí que me quedo con el avance en prevención y la mejora en tiempo de reacción. Sin duda positivo.

Más información | Noticias de la ciencia
Foto | eduardo.robles