Su nombre es Graham y puede soportar cualquier accidente de tráfico

graham
Los humanos, en muchas ocasiones, nos creemos invencibles y también inmortales. Cuando escuchamos cifras y porcentajes de accidentes o enfermedades no les prestamos mucha atención, como si tuviéramos totalmente asegurado que a nosotros, o al alguien muy cercano, no nos pudiera ocurrir.

La realidad es muy distinta y nadie está totalmente a salvo de cualquier desgracia, por muy pocas posibilidades que tengamos de sufrirla (¿Qué probabilidad tienes de sufrir un accidente de tráfico?). Aprovecho para recordarte que en 2015 hubo 1.126 fallecidos en nuestras carreteras por accidentes de tráfico, más de tres muertes al día de media.

¿Podemos ser nosotros uno de esos más de 1.100 fallecidos? Sin duda, a no ser que nuestra anatomía sea como la del protagonista de estas líneas. Se llama Graham y es una recreación de cómo sería un cuerpo humano capaz de soportar a ciencia cierta un accidente de tráfico. Se ha construido por encargo de la “Comisión de Accidentes de Transporte” australiana (TAC) y se expone en la Biblioteca del estado de Victoria, Australia, hasta el próximo día 8 de agosto, que empezará una ruta por distintos lugares de Victoria.

La idea que llevó a las competencias australianas a encargar la creación de Graham era, ni más ni menos, realizar una campaña de concienciación en la que hacer ver a todos los usuarios de las vías que ningún humano tenemos una constitución capaz de sobrevivir a cualquier accidente, siendo nuestro protagonista muy diferente a nosotros. Además, gracias a la tecnología que incorpora, podremos ver su composición interior con la realidad aumentada.

Como vimos y explicamos detenidamente la pasada semana en el artículo sobre “¿Sabes cómo mata un accidente?”, lectura más que recomendada para conocer mejor el por qué de las formas de Graham, los humanos no somos perfectos y es muy sencillo resultar heridos o fallecer en un choque por muy seguro que sea nuestro vehículo.

graham (2)

Graham sobreviviría en condiciones en las que un ser humano real moriría, pero para ello cuenta con un cuerpo que bien parece salido de un monstruo de una película de terror. Su cabeza es de muy grandes dimensiones y tiene una forma similar a la de un casco, no tiene cuello para evitar la rotura de la médula espinal y los pies tienen una forma retorcida y de gran tamaño. Por no hablar de las costillas, que cuentan con una forma y volumen bastante peculiar para eliminar las posibilidades de sufrir alguna fractura. Los materiales utilizados para su construcción son silicona, fibra de vidrio, diferentes resinas y cabello humano.

El director general del TAC, Joe Calafiore, explicaba en sus declaraciones que “la gente puede sobrevivir cuando choca contra un muro o una pared, pero cuando hablamos de colisiones de vehículos, la velocidad es mucho más rápida, las fuerzas proyectadas son mayores y las posibilidades de supervivencia mucho más bajas”, añadiendo también que “los coches han evolucionado mucho más rápido que los humanos y Graham nos ayuda a entender por qué tenemos que mejorar todos los aspectos de nuestro sistema de carreteras para protegernos de nuestros propios errores”.

Una gran campaña de concienciación que se ha hecho viral en Australia y que seguro está llegando a más personas de las que se habían pensado. Todo un acierto.

En CirculaSeguro | Ford crea los cinturones de seguridad con airbag
En CirculaSeguro | Accidentes, consecuencia de velocidad y errores