No te pases de la línea

Stop con linea de detención

No sé si recordaréis que hace unos meses un aficionado a los churros se saltó un stop y se estampó contra la puerta trasera izquierda de mi coche. Ocurrió en mi propia calle, así que cada vez que cojo el coche paso por allí, tanto al irme y al volver.

No es que haya quedado traumatizado, la verdad es que no fue nada, pero no puedo evitar prestar una atención especial al atravesar el cruce en cuestión.

Como suele pasar en todo buen pueblo pequeño, las calles que confluyen en ese lugar son muy estrechas, la ubicación de los diferentes edificios no se diseñó pensando en el tráfico rodado (a veces, me pregunto si pensaban en algo, la verdad). Sobre todo mi propia calle, que es de doble sentido, pero con numerosos estrechamientos donde dos coches no pueden pasar a la vez.

Sin embargo, contra lo que suele ser habitual, la señalización del cruce es bastante adecuada. Los vehículos que vienen por la calle transversal, que es de sentido único, tienen un stop. El artículo 151.2 del Reglamento General de Circulación dicta cómo debe uno comportarse ante dicha señal

La nomenclatura y significado de las señales de prioridad son los siguientes:

(…)

R-2. Detención obligatoria o stop. Obligación para todo conductor de detener su vehículo ante la próxima línea de detención o, si no existe, inmediatamente antes de la intersección, y ceder el paso en ella a los vehículos que circulen por la vía a la que se aproxime.

Si, por circunstancias excepcionales, desde el lugar donde se ha efectuado la detención no existe visibilidad suficiente, el conductor deberá detenerse de nuevo en el lugar desde donde tenga visibilidad, sin poner en peligro a ningún usuario de la vía.

Sí, ya sé que es soporífero, pero lo que dice me parece de sentido común. La filosofía del asunto es que los stops se colocan en cruces donde es tan difícil observar el tráfico que incluso adentrarse unos centímetros sin mirar puede ser peligroso.

Por lo general, debemos avanzar hasta el borde de la intersección, sin invadirla ni siquiera unos centímetros, y observar desde ahí. Pero, a veces, la propia señalización es tan amable de analizar la situación por nosotros y nos dice el punto hasta el que podemos avanzar con total seguridad. Para eso sirve la línea de detección de la que menciona el artículo anterior. El artículo 168 amplia la información

Marcas blancas transversales.

La nomenclatura y significado de las marcas blancas transversales son los siguientes:

1. Marca transversal continua. Una línea continua, dispuesta a lo ancho de uno o varios carriles, es una línea de detención que indica que ningún vehículo o animal ni su carga debe franquearla en cumplimiento de la obligación impuesta por una señal horizontal o vertical de detención obligatoria, una señal de prohibición de pasar sin detenerse, un paso para peatones indicado por una marca vial, un semáforo o una señal de detención efectuada por un agente de la circulación o por la existencia de un paso a nivel o puente móvil.

Espejos para ayudar a observar el tráfico incidente en ambas direcciones

En el caso del cruce en cuestión, la propia estrechez del entramado urbano hace que si uno se para antes de la línea de detención, como dicta el reglamento, los edificios bloquean la visión de la vía transversal. Pero la bondad del concejal de urbanismo que diseñóel cruce no conoce límites: colocó dos espejos que son de gran ayuda para observar mi calle sin tener que sacar el morro.

Este tipo de espejos son un gran invento. Yo mismo he circulado por esa calle transversal muchas veces, y la verdad es que facilitan muchísimo la vida. Es tan sencillo como pararse en el stop, antes de la línea, y con un sólo vistazo ya ves si hay algo en movimiento en los espejos o no. Si lo hay, te esperas. Si todo parece en calma, avanzas un poco hasta poder mirar directamente para evaluar aún mejor la situación.

Recalco que, al menos en mi humilde opinión, todo esto no sólo es la ley; no sólo es lo que a todos nos enseñaron en la autoescuela. Sino que, sobre todo, es sentido común. Debería ser de perogrullo para todos los conductores que uno no puede meter el morro de su vehículo en una calle sin posibilidad de asegurarse que no viene nadie.

Espejo para ayudar a observar el tráfico incidente

Sin embargo, mi minuciosa observación del lugar, desde el desafortunado accidente, demuestra que no es el caso. La manía de la mayor parte de conductores de pasar alegremente por encima de la línea de detención es especialmente preocupante cuando uno circula por mi calle en sentido descendiente, ya que los coches de la calle transversal te salen por la derecha.

Debido a la estrechez de la vía, normalmente es imprescindible arrimarse lo más posible a mano derecha para permitir el paso de los vehículos en sentido contrario. Lo cual quiere decir que si un vehículo que proviene de la calle transversal no se detiene en la línea de detención, sino que avanza apenas medio metro más, ya hay riesgo de colisión.

Para más inri, este cruce en particular no es el único lugar donde he apreciado un desprecio absoluto sobre las líneas de detención. Por ejemplo, en las rotondas: por suerte, a estas alturas, la práctica totalidad de los conductores parece respetar la prioridad de la que gozan los conductores que se encuentran en el interior de la vía circular. Pero lo más normal es que respeten dicha prioridad habiendo superado en más de medio vehículo la línea de detención discontinua que adorna la entrada a la glorieta.

Yo, ya me perdonaréis, pero no lo entiendo. A todos nos gustaría poder circular a nuestro aire, sin tener que pararnos ni ceder el paso a nadie. Pero vivimos en el si de una sociedad, y todos tenemos todos el mismo derecho a circular. Las líneas de detención, como muchas otras señalizaciones, no intentan oprimirnos y fastidiarnos, simplemente nos dicen «hasta aquí es seguro, más allá es peligroso».

Yo, en vez de pasar por encima de la línea lo antes posible como si fuera la meta de una carrera, casi os propongo que paréis el coche donde toca, bajéis un segundo del mismo y le deis un beso a la línea de detección, agradeciéndole el inestimable consejo.

Fotos| Cobblucas, Javivi con habibi, Fryless

Postdata: Bueno, a lo mejor el beso no hace falta. Con hacerle caso a la pobre línea de detención vale.

  • Jarre2

    En mi calle ocurre algo similar, afortunadamente desde hace más de 20 años ya no es de doble sentido por ser tan estrecha para los coches actuales.
    El espejo es en efecto un gran invento, sin embargo, hasta hace relativamente 3 años cada semana teníamos una colisión grave en el cruce, incluso una vez afectó a mi coche que estaba bien aparcado en la vía. 

    Afortunadamente, gracias a unos resaltos “fuertecillos” que fueron puestos hace 3 años en las dos calles, tanto la que tiene preferencia, como la que no la tiene, ha hecho descender el número de siniestros estrepitosamente.

    Al principio, no nos gustaban esos resaltos , y siempre hay algún imbécil que pasa por los mismos casi volando (el límite está a 30 y muy pocos a más de 60). Sin embargo, el tiempo ha venido a darle la razón al concejal de tráfico y los resaltos han cumplido con creces la función para lo que fueron puestos.

  • s63aut

    Lo que me hace “gracia” es que en un Stop cercano a mi casa la gente me considera poco menos que un cobarde por parar y mirar, además, es un lugar sin visibilidad, pero como los que vienen tienen a la fuerza que girar a derecha o izquierda, suponen que ya frenarán y cruzan salvo que estén muy cerca, es más, he visto autobuses pasar a toda velocidad sin que el conductor se molestara en girar la cabeza para ver si venía alguien. Pedí hace tiempo que cambiaran ese Stop al ayuntamiento, poniéndolo para los que ahora tienen preferencia y dejando como preferente a los que hoy día tienen que detenerse, pero ni siquiera me respondieron; eso sería mucho mejor, los que ahora deben parar simplemente van recto, mientras que los que ahora tienen preferencia deben girar, vamos, que sería lógico ponerlo a la inversa, todos tendrían mucho más claro quién pasa y quién se para y se cumpliría mejor la normativa, pero no, lo dejan igual y, si bien queda la obligación que no deben saltarse, ello implica una mayor tendencia a ignorarla, con el consiguiente peligro. Me sucede a menudo que cuando me dispongo a detenerme me adelanta el que viene detrás sin miramiento alguno, no hablo de tuneados ni de gente con el “chunda-chunda” a todo volumen, hablo de padres y madres de familia.

    En cuanto a la línea, muchas veces no está donde debe estar, las rayas las pintan de cualquier manera y hay que parar donde se tiene visibilidad, sin perjuicio de que vayamos con sumo cuidado desde la línea hasta donde veamos bien (o que nos paremos antes de la línea).

    • Jaume

      Es que la línea no está donde se pueda mirar, está en el lugar hasta el lugar en que es seguro mirar. Si desde allí no hay suficiente visibilidad, se lo lógico es hacer el “doble stop” de toda la vida. Y no sólo es lógico, también es ley.

      • s63aut

        ¿Es obligatorio el doble Stop si es un lugar por donde pasas cada día y sabes a ciencia cierta en qué lugar debes pararte para ver con seguridad, sin molestar a los que pasan?, muchos no hacen ni el Stop sencillo, así que el doble no digamos.

        Si se trata de un lugar nuevo sí que paro en la línea y luego avanzo con cuidado hasta donde veo bien.

        • Jaume

          Sin ánimo de ofender, mi artículo estaba precisamente dirigido a esa actitud.

          ¿Es obligatorio? Pues sí, los artículos citados en el texto no distinguen el grado de familiaridad con el lugar en cuestión. La ley es la misma.

          Y, como digo siempre: no sólo es ley, es lógica. Tu puedes saber al milímetro el trazado de cada bache de la calle, pero no tienes forma de saber si en ese momento esta viniendo un coche que circula a pocos centímetros de la acera; y que por lo tanto si no haces la primera detención en la línea para avanzar poco a poco, mirando, hasta el doble stop, te lo vas a comer.

          La circulación es dinámica, no puedes basarte en tu experiencia en un lugar concreto, porque cada vez que lo hagas estás comprando un billete para el sorteo del próximo accidente.

        • morgon

          No sólo es obligatorio, sino que además es de sentido común, puede que tú sepas dónde hay que parar para ver bien sin necesidad de hacer doble stop, pero otra persona que se aproxime a esa intersección y no la conozca puede que tenga que dar un frenazo o volantazo al ver asomar el morro de otro coche.
          Hace un tiempo sufrí un accidente que me dejó el coche siniestro porque un chico con el carnet recién sacado no se acordó que, en ausencia de señalización que lo indique, en las intersecciones la prioridad de paso la tiene quien sale por la derecha, como yo hice; si ese chico hubiera frenado no en la línea de detención porque no la hay, sino en el borde del cruce yo seguiría teniendo mi coche.

    • amparo19

      No lo sé, pregunto. No será, que la calle a la que otorgan prioridad de paso soporta mayor flujo de vehículos y así se mejora la fluidez del tráfico?

      Y si fuera a la inversa, quién te asegura que se realizará de forma correcta? (como describe Jaume)

  • amg

    hace un par de años en un Stop me paro (un poco orillado a al derecha) y el coche de atras ¡me adelanto! y se salto el Stop, pero no miro por el retrovisor, ya que tenia detras a la Guardia Civil de trafico…
    Por cierto que ese Stop de la N-6 con M-527 esta pidiendo a gritos una rotonda, pero dejaria de ser rentable para la DGT el helicoptero hace vuelos estacionarios sobre el todos los días.

    • s63aut

      Pues menos mal que lo vieron, porque eso de adelantarte cuando te paras me pasa al menos una vez por semana en el Stop que comentaba un poco más arriba, pero allí parece que nadie pilla a nadie, como no se a algún peatón un día de estos.

      Una vez vi una “captura” similar a la que cuentas, yo estaba estacionado, esperando a no sé quién, había un semáforo en rojo muy cerca de mí, un coche paró completamente pero, no sé muy bien por qué, reanudó la marcha sabiendo que estaba rojo, con la suerte (para los demás) de que al parar en el semáforo tenía parado vigilando un coche de la policía local que se solía poner en ese cruce para observar e intervenir cuando estaba colapsado, bastaba con que el infractor hubiera girado la cabeza un poquitín a la derecha para ver el coche de policía parado, con dos agentes dentro, pero se lo saltó como quien se quiere suicidar y, como es lógico, los agentes lo pararon pocos metros más adelante, ¡¡cómo me reí aquel día de aquel iluso!!