No olvide supervitaminarse y mineralizarse

conducir.jpg
Estamos en verano y ya hemos hablado veces y veces de los desplazamientos vacacionales, de las precauciones y de no tomarse a la ligera el hecho de salir de viaje con la familia. Y siempre parece que el riesgo está ahí fuera, en la carretera, que hay que ir con mil ojos y que todo lo inimaginable nos puede pasar. En parte es un poco así, pero sin el componente de exageración que le acabo de dar a mis palabras.

Hay otro tipo de riesgos que son, al menos desde mi punto de vista, por ejemplo intentar cubrir más kilómetros de una sola tacada de los que son recomendables por el sentido común. La prisa nunca es buena consejera, peor es que si nos ponemos en el contexto vacacional, la prisa no debería aparecer en ningún caso. ¿Es que no nos llega con el resto del año? En todo caso, ya sea para un viaje de vacaciones o un viaje de trabajo, nunca es recomendable “supervitaminarse y mineralizarse”, sobre todo si se trata de estimulantes que nos prometen resistir más kilómetros sin parar, o tener mejores capacidades al volante.

Nuestras capacidades al volante son las que son, e igual que no nos dopamos si queremos pasar un reconocimiento médico o pasar las pruebas físicas de los bomberos (quien pueda hacer eso), no es necesario meterse un aporte extra de sustancias que se encuentran, por otro lado, en muchos alimentos en cantidades más que recomendables, o disminuir la fatiga por otro medio que no sea descansando.

Descansa bien y cenar ligero, claves para viajar seguro

Tomarse un café cuando paramos no es malo. También están los refrescos con un poco de cafeína que además están bien fresquitos. Las vitaminas nos las da la fruta, que además es un alimento ligero y nos evita la pesadez de estómago. Entonces gracias a eso no deberíamos tomarnos nada extra que nos elimine dicha pesadez. Y cuando los párpados nos empiezan a pesar más de la cuenta, paramos en un apartadero o donde sea que nos encontremos (y podamos parar con seguridad) y descansamos tan ricamente.

No hablo de nadie en concreto, de ninguna marca, de ninguna empresa. Hablo de nosotros. ¿De verdad necesitamos estimularnos con extras? Descansar bien la noche anterior, no haber bebido alcohol la noche mencionada porque eso probablemente nos lleve a descansar peor, incluso cenar de forma ligera para no acostarnos sin haber hecho la digestión, son cosas útiles que hacer al preparar un viaje. Vida sana, algo de ejercicio (no hace falta correr maratones, basta con escapar de la vida sedentaria), buen descanso y evitar conducir en horario de pleno sol, también son prácticas aconsejables.

El mayor problema, sin embargo, que veo a los productos que prometen mejoras en tus puntos de habilidad, salud, capacidad de visión y, si me apuráis, carisma, es que provocan un efecto de exceso de confianza que nos dará peor resultado del que queremos reconocer. Es de eso de lo que más desconfío, del efecto placebo de algo que, realmente, podemos obtener por los métodos tradicionales de la buena alimentación, vida sana y buen descanso.

Foto | viernest