Neumáticos recauchutados (II): ¿cuándo tiene sentido?

Neumáticos recauchutados
Continuamos donde lo dejamos el otro día cuando hablamos del proceso de degradación de un neumático, para entrar de lleno en la cuestión fundamental: ¿cuándo tiene sentido recauchutar un neumático? Como comentamos, el neumático hay que sustituirlo cuando su vida útil termina, o sea, por desgaste o bien por tiempo. La clave de todo esto está en que un neumático se recauchuta cuando se desgasta en muy poco tiempo, pero acumulando un gran número de kilómetros, lo cual descarta a los turismos.

¿Por qué descartamos a los turismos? Una buena razón es que sus neumáticos no se diseñan para que puedan ser recauchutados (hablamos del caso de Michelin), pero sí que se diseñan así los neumáticos para los aviones, autobuses y camiones. Son neumáticos que van a rodar miles de kilómetros en poco tiempo (hablamos de 300.000 o 400.000 kilómetros en dos o tres años) o que sufren grandes esfuerzos como en el caso del aterrizaje. Mediante el recauchutado se les proporciona una segunda vida de unos dos o tres años adicionales, lo que los deja muy lejos de los citados 10 años de longevidad media estimada.

Estos argumentos tienen mucha importancia y por eso los resumo en esta frase:

Michelin, y las principales marcas, conciben y diseñan los neumáticos de avión y camión para ser recauchutados y llegar a 1.000.000 de km., pero no concibe ni diseña los neumáticos de turismo (ni los agrícolas, motos etc.) para ser recauchutados.

¿Qué quiere decir esto? Que no deberíamos encontrarnos con una “oferta” para recauchutado de neumáticos porque es algo para lo que la mayoría no están diseñados. Es lógico desconfiar de un recauchtado para turismo porque, principalmente, no podemos saber si garantizarán nuestra seguridad: por desconocimiento de su historia y origen, por el riesgo de pasar de los 10 años debido a la vida media de un neumático de turismo y por las dificultades de verificación al tener carcasa textil. Es decir, insisto, mucho ojo con esto, y con acceder a una aparente ganga para recauchutar los neumáticos del coche.

Neumáticos recauchutados
Si alguien utiliza un reclamo publicitario sobre el recauchutado alegando que el 95% de las aerolíneas utiliza neumáticos recauchutados, lo primero es que están mezclando neumáticos de muy diferente concepción. Diría que de concepción totalmente diferente, pues no tiene mucho que ver el diseño de unos con el de otros, ni los usos para los que están pensado. Es un engaño, una manipulación de la información sin decir algo falso, ya que es cierto que el 95% de las aerolíneas utiliza neumáticos recauchutados.

Recauchutado nominativo

Ya que estamos casi todos de acuerdo en que el recauchutado tiene sentido en cierto tipo de neumáticos y no en los de turismo, hablaremos del recauchutado nominativo. Este es el que comprende la mayor parte del recauchutado de camión, pues es el propio transportista el que envía SUS propias carcasas a recauchutar. Es decir, el transportista, que conoce la historia de sus neumáticos y los envía desgastados para someterlos al proceso de “resurrección”. En España hay más de 35 empresas que realizan esta actividad, y este mercado suele representar entre el 50% y el 100% de la venta de neumáticos nuevos.

Para el caso turismos, si partimos de la base de que NO están diseñados para ser recauchutados, casi no nos deberíamos de preocupar por quién recauchuta. Pero lo cierto es que sí lo hacemos, sobre todo para decirte por qué es peligroso manipularlos así: en ese caso todos los neumáticos recauchutados proceden de la reutilización de neumáticos desechados por sus propietarios y gestionados por un gestor de residuos. Por tanto nunca se conoce su origen y, lo más importante, la historia del neumático. Exactamente (y en eso sí que coinciden) como en los neumáticos de segunda mano. Este mercado representa aproximadamente un 1% de la venta del nuevo, y en España solo queda una empresa que lo realiza.

Por tanto, como conclusión, decir que el recauchutado no es una opción para los turismos. Por seguridad y por sentido común. No es lo mismo que un neumático de segunda mano, pero comparten lo importante: que no se sabe de dónde vienen, ni su historial. Por tanto no se puede garantizar la seguridad ni dar garantía alguna sobre su rendimiento. En la última parte de este mini especial veremos cómo es el proceso de recauchutado, y también hablaremos de la reglamentación en esta materia.

En Circula Seguro | Neumáticos recauchutados (I): degradación del neumático

  • En mi humilde opinión, no debería estar permitido el negocio de los neumáticos de segunda mano por el peligro que pueden llegar a representar.
    Es decir, si cambias tus neumáticos, que no te los puedas llevar a casa, sino que sean destruidos (o reciclados, etc).
    Un abrazo

    • Ojo, que no hablamos de neumáticos de segunda mano, sino de recauchutado de neumáticos, solo en condiciones especiales y para los diseñados y concebidos para avión, camión, autobús, etc…

  • Escargot

    El día que pinché destrocé el neumático porque tenía una gasolinera a 3 km y me empeñé en ir hasta ella, y en el taller (no es al que voy desde hace unos años, esto fue antes) me dijeron que si no hubiera hecho eso me podrían haber arreglado el neumático. ¿Se referían a esto?

    • Probablemente si no era un pinchazo por desgaste, lo que harían sería arreglar el pinchazo, no el neumático.

  • Pablo

    Y esto si es así… cómo es que no se reglamenta?
    Cómo es que se pueden llegar a publicitar incluso como “neumáticos ecológicos”?
    Es tan cierto que se pueda llegar a obviar la fecha de fabricación de “la base” revistiéndola con cara nueva y que no exista requisito normativo alguno que lo impida.
    Cuál es el resquicio legal o ausencia normativa que lo facilita?

    • Sí que se reglamenta, de hecho tendrás el próximo día 30 la conclusión de esta miniserie, pero ya te adelanto que sí existen reglamentos europeos que definen cómo se hace el proceso y qué tests se deben realizar.

      Que alguien los publicite como neumáticos ecológicos (si hablamos de turismo) significa que están manipulando la verdad, o que nos falta información.