Neumáticos de invierno: una opción a tener en cuenta

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Permíteme que hoy comience este artículo planteándote tres preguntas: ¿Sabes qué tipo de neumáticos lleva montado tu coche ahora mismo? ¿conoces los neumáticos de invierno? ¿te has planteado alguna vez montar este tipo de neumáticos?

Según lo que hayas respondido, este artículo podrá resultarte más o menos interesante o esclarecedor. La realidad es que en España los detalles de los neumáticos siguen siendo bastante desconocidos entre los conductores, y de hecho muchas veces no nos paramos a pensar en la importancia que tienen en nuestra seguridad mientras conducimos. De mi experiencia probando coches y neumáticos, por favor déjame que hoy te cuente varias cosas que aprendí sobre los neumáticos de invierno.

Para ser justos, y puesto que yo te lo pregunté antes, permíteme responder también a mí: llevo unos neumáticos de verano de todo uso (seco y mojado), de prestaciones intermedias, con una C en eficiencia energética y una A en adherencia sobre suelo mojado (si esto de las letras te suena a chino, entonces te recomiendo leer este otro artículo sobre el etiquetado europeo de los neumáticos).

Sobre si conozco los neumáticos de invierno diré que sí, y por eso estoy escribiendo hoy sobre ellos, pero debo reconocer que hace unos años prácticamente no tenía ni idea sobre ellos, y mucho menos me hubiera planteado montarlos en mi coche. Hasta que los he conocido en persona.

Estos son los ´símbolos que lleva un neumátio de invierno para reconocerlo

Estos son los símbolos que lleva un neumático de invierno para reconocerlo

Neumático de invierno: más agarre con frío y lluvia

Esta es la clave del neumático de invierno. El neumático de invierno no es un neumático solo para la nieve, es un neumático para tiempo frío en general, y en particular para cuando además hay lluvia y nieve. La diferencia con un neumático de verano es que en esas condiciones da mucho más agarre, y por tanto aporta más seguridad a la conducción.

Esto de que da más agarre, o dicho de otra manera, que aporta más adherencia, significa que cuando un neumático de verano no da más de sí porque el pavimento está deslizante, porque hay mucha agua, porque hay nieve, o porque la temperatura es baja, el neumático de invierno sí da de sí.

El neumático es el único elemento de nuestro coche en contacto con el suelo, y ese contacto con el suelo lo es todo: a él debemos que el coche se mueva y vaya por donde queremos que vaya, y que se detenga cuando le decimos que se detenga.

Si el contacto con el suelo falla, si perdemos adherencia, si el agarre es insuficiente, entonces pasan cosas desagradables: el coche patina, o no puede salir del sitio, el coche desliza, derrapa y pierde la trayectoria (se nos va) y el coche no es capaz de frenar, o lo hace mucho peor (en más metros).

Compuesto

Un neumático es un elemento elástico fabricado con un compuesto de goma (de caucho) bastante complejo. Para funcionar bien tiene que alcanzar cierta temperatura, que le permita tener la elasticidad óptima para agarrarse al suelo. Si no alcanza esa temperatura, no se agarrará lo suficiente.

Así que los elementos y proporciones de estos en el compuesto, varían la elasticidad del neumático y su temperatura óptima de funcionamiento, a la vez que se equilibra esto con el hecho de no degradarse en exceso y durar lo que tenga que durar.

Un neumático de verano utiliza un compuesto pensado para trabajar a temperaturas más bien altas, mientras que un neumático de invierno utiliza un compuesto pensado para trabajar a temperaturas bajas.

¿Qué le sucede a un neumático de verano en invierno? Pues que con una temperatura baja, el compuesto, la goma del neumático, no consigue la elasticidad necesaria para agarrarse adecuadamente al pavimento, y entonces es cuando patina y resbala.

Esto del compuesto es más fácil de entender si pensamos en la suela de los zapatos. Seguro que más de una vez os habéis percatado de que la suela de tal par de zapatos es algo más blanda y resbala menos, mientras que la suela de ese otro par de zapatos es más dura y resbala más. Pues algo así pasa con los neumáticos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Flancos y dibujo

Pero además del compuesto de goma preparado para el frío, hay otros dos aspectos también muy importantes para mejorar el agarre de un neumático de invierno cuando hace frío, hay lluvia o nieve. La estructura del neumático, el diseño de los flancos (los laterales verticales del neumático), es ligeramente diferente con respecto a un neumático de verano, para que sea más elástico y haya algo más de superficie de contacto con el suelo, para que el neumático se agarre mejor al suelo.

Y lo mismo sucede con el dibujo del neumático. Hay más canales, que además son más profundos y anchos, para poder evacuar más agua, y tener más agarre sobre un pavimento mojado. Un neumático de invierno es más difícil que sufra aquaplaning cuando llueve.

Pero además el dibujo incluye unas rayas más pequeñas en los tacos, llamadas laminillas, que tienen otras dos funciones: aumentar la elasticidad y capacidad de deformación del neumático para agarrarse mejor al pavimento, y a la vez retener partículas finas de nieve y hielo que hacen que también se agarre mejor.

Neumaticos-Invierno-700-03

El resultado: más seguridad en invierno

El resultado de todo esto es que el neumático de invierno nos da más seguridad cuando hace frío, hay lluvia o hay nieve. El neumático de invierno mejora el agarre, nos da más tracción, y reduce la distancia de frenado, con respecto al neumático de verano, ya esté el pavimento seco, esté muy mojado por la lluvia, o haya nieve.

La cuestión es que a temperaturas ambientes de unos 7 grados centígrados e inferiores, las prestaciones del neumático de verano se reducen, y su agarre empeora. Y aquí es donde el neumático de invierno es ideal. No tiene porqué haber nieve, conducir sobre un pavimento seco, pero frío, es más seguro con el neumático de invierno.

Yo los he probado en todas estas circunstancias y doy fe de sus ventajas.

– Sobre suelo seco, pero frío, el coche se agarra más y mejor. No debemos fiarnos porque la misma curva que pasamos a cierta velocidad con buen tiempo y sin frío, puede darnos un susto en invierno porque los neumáticos de verano pierdan adherencia por el frío.

– Sobre suelo mojado, de nuevo con frío, la diferencia se nota más, el coche se agarra mejor, las curvas se trazan con más seguridad, sin que el coche se nos vaya, y la distancia de frenado es menor.

– Sobre suelo nevado, la diferencia es ya enorme, tanto como no poder circular, o sí poder. Y no olvidemos una cosa importante: si llevamos neumáticos de invierno no hay que montar cadenas para la nieve (no son ni necesarias, ni obligatorias, porque el neumático ya permite que el coche se mueva con seguridad sobre la nieve, incluso mejor que con cadenas).

Trazado de una curva

Así que aunque España no sea un país muy frío, desde luego no como el centro y el norte de Europa, en la zona centro y norte de España, así como en las zonas de montaña, es recomendable usar neumáticos de invierno en la temporada fría del año, entre noviembre y marzo aproximadamente, ambos incluidos. Son una opción a tener en cuenta para conducir nuestro coche con más seguridad.

Lo normal, como hacen en otros países, sería tener dos juegos de neumáticos, con dos llantas, y poner y quitar las ruedas que toquen, según la época del año. Los neumáticos de invierno no deberían utilizarse en verano porque las temperaturas más altas (en general pasar de 15 grados) lo deterioran y hace que se gaste un poco más rápido.

Además a mayor temperatura empeoran algunas de las prestaciones de los neumáticos de invierno. Un estudio de ADAC mostró que un neumático de invierno nuevo, a temperaturas de verano, sobre suelo seco, necesita más distancia para frenar que un neumático de verano. Pero esto es lo mismo que le sucede a un neumático de verano cuando lo usamos en invierno con frío, algunas de sus prestaciones empeoran (necesita más metros para frenar que en verano con calor).

Aun así, hay que comentar dos inconvenientes de los neumáticos de invierno: son algo más caros que los neumáticos de verano, aproximadamente entre un 5 y un 10% más, y aumentan ligeramente el consumo del coche, no es mucho, del orden de una o dos décimas de litro a los cien kilómetros aproximadamente, (y depende del neumático de verano con el que se compare).

En Circula Seguro | ¿Qué son los neumáticos de invierno?