Las mujeres al volante definitivamente obtienen mejor nota

Mujeres conductoras

En el presente siglo se han sucedido las investigaciones en materia de género y conducción. La mayoría de estudios han terminado por demoler un tópico que ya suena a antigua cantinela, el de que “las mujeres conducen peor que los hombres“. A estas alturas, tenemos que reconocer que gran parte de nuestra sociedad ha adolecido con este estereotipo. El esfuerzo de muchos se ha encargado de que sea cada vez menos significativo para la convivencia en carretera.

Entre estos, podemos encontrar a investigadores que han profundizado en la materia para arrojar algo más de claridad, como los responsables del estudio “Mujeres conductoras en España“. Este ha vuelto a confirmar lo que estudios anteriores apuntaban: temeridad, infracciones y número de accidentes decrecen cuando hablamos del género femenino.

Realizado por la Universidad Politécnica de Madrid y la Cátedra Eduardo Barreiros y publicado la pasada primavera, el estudio se plantea el objetivo de comparar la implicación en accidentes de tráfico de las mujeres con los conductores varones. Ya habíamos mencionado alguna de sus conclusiones cuando hablamos del accidente tipo que puede acabar en muerte.

Sus resultados nos ayudan a hacernos una idea del papel actual de las conductoras:

(…) las mujeres conductoras muestran un perfil accidentológico más favorable que los conductores varones. Comportamiento más respetuoso con las normas de tráfico, traducido en un menor número de infracciones, en general, y menor asunción de riesgo si se tiene en cuenta el menor número de infracciones de velocidad, alcohol y droga. Ello se traduce en una menor tasa de implicación en accidentes, incluyendo los de mayor severidad potencial, y en una menor lesividad en los accidentes en los que se ven involucradas respecto a los protagonizados por hombres. Es decir, en un número inferior de muertos y heridos graves por ocupantes o peatones afectados por los accidentes.

Los hombres al volante se muestran menos respetuosos

Conductor mirando por el retrovisor

El estudio se ha encargado de confirmar conductas que siguen repitiéndose con respecto a años anteriores. De este modo, se ha vuelto a evidenciar que el respeto por las normas de tráfico por parte de los varones es menor.

Esto viene deducido de las infracciones que cometen uno y otro género. Por ejemplo, el número de hombres que cometen excesos de velocidad es un 47% mayor que el de las mujeres. Hay que señalar que esta diferencia se reduce según se avanza en edad.

Del mismo modo, los hombres están más involucrados en comportamientos que incluyen droga y conducción. Las infracciones por consumo de alcohol y droga son cinco veces más numerosas para los hombres que para las mujeres. En este caso, la edad provoca el efecto inverso. Es decir, que según avanzamos en edad, existe mayor diferencia. Es una cuestión muy preocupante que también afecta, como comprobamos recientemente, a los jóvenes.

Sin embargo, el estudio muestra cierto tipo de infracciones en las que las mujeres superan a los hombres. Tal es el caso de las que implican una conducción desatenta. Las conductoras también sufren más alcances y se olvidan más a menudo de la inspección técnica del vehículo.

Mujeres, hombres y tipos de accidentes

Las normas que los conductores varones no respetan implican peores consecuencias. Esto se plasma en accidentes más graves. Según el estudio, “existen diferencias estadísticamente significativas entre hombres y mujeres conductores en relación a los tipos de accidentes en los que se ven implicados con más frecuencia”.

La implicación de los hombres es mayor en los que se refiere a vuelcos, colisiones frontales y atropellos. En el caso de las mujeres, les ocurre algo similar en los mencionados alcances y salidas de la vía.

El informe sugiere, en relación a estos resultados, que los hombres asumen riesgos mayores que las mujeres. A la vez, se destaca que los hombres suelen percibir mejor los riesgos asociados a la geometría de la calzada. Esto es más significativo a la hora de tomar una curva.

Lesividad: los hombres son los peor parados

Mujeres y accidentes de tráfico

La consecuencia directa de que los hombre asuman más conductas arriesgadas y que se vean implicados en accidentes más graves es un mayor grado de lesividad en accidentes de un solo vehículo. Los fallecidos se doblan en función del género del conductor. Según las estadísticas, las víctimas mortales se multiplican por dos cuando el conductor es un hombre.

Ocurre algo similar con el número de heridos graves, que son un 44,5% mayor para el caso que mencionamos. La distancia en la lesividad entre hombre y mujeres se reduce con la edad.

La tendencia es parecida al analizar accidentes que incluyen dos vehículos, en función del género de cada uno de los conductores. Cuando en la ecuación añadimos el género masculino, la gravedad de las lesiones se incrementa. Por ejemplo, las colisiones entre dos varones producen un 57% más de víctimas que las que se producen entre dos mujeres; y un 27% más para los casos de colisión entre un hombre y una mujer.

La importancia de entender las diferencias de género

Comprender y dar explicación a estas diferencias no es tarea fácil. Requiere estudios sociológicos más exhaustivos y que van más allá de la conducción. Por ejemplo, es curioso contrastar ese perfil más favorable de la conducción de las mujeres, con el hecho de que son un 80% más proclives a sufrir ansiedad al volante. De ahí la necesidad de seguir ahondando en esta cuestión para mejorar la seguridad al volante.

En Circula Seguro | Embarazadas al volante: todo lo que debes saber

Imágenes | iStock/HalfpointiStock/KatarzynaBialasiewicziStock/demaerre