¿Movilidad eléctrica? Los concesionarios son la primera barrera

 

movilidad electrica“Cero víctimas en accidentes de tráfico” forma parte de la visión que la DGT ha compartido con nosotros durante los últimos años. La movilidad es intrínsecamente peligrosa. Pero los 1.200 fallecidos en las carreteras el año pasado palidecen ante los  2.700 que fallecen debido a la contaminación. ¿Por qué no se venden más eléctricos?

Uno de los grandes problemas de la movilidad actual es el modo en que esta libera partículas finas, NO2 y O3, entre otros compuestos. La contaminación atmosférica produce unas siete millones de muertes prematuras al año, según la OMS, de modo que necesitamos, y pronto, la movilidad eléctrica.

La seguridad va más allá de medidas viales. Sin embargo, el lugar de compra de los coches, los concesionarios, son la primera barrera para la compra de vehículos eléctricos. Ya sea por suministrar mala información o directamente para orientar la compra a un vehículo térmico. ¿Por qué?

La inercia de vender un vehículo térmico

Antes de señalar culpables y empezar a apuntar con el dedo, pensemos en la dificultad que supone cambiar de trabajo. Vender un vehículo eléctrico no es lo mismo que un térmico. Son productos similares, sustitutivos los primeros de los segundos, pero su marketing, y en especial su precio, aún dista mucho.

Buena parte de los vendedores del llamado punto de venta tienen una formación muy limitada sobre la movilidad eléctrica. Esto hace que se sientan más cómodos en un mercado que han manejado y controlado durante décadas. Ante cualquier eventualidad, derivan a la movilidad térmica.

Así lo demuestra un estudio de 2018 organizado por investigadores de la Universidad de Aarhus en Dinamarca y de la Universidad de Sussex en Reino Unido. Han demostrado que los concesionarios no parecen interesados en vender vehículos eléctricos.

concesarionarios-barrera-vehiculo-termico-venta

Incluso el estudio tiene por título ‘Dismissive and deceptive car dealerships create barriers to electric vehicle adoption at the point of sale’. Tras fingir 126 compras, los investigadores han llegado a varias conclusiones:

  • En más del 75% los puntos de venta no informaban de que tenían una gama eléctrica.
  • El 77% de los casos los vendedores informaban de forma errónea sobre las características de los vehículos eléctricos.
  • En el mismo porcentaje, los vendedores descartaban la movilidad eléctrica.
  • Durante los pocos casos en los que se tocaba el tema, el propio vendedor redirigía hacia una movilidad contaminante.

Es decir, solo quien tiene claro que quiere un vehículo eléctrico acaba comprándolo. En un estudio de Sierra Club de 2016, “muchos concesionarios no tenían vehículos eléctricos en existencia, escondían los vehículos eléctricos o no tenían vendedores preparados para vender los muchos modelos eléctricos. Muchos concesionarios ni siquiera ofrecían a los clientes pruebas de conducción porque habían olvidado de cargar los vehículos”.

Los fabricantes apenas invierten en marketing

Un segundo estudio también reciente, esta vez comisionado por la NESCAUM americana, indica que los fabricantes de vehículos eléctricos apenas invierten en publicidad o marketing. Ni siquiera Tesla, punta de lanza de la movilidad eléctrica, parece interesado en publicitar sus coches.

nissan-publicidad-vehiculo-electrico

Comparado con el bombo que se le da a los vehículos térmicos en medios como la televisión, la radio o internet, la inversión en EV es casi nula. En el estudio se compara, segmento por segmento, el gasto en publicidad de cada marca en sus vehículos térmicos y eléctricos.

Arriba observamos, para los tres mercados en que la NESCAUM divide el norte de los Estados Unidos, la inversión del Nissan Rogue y Nissan Leaf (eléctrico). El resto de cuadros muestran la misma escena, como si la salud futura no tuviese nada que ver con el gasto actual en marketing eléctrico.

¿Por qué las marcas quieren seguir vendiendo térmicos?

El 95% de la población europea vive en ciudades cuya atmósfera supera los límites de contaminación propuestos por la OMS. Sin embargo, a pie de concesionario se nos anima a seguir emitiendo gases a la atmósfera. ¿Por qué? Como todo fenómeno, tiene varios factores importantes.

1. Amortización de las instalaciones. La industria automovilística realizó durante los primeros años del siglo XXI una importante renovación de instalaciones (digitalización y automatización) orientadas a la movilidad predominante: diésel y gasolina. Esto hace que sean reticentes a invertir en una cadena de montaje dirigida a la movilidad eléctrica. Aunque la tendencia es positiva y ya vemos los primeros intentos, será lenta.

concesarionarios-barrera-vehiculo-electrico-venta

2. Dieselgate (capítulo I y II). Han pasado tres años, y el dieselgate de 2015 de Volkswagen (I) con sus pruebas trucadas sigue ocupando periódicos. Durante estos tres años marcas como Renault, Honda, Mazda, Mitsubishi, Mercedes y Nissan (II) también han sido descubiertas manipulando las pruebas de emisiones. Esto hace que los vehículos térmicos se devalúen en todo el mundo.

3. El ciclo WLTP. El dieselgate fue el pistoletazo de salida para que la normativa europea se recrudeciera alrededor de las emisiones en circulación. Ahora, el nuevo ciclo WLTP afectará muy negativamente a gran parte del parque automovilístico térmico.

Es decir, que los vehículos gasolina o diésel subirán de precio en un par de años mientras reducen lentamente su valor en el mercado, las condiciones perfectas para que los concesionarios se sientan presionados por librarse del stock actual de vehículos contaminantes.

Pero esta situación también podría impulsar las ventas de vehículos eléctricos de las que depende la salud tanto de quienes conducimos como de quienes usamos el transporte público. Con la bajada de los precios del VE y subida del diésel, la reducción de stock térmico en concesionarios y algo de formación, los estudios mencionados podrían revertirse.

En Circula Seguro | Tendencias e innovación en el coche eléctrico: un cambio de movilidad cada vez más cercano

Imágenes | iStock/vadimguzhva, iStock/Zero Creatives, iStock/michaeljung