Mírame a los ojos: de cómo el reconocimiento facial servirá para predecir accidentes

Concentración
La tecnología avanza que da gusto, y en el coche tenemos cada vez más dispositivos y sistemas que contribuyen a la prevención de accidentes. Es el caso de las tecnologías de reconocimiento facial, que pueden servir para detectar los efectos de la somnolencia en el conductor o para detectar si estamos felices o, por el contrario, enfadados o con un estado de ánimo no recomendable para conducir.

Igual que no es recomendable coger el coche si hemos ingerido alcohol, ciertos medicamentos o cualquier droga, tampoco lo es sentarse al volante víctima de una frustración, un gran estrés o un enfado de esos explosivos. Nuestras reacciones no serán las mismas, podremos poner en peligro a otros conductores que estén en nuestro entorno, y probablemente la atención que pondremos en el asfalto será considerablemente menor. El estado de ánimo puede determinar una respuesta inadecuada ante cualquier evento ajeno a nosotros.

Las distracciones son una de las causas de accidente más frecuentes

El asunto viene de lejos. En 2007 comentábamos que las distracciones eran la segunda causa de mortalidad en España, y quizás lo peor de las distracciones es que las de los demás también son mi problema: rara vez circulamos en solitario.

Los fabricantes de coches están poniendo cada vez más énfasis en proporcionar sistemas que detecten qué le sucede al conductor en cada momento para tomar decisiones y asistir en la frenada, en qué hacer ante una colisión,… incluso en sistemas de reconocimiento facial como están desarrollando Audi y Toyota, que interpretan la falta de atención en el primer caso, y el estado de ánimo (que puede provocar falta de atención, de nuevo) en el segundo.

Expresión facial

Los avances en procesado de imagen, potentes programas de reconocimiento facial y el cada vez mayor contenido tecnológico de los coches harán posible que, a medio plazo, un conjunto de sistemas comiencen a actuar antes de que nos demos cuenta en el momento en que se detecte un peligro potencial delante nuestro, se concluya que estamos más despistados de lo normal y el coche, tranquilamente, frene, ajuste los cinturones, se aparte de la trayectoria, pare en un arcén… ¿Ciencia ficción? A día de hoy puedo decir que menos ficción que ciencia. Al paso que vamos, al menos.

La habilidad de reconocer expresiones y asociarlas a un estado de ánimo es natural en nosotros, los humanos. Pero también es posible engañar a unos ojos inexpertos, hacerle creer a alguien que estamos contentos cuando por dentro mordemos, por ejemplo. U ocultar la tristeza bajo una máscara forzada. Existen una serie de microexpresiones que pueden ser reconocidas por programas avanzados de procesado de imagen y que podrían dejar fuera de toda duda el estado de ánimo real en que nos encontramos.

¿Y qué sacamos nosotros en limpio? Más seguridad. El sentirnos arropados por una serie de sistemas que velan por nosotros, que nos avisan con un pequeño timbre de que estamos entrando en “zona peligro”, que nos corrigen levemente la trazada cuando nos salimos del carril, que neutralizan un despiste en ciudad “clavando frenos” y evitando esos molestos y a veces inofensivos golpes por alcance (pero que conllevan gastos, pasar un mal trago…).

Aún con todos estos sistemas, debemos tener presente que la responsabilidad sigue estando del lado del conductor: no por tener un sistema que nos avise del cambio involuntario de carril vamos a conducir sin manos. Igualmente, por el hecho de que nuestro coche interprete que estamos en tal o cual estado de ánimo vamos a dejarnos llevar por las emociones. Al volante, la mente siempre alerta y el espíritu siempre en calma.

Vía | CNET The Car Tech Blog
Fotos | runran, Koramchad

En Circula Seguro | Ford diseña un asiento que vigila el ritmo cardíaco, Probamos lo último en tecnología para la seguridad en Lommel