Michelin trae a España los primeros neumáticos conectados

neumaticos conectados

No serán los primeros sensores que Michelin instala en unos neumáticos, pero sí los primeros conectados. Y ofreciéndonos una información vital para nuestra seguridad: la presión y la temperatura. Por fin llega a España la tecnología Michelin Track Connect, tras ser lanzada en 2018 y llegada desde el mundo de la competición.

Necesitamos conocer el estado de nuestros neumáticos

Ya nos ha alertado Michelin en numerosas ocasiones de la importancia para la seguridad vial de tener los neumáticos en unas condiciones adecuadas. Michelin Track Connect se centra en dos aspectos fundamentales para ello: la presión y la temperatura.

La correcta presión de los neumáticos es clave en su comportamiento en circulación. Con una presión demasiada baja, las gomas se deformarán, perderemos adherencia o lo que es peor, corremos el riesgo de desllantar en una curva. En cambio, si la presión es demasiado alta, las gomas también tenderán a desgastarse de forma irregular, y absorberán peor las irregularidades de la carretera.

También hemos visto, con campañas como Michelin Trendy Drivers, que los neumáticos deben mantenerse con una temperatura adecuada, influyendo además de si se trata de invierno o de verano (o para todo el año como los Michelin CrossClimate). Unos neumáticos demasiado fríos pueden endurecerse en exceso y perder adherencia, mientras que unos que se calienten demasiado pueden desgastarse con demasiada facilidad.

Conectarnos con nuestros neumáticos para conocer su estado

neumaticos conectados

Lo que Michelin Track Connect permite es, básicamente, conectar nuestros neumáticos con nosotros, monitorizando su presión y temperatura y ofreciéndonos información valiosa sobre ello. Se comercializa en forma de kit compuestos por cuatro sensores, un receptor para nuestro habitáculo y una aplicación para smartphones.

Los sensores pueden ser instalados  en cualquier taller oficial de Michelin en nuestros propios neumáticos, y pueden ser reutilizados cuando procedamos a su sustitución. La tecnología está disponible para 11 dimensiones diferentes del Michelin Pilot Sport Cup 2 Connect, aunque debería estar disponible pronto para otros modelos de neumáticos.

El funcionamiento de Michelin Track Connect es sencilla. Los sensores se encargan de monitorizar y registrar tanto la presión como la temperatura de cada uno de los neumáticos. Los propios sensores envían esta información al receptor, colocado en el interior del habitáculo, y que será el encargado de reenviar estos datos a la aplicación móvil. Previamente deberemos haber instalado en nuestro smartphone esta aplicación, que nos ofrecerá una gran cantidad de parámetros: presión recomendada según neumático y estado de asfalto, informes pormenorizados del estado de los neumáticos, y otras funcionalidades.

neumaticos conectados

Tecnología de competición en nuestros utilitarios

La tecnología Michelin Track Connect está inicialmente orientada a la conducción deportiva y de competición. Procede directamente de la tecnología desarrollada por la marca francesa para competiciones como la Fórmula 1 o la GT Sport, pero ahora se ofrece a todos aquellos amantes de los llamados track days o tandas libres. En estos eventos, celebrados en circuitos de todo el mundo, pilotos amateur de toda condición ponen a prueba las prestaciones de deportivos y turismos de altas prestaciones.

Pero el destino final de Michelin Track Connect está en las calles. No será la primera innovación del mundo de la competición que termina aplicándose a los utilitario. En este sentido, los circuitos actúan como un excelente banco de pruebas que lleva al extremo las condiciones que nos podremos encontrar en la carretera convencional. Gracias a ello, los conductores acabamos beneficiándonos de tecnologías punteras de monoplazas y superdeportivos.

El coche conectado, el futuro de la seguridad vial

neumaticos conectados

El Michelin Track Connect no es el primer sistema de monitorización de la presión de los neumáticos. Ya existen herramientas como el TPMS o Tire-Pressure Monitoring System, que conocemos como “control de presión de los neumáticos”.  En este caso, el TPMS nos avisa de una pérdida de presión a través de señales lumínicas o acústicas de nuestro tablero.

En cambio, la tecnología de Michelin sí será la primera que permita a nuestros neumáticos mantenerse conectado con nosotros de forma inalámbrica, con todas las ventajas que ello supone: Por un lado, poder recoger un gran número de datos e información con nuestro smartphone, a la postre la herramienta de consulta que más usamos en nuestro día a día.

Por el otro, en un futuro podría permitir conectarse con otros vehículos, lo que se denomina comunicación Car2Car o V2V. Ello permitiría que un conductor pudiera ser advertido de los problemas o dificultades que atraviesa otro conductor. Pero también permitiría conectarse con las infraestructuras viales, para chequear el estado del asfalto, buscar el taller más próximo o alertar a los servicios de emergencias. Es lo que se denomina IaaS o Infraestructuras como Servicio, y es uno de los pilares de la Plataforma del Vehículo Conectado que la DGT quiere implantar en nuestro país.

El gran objetivo es que no sea sólo el vehículo en sí el que se conecte con su ecosistema, sino también sus principales componentes, aquellos cuyo estado pueda influir en la seguridad vial. En este sentido, Michelin Track Connect podría señalarnos el camino hacia el futuro.


Imágenes | Michelin | DGT

En Circula Seguro | Los neumáticos Michelin premiados por su innovación y sostenibilidad en los Tire Awards