Michelin Primacy 3, la seguridad es lo primero

michelinprimacy3-00.JPGMichelin Primacy 3

La mayoría de los conductores coinciden en que la primera característica deseable de un neumático es que sea seguro: es decir, que los “zapatos” del coche aporten sobre todo seguridad en orden de marcha. Es cierto en al menos cinco países: Alemania, España, Francia, Reino Unido e Italia, y así lo refrenda un estudio realizado por GFK, empresa de investigación de mercados.

Esa premisa de mayor seguridad es algo que venimos contando en Circula Seguro desde que el tiempo es tiempo, es decir, sin creernos que los neumáticos son infalibles, sí que sabemos que son un elemento de crucial importancia a la hora de circular sin sobresaltos. Siempre que el mantenimiento sea el adecuado y que se respete la profundidad mínima del dibujo, todo va bien. El Michelin Primacy 3 es un neumático de nueva generación que trae mejoras en este terreno. Veamos.

Mejor capacidad de frenado y más eficiencia de rodaje

Dos de las características principales de estos neumáticos son precisamente eso, una mayor capacidad de frenado y una mayor eficiencia de rodaje. Lo que quiero decir con esto último es que ofrecen menos resistencia al movimiento y reducen el consumo de combustible en hasta 70 litros durante toda su vida útil. A todos los efectos del estudio, dicha vida útil se cifra en 45.000 km.

michelinprimacy3-01.JPG
Con la capacidad de frenada mejorada se quiere significar que, en condiciones de seco, la distancia de frenado se ha reducido en 2,20 metros circulando a una velocidad de 100 km/h, y esta reducción se ha conseguido comparándolo con cuatro competidores directos de su mismo segmento. Las pruebas realizadas sobre el neumático avalan su liderazgo en terrenos como la mejor adherencia en frenado en seco, en mojado y en curva sobre suelo mojado.

Del estudio al que nos referimos anteriormente se desprenden dos conclusiones que, por lo menos a mi, me resultan curiosas. Es decir, si me preguntan de improviso dónde y en qué condiciones se producen más accidentes, diría que en condiciones de suelo mojado y en zonas urbanas, así como en las mismas condiciones y carreteras secundarias. Solo acertaría en una de mis suposiciones, y sería únicamente en “zona urbana”.

Efectivamente, el 70% de los accidentes de tráfico se producen en condiciones de seco, y más del 60% en suelo urbano y además, a baja velocidad. Es decir, no he acertado ni una prácticamente. Podría ahora limpiar mi honra argumentando que en condiciones de seco todos nos confiamos más que en condiciones de lluvia o firme resbaladizo, pero ya no me da tiempo a convenceros.

Son estos pequeños detalles los que marcan la diferencia, en este caso de percepción de los posibles “peligros” que nos encontraremos y que, efectivamente, los podemos encontrar en los lugares más insospechados. Tener un “calzado” que nos de mayor seguridad reduce, entre otras cosas, la ansiedad sobre la incertidumbre, el qué pasará si en un momento dado tenemos que hacer una frenada de emergencia. ¿Responderán los neumáticos? Si están bien cuidados y mantenidos, si. ¿Responderemos nosotros? ¡Ay…!