Mejora la seguridad de las sillas infantiles en los impactos frontales

Dispositivo de anclaje de un asiento infantil

Uno de los problemas que hasta la fecha tenían los SRI era su falta de protección real en los impactos frontales, tal como reconocía aquel estudio del RACE que comentamos el mes pasado. Este panorama podría cambiar a partir del invento que ha presentado el equipo de investigadores de la Cátedra Applus+, ubicada en la ETSEIB. Los ingenieros de la UPC han creado un limitador de carga específico para asientos infantiles que absorbe parte de la energía del impacto frontal.

El dispositivo disminuye el riesgo de sufrir lesiones graves, sobre todo en la región pectoral y el cuello, y funciona de forma parecida a lo que hace un limitador de esfuerzo en los cinturones de seguridad para adultos.

El ingenio es un complejo limitador textil que, cuando se emplaza en un asiento infantil con anclaje Isofix, reduce en un 50% el tiempo en que el niño sufre las altísimas aceleraciones que se dan durante la colisión. Al reducir este tiempo, se minimiza también el retorno del golpe, que es lo que causa graves lesiones en el cuerpo de los más pequeños. El funcionamiento se basa en aumentar la distancia entre el niño y el arnés en el momento de la colisión, sin que en ningún momento el chaval se lance contra el resto del coche, claro.

Se monta en los arneses de la silla y no hay que tocarlo más aunque cambiemos el asiento de un coche a otro. Desde la Cátedra Applus+ aseguran que el invento cuesta cuatro duros, por lo que la cuestión económica no debería ser un freno para que todos los SRI de Isofix incorporaran pronto este adelanto técnico.

Precisamente ahí está la única pega del dispositivo: Necesita una silla con anclajes Isofix. El problema no está ya en los coches, que cada vez más incorporan este sistema de anclaje, sino en lo elevado de los precios de los asientos Isofix y en lo que hay que buscar para conseguir una silla de estas. Esas no te las compras tú una tarde de sábado cualquiera en el hipermercado de turno entre lechugas y botellas de refrescos. Requieren que te tomes un poco más de dedicación y que te rasques el bolsillo algo más.

Aunque, bien mirado, alguien me podría preguntar cuál es el precio que le pongo yo a la vida de un niño, ¿verdad?

Vía | universia.es

Foto | Waifer X

En Circula Seguro | Ninguna silla infantil obtiene el máximo nivel de seguridad en una comparativa publicada por el RACE