Me han chocado

Resultado de la colisión

Como se suele decir, interrumpimos la programación habitual de la serie sobre el turbo a causa de las últimas noticias. Titular: esta mañana he sufrido un accidente siniestro. Tranquilos, es lo que se puede calificar de “chapa y pintura”. Pero el susto te lo llevas igual. Y el pensar lo que hubiera pasado si la velocidad hubiera sido otra, también.

Han transcurrido ya unas buenas horas, tiempo casi suficiente para tranquilizarme y poderme sentar a escribir sin despotricar. Llevo ya año y medio reflexionando con todos vosotros desde Circula seguro sobre los riesgos que las imprudencias (propias y ajenas) pueden ocasionar en el tráfico. Pero nunca hasta ahora había tenido la desgracia de vivirlo en carne propia.

Dicen que un gran número de siniestros ocurren en los últimos kilómetros antes de llegar a casa. Y en este caso, se cumplió, ya que ha ocurrido a escasos 300m de mi hogar, en mi propia calle. Acababa de acceder a ella, procedente de la carretera general.

Apenas veinte metros más adelante mi calle intersecciona con la calle del ayuntamiento (de la que ya os hablé en otra ocasión), que atraviesa de izquierda a derecha desde mi punto de vista en ese momento. Los que vienen por la vía transversal tienen un stop que me da prioridad (aunque la tendría igualmente sin la señal, al aproximarme por su derecha).

Como ya os podéis imaginar, de ahí salió el vehículo que me chocó. Intento recapitular, analizar mis recuerdos para descubrir si había percibido la presencia de un coche en esa calle. Creo que sí fui consciente de su existencia, pero sabiendo que debía detenerse por el stop, y al observar una velocidad suficientemente moderada como para detenerse a tiempo, no le presté más atención…

… Hasta que el morro de mi vehículo comenzaba a franquear la intersección. Empecé a notar que invadía la distancia lateral de seguridad, y me puse en estado de alerta. Uno nunca sabe como reaccionará con la adrenalina. Lo que yo hice fue acelerar para intentar pasar antes que él. No sé si es la reacción más adecuada, pero frenar en ese momento tampoco habría evitado la colisión (me habría dado en el motor, o en la puerta delantera).

No pude escapar. El otro vehículo acabó estampándose de lleno contra mi puerta izquierda trasera. Más que el ruido del golpe, lo que me impresionó fue notar que la mitad trasera mi coche se desplazaba hacia la derecha. Apenas una fracción de segundo más tarde, noté que las ruedas de atrás recuperaban la tracción y me devolvían al centro de la calle. Si la colisión se hubiera producido a mayor velocidad, seguramente habría sido empujado a la acera derecha.

Lugar del suceso

Me detuve unos metros más adelante, y bajé. Estaba temblando. Señalé la placa ortogonal que obligaba al otro vehículo a detenerse y esperar que yo pasara, con seguridad. El otro conductor, que también se había bajado, asintió con la cabeza. La verdad es que aún no me acababa de creer lo que había pasado, pero al ver que el buen hombre reconocía su error pensé «bueno pues nada, a hacer el parte».

Los vehículos estaban obstaculizando el paso, así que nos apartamos a una calle lateral menos transitada. El agresor vial se excusó diciendo que sólo estaba mirando hacia arriba, y no a los dos lados… porque estaba buscando una churrería que solía haber en un garito montado en una esquina próxima.

La verdad es que a mi no me pareció una excusa demasiado buena, pero tampoco estaba en un estado mental adecuado para recordarle a mi nuevo amigo que la señal de stop obliga a detenerse en la linea. Y una vez con las cuatro ruedas paradas, se dispone de todo el tiempo del mundo para buscar la churrera… y después arrancar con seguridad.

La verdad que, tras los nervios iniciales, la redacción del parte fue bastante tranquila. Supongo que gracias a que no había duda alguna de qué había pasado. El único punto de mínima tensión se produjo cuando mi accidental compañero insinuó que prefería no incluir la señal de stop en el croquis, ni marcar la casilla «No respetó la señal de preferencia o semáforo en rojo», porque si lo ponía, le jodía los puntos del carné (como si no fuera él mismo quien se los había pulido…).

Ahora, que ya han pasado muchas horas, ¿sabéis lo que siento? Impotencia. Mucha impotencia. Estaba circulando tranquila y correctamente. Y por coincidencias del destino, resulta que pasé en el momento equivocado entre un desconocido y sus churros. Esta vez no fue nada, la puerta de mi coche puede ser reparada o substituida. Pero algo similar en un entorno de mayor velocidad, o con un pelín de mala suerte, podría haber acabado mucho peor para mi, o para otro.

Si a caso, esto me reafirma más en mi fuerte apoyo a la concienciación vial. Vale la pena conseguir que todos seamos un poco más conscientes de que si sembramos errores, cosecharemos accidentes. Que nunca bajemos la guardia, porque los errores tienen consecuencias. Incluso salir un domingo por la mañana a buscar churros.

Foto | Jaume, Google Earth

  • Lo importante es que este bien. Parece que la puerta esta bastante dañada y no ha afectado al chasis o eso parece. Cambiar la puerta y pintar el resto creo que bastará, el cristal si estaba subido debe estar bien.

    Respecto a tu decisión de acelerar ni bien ni mal, en ese momento no tienes tiempo para pensar y te guías por tu instinto. Seguro que hiciste lo correcto.

    Esa rueda trasera no tiene pinta de estar muy bien o esta sucia esta muy gastada?

    Animo y lava el coche cuando este listo xD, es para animarte. Estamos esperando tu serie “turbo”.

    • jaume

      Yo diría que la rueda está bien, sólo que la luz no es muy buena (vagancia mía de hacer la foto en el garaje en vez de volverlo a sacar).

      El chasis no sé, el marco de la puerta ha quedado un poco doblado. Supongo que lo podrán enderezar todo sin cambiarlo. Eso ya no me importa tanto, las marcas que no son culpa mía no me duelen :p (Y por suerte, las que sí lo son son bastante más discretas).

      En esta época llueve mucho en mi zona, de hecho ayer mismo me llovió. No vale la pena limpiarlo hasta octubre :p

  • Josep Camós

    Si es que van como locos… 😛

    Ahora en serio (bueno, todo lo serio que soy capaz): precisamente por eso insisto siempre tanto en que el stop manda detenerse, porque de lo contrario se empieza haciendo un “ceda” y al final se acaba buscando churros.

    Me alegro de que sólo haya sido el susto. Y coincido contigo en que el espanto viene cuando te das cuenta de que el coche se va para un lado que no era el que tú estabas controlando, como si te viniera un gigante con ganas de cachondeo y te pegara una patada por el lateral.

  • s63aut

    Vaya, se me adelantaron en eso de “si es que van como locos”.

    Mientras todo quede en chapa y pintura es subsanable, aunque lamento las molestias y el susto que te has llevado sin comerlo ni beberlo (quizá el que lo bebiera fuera el otro).

  • nomar55

    Jaume: Y el otro coche ¿Cómo quedó afectado? Seguro que lo primero que miró el ‘agresor’ fue la delantera de su coche, antes que ninguna otra cosa.

    Yo también habría acelerado. Suele ser lo mejor si no hay gente cruzando u otros coches pasando. En lo referente a la foto, creo que yo ya la habría sacado ‘in situ’ con la cámara del móvil (si la tiene, claro).

    Estoy completamente convencido de que las distracciones y los despistes -en este caso, la búsqueda de la churrería- digan lo que digan (velocidad inadecuada, exceso de velocidad, etc.), son la mayor fuente de siniestralidad, tanto conduciendo como en cualquier otra actividad diaria. El otro conductor no se saltó las normas a la torera; es decir, no creo que se haya saltado a propósito ni el ‘stop’ ni la obligación de ceder el paso a los vehículos que salgan por su derecha en un cruce.

    Supongo que no llegarías a temer en serio por tu integridad física, dada la baja velocidad a la que circularíais ambos; no obstante, a mí, un golpe así me dejaría KO durante el resto del día. Quiero mucho a mi coche y, además, me trastornaría mucho la vida tener que dejarlo en el taller durante unos días, excepto en verano, que estoy de vacaciones (no sé si ahora, en agosto, tú también puedes prescindir de él). Me alegra que todo haya quedado en un tremendo susto.

    • jaume

      Sí, seguro que los despistes causan la gran mayoría de los accidentes, porque se supone que todo el mundo sabe conducir, más o menos. Aunque, de hecho, en este caso además del despiste obvio de buscar churros (es que es de chiste, en otras circunstancias me habría partido :p), hay también una violación flagrante del reglamento al convertir un stop en un ceda. Que además, lo tenía bien fácil el tío, porque mirando al frente hay los dos espejos orientados a los dos lados, donde de un sólo vistazo puedes ver si algo se mueve.

      Sobre lo de no tener coche, por suerte puedo apañarmelas. Además, tengo la ventaja que mi mecánico está justo puerta con puerta (puedo salir de mi garaje y entrar al suyo simplemente avanzado en linea recta), así que simplemente me pide el coche cuando tiene tiempo para él y me lo da tan pronto acaba, así que el tiempo de espera se reduce al mínimo. Y como el coche mientras tanto funciona bien, no hay tanta prisa.

  • manumad

    Respecto a lo de sugerir quitar lo del stop….

    Tengo una cosa clarísima : para cualquier tipo de accidente, sea lo leve que sea, lo primero que hago es llamar a la policia municipal para que se persone y levante acta. Mientras, hago fotos con el móvil, apunto modelo y matrícula,etc.

    Si luego el ” chocante ” es una persona razonable, mejor que mejor.
    Si es un animal que no quiere reconocer su culpa en el parte, ni discuto. Espero a la policia municipal y además me fijo si hay algún testigo que se quede conmigo.

    A partir de ahí el bestia puede hacer lo que quiera,incluso largarse si quiere, todo está perfectamente documentado.

  • El otro día me salvo de una de estas el claxón… curiosamente el caso es practicamente igual, el almendrón miraba hacia el otro lado y se quedo a cms de mi puerta trasera izda. En este caso acelerar no era una opción, ibamos los dos muy despacio en una zona semipeatonal.

  • sika

    Yo me ví en una situación parecida hace unos seis meses,iba tranquilamente en mi coche cogiendo una rotonda en el carril derecho,salio un coche del izquierdo para salir de la misma,sin intermitentes,sin mirar,y a mucha mas velocidad de la permitida,y se me llevo por delante.

    El resultado no solo fue el que me jodiesen una puerta del coche.Esque tuvieron el valor de ademas intentar agredirme,y encima solo tenia yo un mes de carnet y siendo mujer,su respuesta fue,que coño hace una mujer y encima novel conduciendo sola.Se negaron a hacer parte y vino la policia,imaginaos mi situacion sola con dos tios que me balanceaban el coche hasta que vino la policia.Desde entonces soy incapaz de coger el coche.

    Perdón por el tocho 🙂

    • José Luis

      Vaya tela.

      Tendrían que quitarles el carnet y meterlos un mes en la cárcel.

      🙁

    • nomar55

      Siempre he pensado que ser mujer en este mundo ¿civilizado? tiene que ser un calvario para vosotras. Soy hombre pero jamás entenderé de dónde surgió el machismo ni en qué razones se basa.

      En cuanto al asunto de que te da miedo volver a coger el coche tienes que solucionarlo cuanto antes (6 meses ya son muchos). Todos los psicólogos, absolutamente todos, recomiendan enfrentarse al problema (en este caso una fobia) inmediata y progresivamente y volver a conducir lo antes posible; primero acompañada por alguien que conozca tu problema y que te haga sentirte protegida para, más tarde, ir soltándote. Si no lo haces, es muy probable que no puedas volver a conducir nunca más.

      Es un problema muy delicado y tiene un nombre (‘amaxofobia’, aunque supongo que esto ya lo sabes) pero tiene solución.

      • sika

        Muchas gracias,la verdad que estoy ya con ganas de empezar.Cogere a mi novio por banda e ire poco a poco haciendo km,porque la verdad el miedo es a la ciudad,la carretera no me asusta tanto.

        Empezare poco a poco y sin presión,que al no necesitar realmente el coche no me presiona el tiempo.

        Si veo que la cosa no funciona hablare con mi ex-profesor de autoescuela y tomare con el de nuevo unas clases.Pero gracias por el consejo.

        • nomar55

          Y, si puedes permitírtelo, acude a un psicólogo. Los hay muy, pero que muy, buenos; tanto que incluso te pueden acompañar los primeros días en el coche por ciudad. Y que conste que yo no soy psicólogo ni nada parecido pero conozco a alguno y sé muy bien cómo trabajan.

  • Walter

    Choques así hay todos los días en todas partes, un despistado es suficiente….

    A mi me dieron también una buena leche por detrás (típico alcance de autopista) y la verdad que tuve mucha suerte de haberme concienciado (y molestado) en llevar el asiento y el cabecero bien puesto.

    El copiloto del coche que me dio no llevaba ni cinturón de seguridad y atravesó el cristal con la cabeza..

    Desde entonces no bajo la guardia en llevarlo todo bien colocado y no despistarme en chorradas como buscar algo en la guantera o mirar un letrero de algo que esté buscando, mientras se conduce sólo puedes conducir.

    Si lo necesitas te paras y buscas lo que sea, punto, pierdes un minuto o 5, pero lo haces tranquilamente y sin poner en peligro a nada ni nadie.

    Yo me quede sin coche pero aprendí a ser perseverante en las medidas de seguridad, solo de ver la tragedia tan cerca.

  • José Luis

    Jaume, siento que hayas tenido un accidente. Y me alegro que no te haya pasado nada, y que lo del coche no parezca muy grave (busca puerta usada en algun desguace, y puerta arreglada).

    Por suerte (dentro de la desgracia) no has tenido problemas médicos (cervicales, por ejemplo).

    Ánimos !!

    Jose Luis.

  • djsuso

    En mi pueblo hay una calle que cualquier dia causara un accidente y gordo por que aqui la gente no va lenta precisamente pa ser el casco urbano de lo malo malo la tuya teine señalizada de quien es la preferencia.
    Me alegro que estes bien.

  • ctwp

    Saltarse un stop,ceda, semáforo o poner en peligro a los demás usuarios por temeridad,despiste…Es imperdonable y no hay excusa alguna.
    Aludir, que buscaba una churreria parece una broma. Almenos tener un poco de tacto y ahorrarse el “comentario”.
    Al final, “agradecemos” que el otro reconozca su error y no nos busque una tangana de propina, encima que nos arrollan.!A eso hemos llegado¡
    Cuando conducimos, podemos ser por nuestra parte, muy cautos y responsables.Pero hay un tanto por ciento muy elevado dónde estamos en manos del destino,azar y responsabilidad ajena. El dato asusta: no controlamos lo que pasa fuera del coche.Al volver a casa con el coche sano y salvo creemos que es lo normal pero yo creo que es para dar gracias.
    ¿Frenar o acelerar? no se que decir.LLegados a estos extremos una maniobra de emergencia es muy difícil que evite una colisión que ya está fraguada y es inminente.
    El conductor que empieza, ha de saber, que si circula con asiduidad tarde o temprano tendrá un (o varios) percances similares de gravedad variable.
    Ánimo…
    Es verdad, que sales del coche temblando y desencajado es un xoc.Pero en casos de estos en unos días(sin lesiones y con el coche reparado) todo vuelve a la normalidad.
    La conducción, no es un acto individual, es un acto colectivo, hasta que todo el mundo no lo vea así: mal vamos.