Las mascotas y la seguridad en el coche

Transporte de mascotas en el coche
Cuando nos vamos de vacaciones, podemos optar por llevar con nosotros a nuestras mascotas en el coche, dejarlas con familiares o amigos, o bien buscarles un alojamiento temporal en el que se encuentren cómodos y correctamente atendidos. Quiero pensar que ya han pasado los tiempos de abandono masivo de mascotas, aunque se que no es así, pero que al menos como humanos que somos hayamos evolucionado un poco en ese aspecto.

Una mascota es parte de la familia, y además, va a ser un pasajero más en nuestro coche. Como tal tendrá una serie de necesidades: necesitará viajar seguro, necesitará airearse y hacer sus necesidades cada cierto tiempo, necesitará una temperatura ambiental correcta que impida que pase demasiado calor,… Vamos a repasar todo lo que necesitamos saber si nos llevamos a nuestro animal de compañía de vacaciones.

Mascotas seguras, familia segura

Hay que entender que una mascota no está acostumbrada a viajar en coche. Es más, probablemente si el viaje es largo se puede marear, aburrir o incluso agobiar, por lo que es recomendable acostumbrarlos poco a poco a moverse en coche. Para un perro (simplificando mascota por perro, que es mucho simplificar) no es muy natural mantenerse quieto y ver cómo todo lo que le rodea se mueve y se aleja de él. Posiblemente querrá perseguir a esas cosas, y seguro que no se mantiene mucho tiempo quieto si no está habituado.

Por tanto, una de las primeras cosas que debemos tener en cuenta es que la mascota debe ir bien asegurada mediante un arnés especial, un transportín, o tras un separador de habitáculo. Una mascota nunca debe ir suelta en el habitáculo, de igual forma que ningún pasajero debe hacerlo, pero en el caso de los animales es más crítico porque no podemos asegurar que se estén quietos. Un perro nervioso que se nos mueva de delante hacia atrás continuamente nos puede distraer demasiado. Es, sencillamente, imprevisible.

Además, con los arneses o transportines, o con el separador de habitáculo, si podemos disponer de un coche familiar o con portón, y se puede habilitar el maletero de forma que no sea una mera caja cerrada, podremos mantener segura a nuestra mascota. Es ideal este último caso, el de poder disponer de espacio en el maletero siempre que hablemos de familiares o coches estilo monovolumen, jamás debemos meter un perro o gato en el maletero cerrado porque sufriría desde claustrofobia y angustia, hasta calor o asfixia, entre otras cosas. Es muy peligroso, y realmente inhumano.

Un pequeño resumen

Las mascotas son un viajero más, y como tal debe tener las máximas comodidades. Acostumbrar a nuestros animales de compañía a viajar correctamente es crucial, así como respetar los tiempos de descanso, paseos y tomas de agua para refrescarse. Lo más importante es que viajen correctamente sujetos para evitar desgracias en casi de colisión, hay que utilizar arneses y sistemas de retención homologados, y en general tener en cuenta que son animales que no están acostumbrados a viajar en coche.

  • Acostumbrar a la mascota al transportín (si lo vamos a utilizar ya que es el método más seguro) desde cachorros, reforzando el uso con premios y caricias.
  • Conocer la legislación en materia de mascotas de nuestro destino, igual que hay que conocer si disponemos de alojamiento que permita mascotas, etcétera.
  • Parar cada dos horas para que el animal estire las patas, se refresque y beba agua.
  • Para no tener dudas, consultar con el veterinario los consejos y recomendaciones básicos. También recurriremos al veterinario si nuestra mascota se marea.
  • Ojo con la alimentación. Es recomendable que no coma nada tres o cuatro horas antes de salir, pero también hay que ir adaptando su dieta los días previos.
  • Cuando paremos a descansar hay que tener cuidado de que, al dejar libre al animal, no salga corriendo o sin control, ya que podría provocar un incidente.
  • No dejaremos nunca a nuestra mascota encerrada en el coche con altas temperaturas, y en general, procuraremos no mantenerlo encerrado sin ventilación, haga frío o calor.

Foto | minimia

  • Escargot

    Cuando llevo a mis gatos de viaje van en su transportín enganchado con el cinturón de seguridad, pero me han dicho que puedo dejarlos en el suelo del coche, entre los asientos delanteros y traseros, que de allí no se moverán. Eso no lo veo. Y tampoco creo que el cinturón sea la gran solución porque sólo se quedan enganchados por la parte que se queda horizontal, no por la diagonal, y no sé si hay manera de solucionar eso.

    Aún seguimos como la última vez que hablamos de esto, ¿no? No se ha inventado nada, sigue existiendo un vacío legal en el tema de las mascotas en el coche…

  • Nona es una más de la familia (aunque sea de la raza canina) y de hecho es el miembro más importante cuando de viajar se trata. Como le tiene pánico al coche (yo creo que se quiere vengar por nosotros por las siete horas de viaje a Cádiz que le dimos cuando tenía casi tres meses) y se marea, hemos hecho de todo y tenemos transportín y arnés de seguridad (por si iba más tranquila con uno u otro método). Simepre llevamos ambos (si es de noche va más cómoda con el arnés para espanzurrarse como quiera y dormir en el asiento de atrás) pero desde luego en el viaje ella manda; y por ello intentamos parar cada dos horas (aunque si la vemos mareada lo hacemos con más frecuencia) y cuando sale… beber agua es tan importante como dar un paseo o jugar a la pelota para que se mueva un poco. Y en nuestro caso, que no coma antes es fundamental para evitar “vertidos” provocados por el mareo.

    • Escargot

      Nuestros viajes no son tan largos, son de una hora porque van a guardería (si no, el viaje sería larguísimo e irían a una casa en la que hay un perro) y la gata es la que peor lo pasa. Con lo silenciosa que es y la voz tan delicada que tiene, que parece una gata muda, se pasa la pobre todo el viaje maullando desesperada. La última vez conducía mi padre y yo iba de copiloto, y no maulló… no sé si es que iba más tranquila porque estaba atenta a ella o es que no le gusta nada cómo conduzco.

  • Escargot

    Ayer la DGT twiteó una nota sobre el transporte de animales con este enlace a un número de su revista “Tráfico y Seguridad Vial”:

    http://asp-es.secure-zone.net/v2/index.jsp?id=736/1618/3504

    En las páginas 38 a 40 está el artículo.

    Legalmente no es nuevo lo que dicen… que el animal suelto supone una sanción de tanto y que está prohibido llevarlo así. Lo interesante es lo que se dice sobre la seguridad en sí, ya que explica lo que pasaría en un siniestro con los sistemas que existen para animales. Por lo que veo mi idea del transportín con cinturón no era tan buena como creía. Mejor saberlo ahora.

    Estaría muy bien que a estas cosas se les diera más difusión, seguro que hay mucha gente con dudas.

  • Pingback: Los peligros de conducir si eres alérgico y posibles soluciones - Circula Seguro()