Los riesgos de un parabrisas mal instalado que nunca imaginarías

La importancia de un parabrisas bien instalado

¿Sabías que una de las misiones fundamentales del parabrisas es el correcto funcionamiento del airbag? ¿Y que evita que el techo se aplaste en caso de vuelco? Son sólo dos de las funciones que cumple el parabrisas en los automóviles.

Cuando un parabrisas se desprende del coche tras producirse un accidente, los ocupantes tienen hasta un 40% más de riesgo de morir. Así lo contó el director técnico de Carglass a nivel mundial durante la I Jornada sobre Tecnología y Seguridad Vial que se ha celebrado en Madrid. Palabras que nos llevan a insistir en la importancia de una correcta instalación del parabrisas.

El parabrisas sirve de escudo para evitar la entrada de elementos externos que podrían provocar series lesiones, háblese de insectos, arena, piedras, lluvia, granizo… Y al mismo tiempo evita que los ocupantes puedan salir despedidos del vehículo por el hueco que dejaría un parabrisas mal instalado. Está claro que nos protege, y mucho.

Pero más allá de este papel como escudo, el parabrisas cumple funciones claves en el correcto funcionamiento del airbag, en la resistencia estructural de la carrocería y como soporte para la instalación de cámaras y sensores de los sistemas de asistencia a la conducción.

Sin parabrisas, el airbag no funciona

Hay dos elementos que necesita el airbag para que pueda proteger a los ocupantes y salvar vidas. Uno de ellos es el cinturón de seguridad y el otro es el parabrisas. ¿Y esto por qué? Sencillamente porque es el principal punto de apoyo sobre el que el airbag incidirá para salvar la vida del pasajero. Si el parabrisas no está bien instalado, las posibilidades de que se desprenda en el caso de accidente son mayores y provocará que el airbag salga por ese espacio, dejando al pasajero sin la protección para la que fue ideado.

La instalación del parabrisas es clave para que cumpla sus funciones de seguridad

Con un buen parabrisas, el techo no se hunde

El parabrisas aporta hasta un 30% de la resistencia estructural del vehículo. Esto significa que evitará la deformación y hundimiento del techo sobre la parte delantera del habitáculo –donde la presión suele ser mayor- en caso de colisión frontal o vuelco.

¿Parabrisas nuevo? Que no se olviden de la calibración

Qué vehículo nuevo hoy en día sale de un concesionario sin equipar algunos de los muchos sistemas de asistencia a la conducción que ya se comercializan. Esos sistemas también se conocen con las siglas de ADAS (Advanced Driver Assistance Systems) y funcionan gracias a cámaras y sensores que se suelen instalar en el parabrisas.

Y aquí encontramos otra de las razones por las que el parabrisas debe estar bien instalado. Normalmente estos sensores y cámaras suelen ir colocados en la parte más alta del parabrisas por varios motivos: es un lugar seguro lejos de golpes e impactos, tiene mejor visibilidad desde esa posición y la acción de las escobillas los mantiene limpios.

La importancia de un parabrisas bien instalado

Pero ¿qué pasa si tras una operación de mantenimiento, cambio o sustitución del parabrisas, estos sensores y cámaras no se calibran tal y como el fabricante los entregó? Que no serán capaces de detectar las líneas que delimitan los carriles de la carretera o no podrán detectar la proximidad de un obstáculo, entre otras cosas.

De ahí la importancia que siempre en el taller se calibren estos elementos instalados en el parabrisas.

Elige un parabrisas de calidad

Pero no sólo de una buena instalación depende nuestra seguridad, también es importante que el parabrisas que vamos a instalar en nuestro coche sea de calidad y cumpla con las homologaciones. El 90% de la reacción de un conductor depende de la visión. Cuando te pongas al volante revisa que el cristal está limpio para que nada entorpezca tu visibilidad. Y si tiene algún golpe o rotura, no dudes en ir a repararlo cuando antes para evitar que se extienda por todo el parabrisas y las consecuencias sean peores.

Está claro que el parabrisas es un elemento esencial en cualquier vehículo y que, llegado el caso de una reparación o sustitución, siempre habrá que dejarlo en buenas manos. Así lo confirma Johan Mortier, “hay que ser muy riguroso respetando los tiempos de aplicación y secado, para garantizar que el vehículo recuper el 100 por 100 de su rigidez estructural y que, pase lo que pase, el parabrisas permanezca en su sitio”.

En Circula Seguro| Limpiaparabrisas, ¿sabemos cuándo hay que cambiarlos?

En Circula Seguro| El ocaso del limpiaparabrisas en otoño

En Circula Seguro| Repelentes del agua de lluvia para el parabrisas