Los pies, mejor en el suelo

Pies en salpicadero

Con la llegada del buen tiempo y del veranito, empiezan a disminuir las capas de ropa que llevamos. Pasamos de ser una cebolla llena de capas a ir algo más ligeros. Y aunque suene duro, las butifarras lucen más en un puesto de charcutería que caminando por la calle así que no hace falta ir con todo al aire.

El calor también lo acusamos en los pies y a la menor oportunidad pasamos a utilizar sandalias, chanclas o simplemente nada. Y ya he vuelto a ver, como todos los años, pasajeros con los pies colocados encima del salpicadero. Recurriré a la típica frase de: ¿estamos locos o qué? Vamos a ver el siguiente vídeo de la película de Tarantino Death Proof en el que se muestra la mítica colisión.

Ve el video en el sitio original.

Cuatro ocupantes, cuatro víctimas. Sólo una de ellas iba correctamente sentada y con el cinturón abrochado. En este caso, tampoco le sirvió de nada pero, ¿qué me decís de lo que le ocurrió a la pasajera?

Dejando a un lado el fetiche que sufre Quentin Tarantino con los pies, la protagonista de la escena que iba en el asiento del pasajero, Jungle Julia, estaba muy orgullosa de sus piernas y aprovechaba cualquier momento para mostrarlas a todo el mundo: pantalones cortos, minifaldas de vértigo, ropa ajustada… Y vaya si las acabó enseñando, sola y en medio de la carretera.

Quizás este sea un ejemplo extremo, pero no me negaréis que no habéis adelantado alguna vez un coche (en las furgonetas creo que está todavía mas extendido) y habéis visto al pasajero con los pies apoyados delante. Y para más INRI, en la tapa del airbag. Total, que si se despliega, conseguiremos hacer una pirueta hacia atrás digna del mejor saltimbanqui del circo.

O lo que es peor, en caso de accidente, habremos desbancado fijo al mejor de los contorsionistas que hayan pasado por el Circo del Sol. Con la inercia de la colisión y el despliegue del airbag, es muy probable que seamos capaces de besarnos los pies mientras utilizamos nuestras rodillas de soporte para la cabeza. El resto del cuerpo no consigo imaginarme donde acabaría.

Las alfombrillas que llevamos delante de los asientos en el suelo del coche son para eso, para llevar los pies. Cualquier otra postura que nos obligue a no llevarlos ahí, implica un riesgo incalculable para nuestra vida. A no ser que estemos parados, por la noche y a solas con nuestra pareja. Ahí, en todo caso, el “airbag” que puede preocuparnos es otro…

Foto | Brandi666

  • Yo reconozco que h eido en la furgo de mi padre con los pies apollados en el salpicadero y encima no descalzos no, con botas de seguridad y todo, ¡ Ahí es nada ! Pero lo peor no es eso, si no que iba recostado, y usando el cinturon de almohada improvisada. Todo cambio cuando en un simple frenazo mas fuerte de la cuenta me hice un corte en el cuello, me acojone de tal manera de imaginarme mi cabeza por ahí sin dueño que ya no voi asi.