Los peligros del deslumbramiento (2/2)

Sun Road

Ya recuperados del susto de ayer, toca sentarse y recapacitar un poco sobre lo que ocurrió. Y lo que es más importante: intentar observar si en alguna de nuestras decisiones nos hemos equivocado y hacer que no se vuelva a repetir. Esto último es verdaderamente importante. De nada sirve hacer borrón y cuenta nueva, porque si nos vuelve a ocurrir lo mismo, volveremos a cometer los mismos errores.

Como todos sabéis, hice muchos kilómetros en moto por carretera. Por suerte, nunca tuve ningún accidente y si algún susto, ya fuese al atravesar una zona con gravilla suelta, humedades, líneas blancas… Eso si, en todas las circunstancias siempre volví sobre mis pasos para saber que había ocurrido. Y ahora que sólo compito en circuito, siempre analizo mis caídas y cual fue mi equivocación.

La primera conclusión que he sacado, es que hay que mantener en perfecto estado el parabrisas delantero y su sistema de limpieza, pues es por donde vemos. El cristal tiene que estar limpio por dentro, sin la grasa que se forma con el tiempo debido a nuestra respiración. Los limpiaparabrisas se deben cambiar y mantener en buen estado, y además, hay que llevar el depósito del lavaparabrisas con agua. Una frase que oigo demasiado a menudo es: vaya, se me acabó el líquido. Pues no, hay que rellenarlo cada poco.

Sun Road

La segunda conclusión es que deslumbrados por el sol debemos reducir la velocidad todo lo que sea necesario. Si en vez de ir a 50 kilómetros por hora, hubiese circulado a una velocidad más elevada, ahora os estaría escribiendo esto esperando por el peritaje del coche. Eso si, también hay que llevar un ojo puesto en el retrovisor, pues el accidente sobrevino porque uno de los vehículos que circulaba por detrás alcanzó a otro. Nos encontrábamos en una vía de dos carriles, y si llega a ir atento a su retrovisor, podría haberse cambiado de carril, evitando la colisión.

Además, una vez que me encontraba detenido, sabía que llevaba coches más atrás, por lo que inmediatamente procedí a mover el vehículo lo más rápidamente posible intentando aumentar mi distancia respecto al comienzo del accidente y evitando que me golpeasen por detrás.

Tercero: si nos hemos visto involucrados en el accidente, debemos ponernos a salvo con la mayor celeridad posible. Sin embargo, dos de los conductores se bajaron del coche y se pusieron a discutir a pie de carretera, con el consiguiente riesgo para ellos de que otros coches impactasen en cadena. Por suerte, la Guardia Civil pasaba por allí, y ellos se encargaron de señalizar el accidente y evitar males mayores, pero no siempre ocurre así.

Cuarto: una vez puestos a salvo, deberemos intentar avisar a los demás conductores. En este caso, no habría más remedio que intentar caminar lo mas alejado de la vía en dirección a los coches que se acercaban, para avisarlos y que ralentizasen su marcha. Si no, se podría formar una colisión en cadena catastrófica.

Por último, lo más importante para evitar tener un accidente es prevenirlo. Por eso, hoy he ido a trabajar por otra carretera. Y así lo haré al menos hasta la semana que viene, que el sol se encontrará en otro punto del cielo menos peligroso.

Fotos | jon_a_ross, MobilFunk7
En Circula Seguro | Los peligros del deslumbramiento (1/2)

  • Sam

    Ayer estuve yo involucrado en un accidente de coche. No fue por deslumbramiento, pero fue un golpe a otro coche por detrás, en uno de los frenazos por un mini-atasco.
    Solo decir que la distancia de seguridad es muy importante, y la velocidad tambien.

    Por suerte, esto lo escribo desde mi casa, sin ninguna consecuencia, salvo por el coche 😉