Los peligros de conducir si eres alérgico y posibles soluciones

Conducir con alergia al polen

Más de nueve millones de españoles sufren las temidas alergias estacionales, según datos del sector farmacéutico, y ante este panorama serán muchos los conductores que se verán obligados a enfrentarse al lagrimeo y a los estornudos cuando estén al volante.

Hasta ocho o diez estornudos seguidos se pueden encadenar en plena crisis alérgica. Imagina que esto nos pasa cuando estamos conduciendo. La Dirección General de Tráfico advierte que al encadenar estornudos durante cinco segundos a 90 km/h conduciríamos más de 125 metros sin prestar la debida atención, ¡más distancia que la longitud de un campo de fútbol!

Reconoce los síntomas de la alergia

Pero no sólo afecta a la conducción los estornudos, también hay que hablar de ojos irritados, fuertes picores, congestión y destilación nasal, molestias de la luz y los posibles efectos secundarios de los medicamentos que estemos tomando. Los antihistamínicos son los medicamentos más frecuentes que se toman para combatir los efectos de la alergia y éstos suelen provocar somnolencia.

Lo primero es detectar los síntomas de la alergia y acudir al médico cuanto antes para poderlos combatir. Y si eres conductor habitual o profesional, coméntaselo a tu médico para que intente recetarte los medicamentos que no provoquen somnolencia. Un pictograma con un triángulo rojo y un coche dentro nos recuerda que ese medicamento produce efectos en la conducción. La primera regla es no auto medicarse y recuerda que el riesgo de accidente se multiplica si los medicamentos se mezclan con alcohol.

El interior del coche siempre limpio

Cuánto más limpio mantengas el habitáculo del coche y mejor evites la entrada de alérgenos, mucho más cómodo y seguro viajarás. La limpieza no sólo consiste en que los asientos no tengan manchas o que el salpicadero no esté lleno polvo. La clave la vas a encontrar en el filtro del aire del habitáculo, ¡eso que nunca ves o que no te acuerdas ni de que existe!

Conducir en primavera con alergia

Pues la función de este filtro es evitar que entren en el interior polvo, polen y partículas contaminantes por lo que hay que hacerle caso y sustituirlo cada seis o doce meses, la frecuencia dependerá de si sufres o no las molestias de las alergias o de la zona donde residas. Y esto último es así porque el filtro del aire también ayuda a reducir la humedad en regiones donde hace más calor.

Si cambias el filtro, pero no detectas mucha mejora porque los síntomas que sufres son muy intensos, puedes recurrir a los filtros HEPA de alta eficiencia o antipolen que utilizan carbón y Polifenol y son capaces de neutralizar mucho mejor los alérgenos.

Pero a ver si ahora con tanto filtro se te va a olvidar de limpiar el coche. Pasa un trapo húmedo y la aspiradora –si lleva filtro de agua mucho mejor- antes de salir de viaje, especialmente si se ha llevado alguna mascota –sobre todo el pelo de los gatos y perros suele ser bastante alergénico-.

¿Puedo hacer algo más?

Aún puedes mejorar tu comodidad al volante en época de alergias, por ejemplo, utilizando gafas de sol. Las personas con alergia con mucho más sensibles a la luz por lo que unas buenas gafas de sol te protegerán los ojos del lagrimeo y de los picores. Úsalas incluso en los días menos soleados.

También pueden planificar tus desplazamientos en coche en función de los niveles de polen que haya durante el día. Lo puedes consultar en la web de la Sociedad Española de Aerobiología. En cualquier caso, ten en cuenta que durante el amanecer y el atardecer es cuando se concentra mayor cantidad de polen por lo que evita viajar en estos momentos del día.

Tampoco es recomendable poner el aire acondicionado –sobre todo cuando tu coche no lleva filtro HEPA- y si lo haces, pongo en modo recirculación, así no respirarás aire de fuera cargado de polen. Y por supuesto, las ventanillas bien cerradas.

A ver si con estos consejos tu experiencia al volante esta primavera mejora, aunque nuestra recomendación es que si los síntomas son intensos evites coger el coche. Las distracciones y la falta de atención a la carretera por culpa de estornudos o porque no te encuentres al 100% te pueden provocar un disgusto.

 

En Circula Seguro| Alergia, coche y lentillas, peligrosa combinación

En Circula Seguro| ¿Tomas medicamentos? Así afectan a la conducción