Los niños aburridos en el coche, como factor de riesgo

Niños divirtiéndose en el coche Niños divirtiéndose en el coche

Una de las vertientes de la Educación Vial tiene que ver con la educación de los acompañantes. De estos, los niños son especialmente sensibles a los viajes en coche. De una encuesta encargada por la empresa de navegadores TomTom se deduce que en España los niños aguantan 25 minutos de trayecto hasta que se empiezan a aburrir.

La encuesta se llevó entre el 1 y el 19 de marzo de 2012 en Alemania, Australia, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Países Bajos y Reino Unido. Para elaborarla, se preguntó a cerca de 3.000 madres (el estudio habla de “madres”) con niños de 2 a 8 años. El resultado para el 41 % de las conductoras está claro: estar en el coche con los niños estresa mucho más que estar en la oficina.

Y hablamos de trayectos cotidianos de no más de 30 minutos de duración. Eso sí, los niños no tenían ningún tipo de entretenimiento añadido al del propio viaje, como un reproductor de DVD o una consola de juegos o un libro de cuentos. El viaje en sí mismo se les hace pesado. De media, soportan 27 minutos antes de empezar a preguntar el temido “¿cuánto falta?”

Por países, el aburrimiento empieza antes en Australia, donde 23 minutos se convierten en una eternidad para los más pequeños, mientras que los niños más pacientes se encuentran en el vecino país de Nueva Zelanda, donde aguantan nada más y nada menos que 34 minutos antes de empezar a pensar que el viaje se les está haciendo demasiado largo:

Niños aburridos en el coche

De promedio, los viajes de vacaciones suelen superar las cinco horas de duración. En ese tiempo conviene que padres y madres cuenten con recursos suficientes como para hacer frente a la aventura de viajar con niños en el coche. El estudio revela que el 74 % de las madres inventa juegos, el 52 % ofrece tratos y recompensas y el 24 % directamente se inventa la estimación de la hora de llegada.

Algunas actividades que pueden hacer pasar el aburrimiento son juegos sencillos, como las adivinanzas, el veo-veo, contar coches de tal o cual color, contar chistes o cantar canciones. También podemos recurrir a pasatiempos algo más elaborados, como un tres en raya pintado con lápiz sobre papel, un juego del ahorcado o el siempre socorrido “pinta y colorea”.

Si con todo eso no basta por la edad del niño o por el motivo que sea, siempre nos quedará la posibilidad de usar un DVD portátil, un juego de mesa magnético o un juego comercial en edición de bolsillo, que son idóneas para pasar el rato mientras llegamos a destino. En cualquier caso, conviene recordar que el amenizador del niño debe ser uno de los acompañantes, y jamás el conductor.

Vía | Bebés y Más
Foto | Orin Zebest
En Circula Seguro | “Papá, no te distraigas”, Educación vial para niños (7): viajando en coche

  • Elisa

    Pues no sé cuál será el motivo, pero los míos aguantan 2 horas sin problemas, y sin más entretenimiento que la conversación.
    No sé si el problema estará relacionado también con la comodidad del habitáculo. Antes íbamos en autobús/tren a todos sitios y sí se cansaban, era un horror. Ahora en coche no se cansan; o hablan o duermen pero he dejado de oír eso de ‘¿cuánto falta?’.

  • Elisa

    Bueno, hay otra frase de la cual ya hablasteis alguna vez y esta sí que la sufro: ‘me mareo’.

    • escargot

      Ésa es la que decía yo, pobre de mí. No sé si será casualidad pero creo que eso cada vez es menos común. Pero por lo demás te aseguro que estaba loca por subirme al coche. Me habría quedado a vivir en el Supermirafiori de mi padre. 🙂

  • pepserra

    Doy fe.
    Pero ademas apunto:
    a veces es el desaburridor, o sea el copiloto(habitualmente por cuestion de habitos adquiridos, la madre…) quien pude sufrir mas estres todavia
    El conductor puede ejercer un acto de constriccion ante la adversidad a sus espaldas. O bien frenar aparcar y blasfemar en arameo si no puede…pero el que distrae tambien se cansa de distraerse.
    Tambien creo que es un hecho, el que el habitaculo de un vehiculo no es mas que otro de los escenarios en que los infantes se aburren mas facilmente que antes, o quizas antes, tenian mas recursos internos como para no hacerlo dado el caso.
    Se contaban matriculas capicuas, cuantos coches azules pasaban o de la marca X…etc.
    Parece que este torrente se agoto hace cierto tiempo y el vehiculo no es mas que un lugar donde se refleja la sociedad adrenalinica e intrumental en la que vivimos.
    Creo sinceramente que cada cual puede sacar recursos de donde casi no hay.(sin DVD), por que hasta el final el DVD es un coñazo…
    Por cierto, si hay 2 conductores…hombre! mujer! traten de intercambiarse caray…

    • Elisa

      Creo que lo has acertado. La capacidad del ser humano de estar un rato sin que lo ‘entretengan’ ha menguado bastante.

      • pepserra

        pues Elisa sí.
        Estoy convencido. Y no es por hacer de abuelo cebolleta, pero tengo la impresion….ojo solo impresion de que si ese estudio hubiere sido retrospectivo, el tiempo de reaccion hasta el “cuanto falta?” habria sido mayor… me hago mayor coñe 😉

        • Elisa

          Sí. Tu debes verlo a menudo. ¿Qué hacen la mayoría de familias hoy en día en la sala de espera de un pediatra en el CAP? Cada uno enganchado a su maquinita (playstation, móvil,…). Completamente alelados y alienados.
          Yo recuerdo ir simplemente mirando el paisaje, deseando no llegar, disfrutando del momento. Por suerte mis hijos tampoco han salido muy exigentes en este aspecto.

          • pepserra

            congratulations
            Si Elisa, ya lo comenté antes. Otro escenario de muchso posibles donde nadie sabe estar sin hacer NADA o como minimo sin mirar una pantalla…

    • escargot

      Buen juego el de las matrículas capicúas. Mi madre se dedica a contar nidos cuando viaja.

      En lo de las parejas tienes razón. Nunca he entendido por qué siempre le cae la conducción al mismo. Yo no soy tan comodona y conformista… ¡que se atreva a decirme alguien que no conduzco!

      • Elisa

        Esto corresponde al terreno de los tópicos y prejuicios que tanto mal hacen.

        • escargot

          Eso. Y a mí nadie me quita el placer de conducir. Que se prepare quien lo intente.

  • pepserra

    ah me lo dejaba…no sé si lo refleja el estudio pero a mayor numero de niños detras…mayor probabilidad que la masa se rebele y no quede otra que ir parando cada x tiempo