Los menores que midan menos de 135 cm solo podrán viajar en los asientos traseros

Silla infantil Grupos 1, 2 y 3

Hoy es 1 de octubre, y por tanto ya han entrado en vigor las modificaciones aprobadas para la Directiva 91/671/CEE que, por si acaso no nos suena, es la directiva que nos dice cómo deben utilizarse los cinturones y los SRI en los coches. ¿Y qué dice esta directiva en muy pocas palabras? Pues que desde hoy mismo, los menores de 18 años que midan menos de 135 cm de estatura solo pueden viajar en los asientos traseros, con su SRI correspondiente. Hay excepciones, pero son muy pocas.

Lo que sabíamos hasta ahora es que los menores de 12 años podían viajar en el asiento delantero derecho siempre que llevasen su correspondiente SRI (si medían menos de 135 cm), o bien con el cinturón de seguridad abrochado, y aunque los asientos traseros estuviesen vacíos. La modificación implica que esto ya no se cumple, y lógicamente pasa a estar prohibido salvo en los casos excepcionales que mencionaremos más abajo. Total, que se acabó eso de llevar al niño de copiloto porque, total, son unos metros y es bien alto, y está bien “comido”. Todo esto, lógicamente, está pensado para ofrecer todavía más protección y seguridad para los menores que llevamos a bordo.

De hecho, según se puede leer en el BOE que se establece que “el menor que no alcance esa estatura ocupe siempre el asiento trasero del vehículo, en el que la posibilidad de sufrir lesiones en caso de accidente es considerablemente menor que al ocupar los asientos delanteros”.

A partir de octubre, la prioridad es la seguridad del menor en el coche

Es muy fácil, salvo que se den las excepciones, el menor deberá viajar en el asiento trasero de forma obligatoria, y siempre que tenga menos de 18 años o no supere los 135 cm de estatura. A las razones sobre seguridad ya esgrimidas, se une una razón que, siendo de seguridad, es además operativa. Tal y como hablamos cuando describimos la norma de homologación de SRI i-Size, ya existen en el mercado español sillas que la cumplen, y las podemos adquirir legalmente. Esta homologación tiene como objetivo simplificar el proceso de elección y uso de las sillitas infantiles, haciéndolas más universales.

Además, aprovechando la convivencia de las dos normas de homologación, esta modificación en la Directiva tiene sentido para reforzar un hecho importante, como es que serán los fabricantes de las sillitas quienes ofrezcan las instrucciones de instalación de los SRI, y también los que fijen en qué asientos se podrán utilizar. Esto es importante, y así queda reflejado en el BOE (el subrayado es cosa mía):

Los sistemas de retención infantil se instalarán en el vehículo siempre de acuerdo con las instrucciones que haya facilitado su fabricante a través de un manual, folleto o publicación electrónica. Las instrucciones indicarán de qué forma y en qué tipo de vehículos se pueden utilizar de forma segura.

Total, que los cambios en la redacción de estas normas tienen también la intención de hacer su lectura más sencilla y clara, de forma que no se generen dudas sobre cómo se debe utilizar el SRI, en qué asientos, y las normas aplicables a los menores de 18 años. Hay que notar que ahora son los fabricantes los que dictan las instrucciones de colocación, y por tanto ahí tenemos la posibilidad de encontrarnos con múltiples soluciones. Entendemos que no será así por lo general, y tratarán todos de ofrecer una mecánica homogénea.

Esta modificación y su lenguaje más claro viene muy bien para eliminar de la ecuación el error humano como factor de riesgo en la colocación de la sillita, porque al final, al hablar de menores de 12 años e incluir la variable de la altura en la ecuación, la norma anterior resultaba confusa y daba lugar a muchas dudas y preguntas. Ahora lo que está claro es que los menores de 18 años que no midan más de 135 cm deben viajar en los asientos traseros, siempre.

En el caso de los autobuses de pasajeros se estipula como obligatorio el uso de cinturón de seguridad para todos los niños mayores de 3 años que no superen los 135cm de altura, y para el caso de los menores de 3 años, se aconseja utilizar su sistema de retención.

Excepciones a la norma

Vamos ya a explicar las excepciones a la norma, que son tres (en realidad dos, porque una de ellas es de sentido común, pero la incluimos igual). Si todos los asientos traseros están ocupados por menores de 18 años y menos de 135 cm de estatura, con sus respectivos SRI, será posible acomodar en el asiento delantero a otro menor de 18 años y menos de 135 cm, siempre que utilice el sistema de retención que le corresponde. Lógicamente, no puede darse el caso de que las plazas traseras estén ocupadas por adultos, y la delantera por un menor de las características especificadas.

Además, los menores de las características especificadas (menores de 18 años y menos de 135 cm de estatura) podrán ocupar el asiento delantero con el SRI correspondiente cuando el vehículo no disponga de asientos traseros (esta es la de sentido común), o cuando no sea posible acomodar todos los SRI en los asientos traseros.

Para obtener más información sobre esta y otras noticias relacionadas con los sistemas de retención infantil, os remitimos a la página Seguridad Vial Infantil, en donde además de todas las novedades existe una completa página de preguntas frecuentes relacionadas con los SRI para el coche.

 

  • Juan Barberá

    Hola, soy un asiduo lector de vuestros artículos y agradezco los temas que tratáis porque tienen bastante interés para la Seguridad Vial y Educación Vial de todos.
    Como no podía ser de otra forma con la entrada en vigor de la modificación del artículo del RG Circulación que afecta a la ubicación de los menores en los vehículos, es lógico que publiquéis un artículo informando de las modificaciones y aclarando su contenido. He visto en estos días a más personas y organizaciones hablar y publicar artículos sobre SRI que en los 8 años que me dedico a la Formación Vial (quizá antes no estaba tan metido en las redes sociales).
    Hasta aquí todo es lógico, pero desde mi punto de vista además de hablar del contenido de la modificación del Reglamento y el 1,35 m de altura, que no deja de ser un papel escrito, hay que apelar al sentido común y recordar que los menores deben llevar SRI hasta que el cinturón (pensado por el fabricante del vehículo para un adulto) se le ajuste correctamente, es decir clavícula, esternón y pelvis, como ya habéis comentado en otros artículos. Esto dependerá de la talla del niño (me refiero tirada de piernas, altura de tronco, etc), la altura del asiento (no es lo mismo un turismo familiar, un monovolumen, un todocamino, un vehículo mixto, un turismo deportivo, etc), y como salga el cinturón del amarre del vehículo. Con todo esto se puede dar el caso que un mismo niño en un vehículo pueda circular sin SRI y en otro vehículo sí lo necesite.
    ¿Y por qué os suelto este rollo? En primer lugar porque poca gente reflexiona sobre esto y siempre me preguntan a partir de que altura pueden quitar el SRI al niño, sin importarles el resto, y en segundo lugar y quizá el que más me preocupa, por la foto que acompaña este artículo.
    Debo daros un tirón de orejas porque esa foto, para mí, no es apropiada. Solo centrándome en el niño del centro, en el momento que suelte el cinturón de la mano la banda superior del cinturón se va justo al cuello…. cosa que hay que evitar siempre, por lo tanto el SRI (alzador del grupo 3) que lleva no es el correcto para ese niño y ese vehículo. En este caso es debido a que el cinturón sale desde un punto del vehículo demasiado elevado para el niño de esa estatura, e incluso a muchos adultos tampoco se le va a ajustar correctamente.
    Por favor cuando se es referente en materia de Seguridad Vial y Educación Vial hay que cuidar todos los detalles, llegáis a mucha personas y se pueden hacer lecturas incorrectas de las imágenes.
    Un saludo y gracias por vuestra labor.
    Juan Barberá

    • estebano

      Tienes mucha razón, Juan, y voy a cambiar la foto. Te agradezco profundamente tu comentario y la observación, pues si bien no era mi intención mostrar un comportamiento inadecuado, sí que es verdad que el detalle que mencionas es muy importante. Un saludo.

      • Juan Barberá

        Como bien dice el refrán “rectificar es de sabios”, y como tal entiendo tu rectificación. También como cuatro ojos ven más que dos y entiendo que en ocasiones queriendo hacer un buen artículo podamos no reparar en ciertos detalles, por eso no dude en realizar el comentario sabiendo que lo entenderías perfectamente.
        Gracias por mantenernos informados y hacernos reflexionar sobre estos temas.

        Un saludo.

        Juan Barberá