Los faros y su mantenimiento

faros.jpg

Las lámparas, como otros muchos elementos del automóvil, requieren de un mantenimiento, aunque sea mínimo para que su funcionamiento sea el óptimo y nos den la iluminación necesaria a la hora de circular cuando las condiciones de visibilidad disminuyen.

Los fabricantes recomiendan el cambio de las lámparas tras dos años o 50.000 kilómetros, ya que en ese periodo de tiempo las luces pueden llegar a perder un 20% del rendimiento. Algo que muy pocos usuarios tienen en consideración. Por el contrario, los faros de xenón, cada vez más habituales en los coches actuales tienen una vida útil igual a la propia vida del automóvil.

Para que las luces alumbren perfectamente, es conveniente que, principalmente en otoño e invierno, comprobemos que las cúpulas de los faros estén limpias y que no tengan humedad interior. Esa humedad podría reducir en un tercio su eficacia.

La regulación de los faros se vuelve algo fundamental cuando realizamos viajes con carga. El exceso de peso hace que aumente la inclinación con el riesgo de deslumbrar a los conductores que circulan en sentido contrario. Algunos automóviles nuevos cuentan con regulación automática. Si no es así, una sencilla maniobra utilizando el regulador con el que cuentan los coches hará que los faros alumbren correctamente. Y si la inclinación es menor, el campo de visión que nos generarán los faros será insuficiente.

Tampoco está de más realizar de vez en cuando una sencilla comprobación de todas las luces. Es muy común ver coches con alguna luz fundida con el riesgo gratuito que ello conlleva. En los coches actuales los sensores de luces hacen que los faros se enciendan o se apagen muchas más veces de las deseadas. Acción que ayuda a que las luces se fundan con mayor facilidad.

Y si la luz se funde su cambio no te llevará mucho tiempo. Aunque de nuevo, si tu coche es nuevo, la simple acción de cambiar una bombilla se puede volver algo complicada, o incluso que requiera el paso por el taller. Algo engorroso, pero lo es mucho más ver o ser visto a medias.

Vía | Autofácil