Los desafíos de la movilidad, en videoinfografía

Los desafíos de la movilidad

Cada vez que hablamos de Seguridad Vial, en el fondo hablamos de un necesario equilibrio que forma parte de los desafíos de la movilidad. Ese equilibrio consiste en satisfacer las necesidades de una movilidad ágil y eficaz teniendo en cuenta los requerimientos de seguridad que deben llevarnos a buen puerto en cada uno de los desplazamientos.

Partimos siempre de una base: la conducción 100 % segura sólo existe cuando dejamos el coche quieto en el garaje de casa, es decir, cuando su velocímetro marca 0 km/h (y tiene echado el freno de mano, por si acaso). Y la conducción 100 % eficaz es aquella por la cual tardaremos el mínimo tiempo posible… a riesgo de no llegar a ninguna parte.

En el equilibrio, por lo tanto, está la virtud.

Ese es el núcleo del debate cuando, por ejemplo, se habla de tocar los límites de velocidad. ¿Tocarlos al alza y que pueda aumentar la probabilidad de siniestros?, se preguntan unos. ¿Tocarlos a la baja hasta hacer que vayamos a pie?, ironizan otros. En el fondo, unos y otros tienen su parte de razón. Por algo es un debate.

Desafíos de la movilidad: seguridad vial… y más

Pero no hablamos hoy (sólo) de velocidad, sino de todos los desafíos que conlleva la movilidad. En un mundo con un parque de vehículos compuesto por un número que anda hoy por los 700 a 800 millones, y donde el 50 % de la población reside en ciudades, está claro que la organización del tráfico es, en sí mismo, un factor clave para la seguridad de las personas.

Y más, si conocemos las cifras que se esperan en un futuro. De hecho, la movilidad conlleva unas dificultades que tienen la seguridad vial entre sus elementos más destacables, pero no es el único. ¿De qué manera se presentan todas estas dificultades? ¿Y qué soluciones hay en el horizonte? Quizá algunos otros números, que también aparecen en esta videoinfografía, nos ayuden a verlo más claro:

Así es. Los desafíos de la movilidad tienen que ver con la seguridad vial en primer término, también con una necesaria reducción del consumo energético y finalmente (o, mejor dicho, a la vez) con una fuerte apuesta por la tecnología que permita garantizar esa necesidad de movilidad que tenemos… sin renunciar a todo lo demás.

Como todo reto, el desafío de la movilidad forma parte de un camino que debemos emprender entre todos. Cada uno, en su medida.

En Circula Seguro | ¿Y si nos pagaran por evitar los atascos?

  • Rumpel

    ¡Qué interesante el vídeo! Aunque me hubiera gustado tener más datos escritos en el post, pasan demasiado deprisa para retenerlos 🙂