Conduciendo fuera de España: así son los límites de velocidad en Europa

Límites de velocidad en Europa

La velocidad es una cuestión de la que hemos hablado, en Circula Seguro, en profundidad. Por desgracia, los excesos de velocidad siguen siendo una cuestión en boga, pues se trata de una preocupación vial de primer orden. Para atajar este problema, es imprescindible cultivar una conducción prudente, dentro de los límites establecidos por las normas en nuestro país. Además, las mismas prudencia y respeto han de guardarse para los límites de velocidad en Europa y el resto del mundo.

Al igual que ocurre en otros ámbitos, conducir en el extranjero implica asumir la normativa del país en el que circulemos. Esto requiere de nosotros la obligación de informarnos previamente de ciertas particularidades de las normas del lugar por donde vayamos a transitar.

Respeto a los límites de velocidad

No podemos olvidar que nuestra primera obligación como conductores, antes que nada, es el conocimiento de nuestra propia normativa. En lo que se refiere a la velocidad, recientemente sintetizábamos los aspectos más importantes a modo de Guía completa sobre los límites de velocidad.

La estadística, recurso fundamental en esta materia, es clara respecto a los motivos por los que se repiten los accidentes más graves. En nuestro país, el año pasado fue causa de 300 muertes, mientras que en 2015, según la Fundación MAPFRE379 muertes anuales podrían haber sido evitadas  si todos respetáramos los límites de velocidad; además de 1.852 lesiones de gravedad.

Por tanto, entre 300 y 400 personas no habrían perdido la vida en España de haberse respetado la limitación establecida. Lo mismo ocurre en muchos países occidentales. Aunque cambie la proporción en función del lugar del que hablemos, los excesos de velocidad continúan siendo uno de los principales factores de riesgo al volante. Por ejemplo, en Estados Unidos el 27% de los accidentes mortales el año pasado se debieron a este motivo.

Límites de velocidad en Europa: diferente cifras, misma vocación

Estos datos muestran que no es una cuestión tanto de lugar del mundo (de Occidente, al menos) por donde transitemos. Este y otros factores de riesgo se mantienen fuera de nuestras fronteras. De ahí la importancia que a nuestros conocimientos sumemos, en la medida de lo posible, una actitud responsable fuera de España.

En los últimos han proliferado recursos muy útiles que tenemos a nuestro alcance a través del smartphone. Tal es el caso de apps como Viajar por el extranjero, impulsada y desarrollada por la propia Unión Europea.

La Fundación MAPFRE nos aclara algunos de los límites que hemos de respetar en varios de los países de nuestro entorno en la Unión Europea. De este modo, el grueso de los países de la Unión Europea tiene establecida en 50 km/h la velocidad máxima por la que se ha de circular por vía urbanas. Claro que, existen algunas excepciones a esos límites de velocidad en Europa. Por ejemplo, en Eslovenia hay tramos urbanos concreto en los que no se deben superar los 30 km/h.

Límites en vías no urbanas

Limites de velocidad en Alemania y Austria

De forma general, podemos distinguir otros dos tipos de límites, los que se establecen para vías no urbanas o carreteras convencionales y los que imperan en autovías o autopistas. La velocidad máxima en lo que respecta a las primeras, la no urbanas, se mueve en Europa en un amplio margen de entre 80 km/h y 100 km/h.

  • Países europeos con velocidad máxima limitada a 80 km/h en vías no urbanas para turismos y furgonetas de no más de 3,5 toneladas: Irlanda, Finlandia, Noruega, Países Bajos, Dinamarca, Suiza, Chipre, Liechtenstein, Malta (60 km/h de máximo para las furgonetas en el caso de este último país.
  • Países europeos con velocidad máxima limitada a 90 km/h en vías no urbanas para turismos y furgonetas de no más de 3,5 toneladas: Portugal, BélgicaItalia, Croacia, Eslovaquia, Luxemburgo, Rumanía, República Checa, Eslovenia, HungríaGrecia, Estonia , Letonia, Lituania, Bulgaria, Polonia (aumenta hasta 100 km/h en vías no urbanas de doble calzada) y Francia. El caso francés la norma contempla la posibilidad de disminuir la limitación en vía no urbana hasta los 50 km/h en casos específicos de lluvia, firme mojado o de visibilidad reducida.
  • Países europeos con velocidad máxima limitada a 100 km/h en vías no urbanas para turismos y furgonetas de no más de 3,5 toneladas: Alemania y Austria.

Límites en autopista y autovía

Los márgenes se amplían cuando hablamos de este tipo de vías. Puede haber diferencias de hasta 60 km/h en función del país. Así por ejemplo, en Finlandia los límites varían según diversos criterios (entre estos los climatológicos, en 80, 100 y 120 km/h), en Malta 80 km/h; Estonia y Letonia, 90 km/h; en Suiza, Noruega y Chipre, 100 km/h; en Suecia 110 km/h; en Portugal, Polonia (en autovías) y Bélgica, 120 km/h; en Italia, Croacia, Eslovaquia, Luxemburgo, Rumanía, República Checa, Eslovenia, Hungría, Países Bajos, Dinamarca y Grecia, 130 km/h.

Alemania y Austria han fijado una velocidad de 130 km/h, pero con la particularidad de ser una recomendación para las populares Autobahn. En Bulgaria se permite alcanzar los 140 km/h, al igual que en las autopistas de Polonia. En Reino Unido, los límites vienen establecidos en millas: 30 mph (48km/h) en vías urbanas, 60 mph (96 km/h) en vías no urbanas y 70 mph (112 km/h) en autopistas y autovías.

Viendo las diferencias que existen entre países de los límites de velocidad en Europa, más justificado está el hecho de prestar especial importancia a las normas del país en el que se vaya a circular. Solo así se puede realizar una conducción con suficientes garantías de seguridad.

Imágenes | iStock/anyaberkut e iStock/Kenny10

En Circula Seguro | Carretera, velocidad y diversión: una visión distorsionada de la conducción