Las previsiones de la DGT para 2008

DGT

No importa el carnet por puntos, ni la mayor presencia de radares fijos en las carreteras, ni las futuras amenazas de cárcel para los conductores temerarios. La DGT ha cerrado el 2007 con un balance sancionador positivo, y sus previsiones para 2008 suponen unos ingresos de 360,64 millones de euros en multas, lo que supone un incremento del 12%, y una cifra que ayudará a que por primera vez el presupuesto de la DGT supere los 1.000 millones de euros.

Esta cifra de ingresos por multas debería ser decisiva en los avances previstos en materia de Seguridad Vial, como una red completada de 500 radares fijos, un centro de automatización de denuncias o un nuevo Código Penal que castigará con cárcel a los conductores más peligrosos. De esta forma, la intención de la DGT es reforzar su control sobre las carreteras en 2008, para intentar que el descenso en el número de víctimas que veníamos protagonizando en España siga en esta línea.

Y desde luego, ya hacía falta un presupuesto más generoso, ya que las tramitaciones del permiso por puntos han desbordado los recursos disponibles por la DGT, dejando en evidencia el nuevo sistema sancionador. Sin ir más lejos, este año perderán el carnet 70.000 conductores menos que los previstos en un principio. Aunque la DGT prefiere mirar más allá de sus paredes para encontrar el porqué, señalando a las empresas quitamultas y a un procedimiento administrativo demasiado garantista. Este es uno de los motivos que han hecho establecer como objetivo para la DGT acortar el plazo de comunicación de las denuncias al infractor por debajo de 15 días. Con todo esto, se espera que el año que viene pierdan el carnet unos 250.000 conductores.

Pero una de las mayores inversiones previstas para 2008 (unos 30 millones de euros) será adecuar (por fin) el sistema informático de la DGT, fijándose como horizonte a corto plazo una administración electrónica que permita a los usuarios tramitar solicitudes a distancia de permiso de conducir, duplicados, bajas de vehículos y un largo etcétera de trámitres que hoy por hoy nos suponen una mañana perdida en las oficinas de Tráfico.

Vía | Mundo Motor