Las plazas traseras, también con cinturón de seguridad

Young man sitting with two women on back seat (portrait)

Como bien sabrás, el cinturón de seguridad es un sistema de seguridad pasiva del automóvil. Su finalidad es reducir la gravedad de las lesiones que se pueden sufrir en caso de accidente, y también reducir la mortalidad. Se sabe que se reduce la probabilidad de sufrir una lesión mortal entre un 40 y un 50 %, nada despreciable.

Pensemos que el cinturón es un sistema de retención, es decir, nos sujeta al asiento y reduce el movimiento que puede realizar nuestro cuerpo en caso de frenazo brusco o accidente. De esta manera, puede evitar que golpeemos violentamente alguna parte del interior del coche, o que salgamos despedidos del mismo.

El uso del cinturón de seguridad es obligatorio en todos los vehículos que equipen cinturones (también autobuses y autocares), en todo tipo de vías, tanto ciudad como carretera o autopista, y para todos los ocupantes del vehículo, vayan en los asientos delanteros o vayan en los asientos traseros.

En el caso de niños, y siempre que no alcancen una altura de 1,35 m, deberán utilizar el cinturón de seguridad con un alzador, o bien un sistema de retención infantil con su propio cinturón o arnés de seguridad.

A esta norma hay ciertas excepciones, por ejemplo en poblado los taxistas, distribuidores de mercancías, los vehículos de servicios de urgencia y los profesores de autoescuela, no están obligados a usarlo (pero solo dentro de la ciudad, que conste).

cinturon-de-seguridad-anclaje

Cinturón de seguridad siempre

Aunque llevamos ya muchos años con la obligatoriedad de usar el cinturón “en todo momento”, la realidad es que todavía hay situaciones en las que lo relativizamos, y tenemos la sensación de que no pasa nada si no nos lo ponemos.

Esto suele suceder en las plazas traseras del coche, que por algún motivo algunas personas consideran que son diferentes a las delanteras, y que el riesgo es menor, o que los agentes no ven si se lleva puesto o no.

Suele pasar con frecuencia que por ciudad, y sobre todo con desplazamientos cortos, que los pasajeros de las plazas traseras no se ponen el cinturón. Esto no puede ser. Es importante que todos los ocupantes de un coche entiendan la importancia que tiene el uso del cinturón de seguridad.

Todos los ocupantes tienen que usar el cinturón y llevarlo debidamente anclado. No hay excusa que valga. Un pasajero de la plaza posterior va a sufrir la misma deceleración brusca que el pasajero de la plaza delantera, también puede golpearse y también puede salir despedido en caso de frenazo brusco o accidente.

Es más, el riesgo es doble: para él mismo, y para el ocupante de la plaza delantera, pues al salir disparado hacia delante por efecto de la inercia, golpeará el asiento delantero, y con ello al ocupante de esa plaza, causándole lesiones todavía más graves que las propias del accidente.

Por favor, recordémoslo siempre todos: hay que ponerse el cinturón de seguridad desde que nos subimos al vehículo, en todo tipo de vías, todos los ocupantes, en todas las plazas.

En Circula Seguro | Patología del cinturón de seguridad