Las multas ya no tienen fronteras (¿y II?)

frontera_finlandia_rusia.jpg

Hace dos años, la Unión Europea puso en marcha una directiva que pretendía acabar con las fronteras para los infractores. Dos años después, la directiva ha dado un paso más y con el acuerdo de los distintos ministros de transporte de la Unión Europea se puesto en marcha el sistema electrónico de intercambio de información entre los distintos países para identificar a los vehículos que hayan cometido una infracción en el extranjero. En pocas palabras, la infracciones cometidas fuera de nuestro país podrán ser perseguidas. Incluso Irlanda y Reino Unido, exentas en temas de justicia e interior, formarán parte del acuerdo. Siim Kallas, Comisario de Transporte de la Unión Europea

En el futuro, si te detienen o te fotografían cometiendo una de estas infracciones, la policía en el Estado miembro donde cometiste la infracción podrá localizarte y decidir cómo procesarte

La nueva directiva contempla que se perseguirán las sanciones por exceso de velocidad, saltarse semáforos en rojo, no utilizar cinturón de seguridad, conducir en estado de embriaguez o bajo los efectos de las drogas, usando el móvil, ir sin casco en moto. En resumen un 75% del total. Las multas de aparcamiento no estarán incluidas.

El proceso será el siguiente. Una vez que se cometa la infracción y el infractor sea identificado, el país en el que se haya cometido remitirá el expediente al país de matriculación del vehículo, informando del importe de la multa y de los procedimientos de pago así como las formas de recurso. Eso sí, hecha la ley, hecha la trampa, ya que no se establece ningún mecanismo que garantice el cobre de las multas y la notificación será voluntaria. El país dónde se comete la infracción no estará obligado a enviarla si los gastos de gestión son más altos que la propia multa.

Aquí es donde comienza el laberinto legal y a pesar de las buenas maneras de la Unión Europea, es muy posible que los infractores de “ultramar” seguirán gozando de cierta impunidad. Si una vez puesto en marcha todo el proceso, el infractor se niega a pagar la multa será el país dónde se comete la infracción quién deberá actuar. Los convenios entre los diferentes países serán los que dicten y posibiliten hasta donde se llega.

Incluso se sopesó que tras la sanción, fuese el país de domicilio del infractor quien pudiese exigir la ejecución de la sanción, pero los distintos países dudaron sobre la base legal. Pero todo esto no será ya. Hasta 2013, las multas seguirán caducando una vez que se crucen las fronteras.

Y todo esto tiene una razón de ser. Los conductores extranjeros representan tan sólo el 5% del tráfico pero por contra cometen hasta el 15% de las infracciones por exceso de velocidad. Una porcentaje desproporcionado y que también representa una discriminación para los conductores de cada país, ya que éstos tienen que pagar cada una de las multas que les imponen.

Vía | Motorpasión

Foto | Flickr (timo_w2s)